La soberbia de Marcelo Gallardo

“Dentro de los protocolos, el fútbol se puede reactivar”, dijo entre otras cosas el entrenador de River mientras la curva de contagio del coronavirus aumenta cada día en nuestro país. Además, pareció contradictorio ya que su equipo se negó a jugar cuando todavía el fútbol no había sido parado

Por Lucas Mazzuca

La palabra soberbia proviene del latín superbĭa y es un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás. En ese lugar parece estar parado el entrenador de River, quien en la última entrevista que brindó, consciente de la llegada que tiene como entrenador de fútbol de uno de los clubes más grandes del país, sumado a los logros obtenidos, dejó en clara su nueva posición frente al parate del fútbol por la pandemia del coronavirus.

Menos protocolar que de costumbre, el entrenador de River, Marcelo Gallardo, afirmó este miércoles sentirse “preocupado” por el fútbol argentino “más allá de la pandemia” y de la falta de actividad y pidió “terminar con la incertidumbre” de saber cuándo los planteles podrán volver a entrenarse y retornar a la competencia.”Hoy el Gobierno debe tener un montón de situaciones más problemáticas que el fútbol, pero no por eso el fútbol se tiene que quedar callado, en stand by, sin aportar ideas”, sentenció Gallardo en declaraciones a Radio La Red.

“No tengo deseos de salir con amigos, de comer un asado, o de shopping, tengo deseos de trabajar en lo mío, con los protocolos. Por eso necesitábamos hablar, hubo mucho silencio en este tiempo y eso me generó una gran indignación”, agregó.

Vale recordar que hace unas semanas, Gallardo se entrevistó con el presidente Alberto Fernández para compartirle su opinión en cuanto a la situación del fútbol argentino y sobre cómo podría ser la vuelta post parate. Consultado sobre el tema, el DT dijo que él no es “asesor de nadie” y que daba su opinión “como cualquier jugador o director técnico”.

Las declaraciones de Gallardo se dieron un día después de que el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, anunció que el fútbol volverá cuando todo el país este en la Fase 4 de la cuarentena, una decisión que no cayó bien en los clubes del interior. “La incertidumbre es difícil de asimilar para todos, no solo para los futbolistas. Lo anunciado ayer me hace creer que el fútbol no se va a activar a corto o mediano plazo. En agosto todavía tendremos al virus circulando. Si se restringe es por algo”, explicó Gallardo.

“Me vengo replanteando cosas hace tres meses, desde que arrancó esto. El que está tranquilo en su casa es porque no visualiza absolutamente nada. No estoy en mi casa viendo una película en el sillón y tomando mate. No me pasa eso”, agregó, en tono picante.

Por último, el ex mediocampista se mostró a favor de la vuelta a los entrenamientos de los equipos de las provincias donde la cuarentena avanzó de fase, y descartó que sea una ventaja sobre los clubes del AMBA.

“Hay que darles oportunidades a esos clubes y después ver si funciona para el resto. No es sacar ventaja, sino liberar mentes y físicos de jugadores que viven de esto. Si yo no podré hasta que las autoridades lo digan, perfecto, pero no les cortemos la posibilidad al resto”, afirmó.

Partiendo de la primera contradicción, que es cuando River no se presentó a jugar con Atlético Tucumán días antes de que se decretara el aislamiento social. Gallardo no quería que se jugara porque había una posibilidad de algún caso. Ahora estamos en el peor momento de la pandemia. Tuvimos ayer el récord de muertes, ya estamos cerca de 1000 muertes al día, hay por encima de 35.000 infectados y pareciera que eso no le importa.

Está bien que Gallardo quiera entrenar, pero no es atinado expresarse justo en este momento y en un país donde su población, que es quien le da de comer al fútbol, la está pasando decididamente mal.

Comentarios

- Advertisement -