Motomensajería Transfeminista: solidaridad y sororidad ante la pandemia

Dada la situación de confinamiento, surgió un nuevo servicio de envíos y correspondencia de paquetería, cobranzas, productos y deliverys de la comunidad LGTBIQ+. Ahora, también funciona en La Plata y la región

Por Karina Orqueda

Este servicio está integrado principalmente, por mujeres, lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, intersexuales y no binaries que conforman la disidencia o diversidad  sexual (Lgtbiq+). Desde el comienzo de la cuarentena restrictiva se organizaron para trabajar en una agencia de envíos de productos o gestión de trámites. Principalmente, en las zonas de Capital Federal. Y desde hace un mes, también funciona en La Plata y en la región.

Irene, apodada “Trueno”, quien es fotógrafa profesional y tuvo que dejar de trabajar durante la cuarentena, hoy coordina la logística de la agencia y nos cuenta: “primero surgió la necesidad individual y luego, se replicó en el grupo. Así se fueron sumando y se creó esta agencia como una alternativa laboral de la comunidad Lgbtiq+ que representa una lucha por los derechos para resistir la discriminación y los prejuicios sociales”.

A pesar del avance legal de la comunidad  Lgtbiq+ -en los últimos años se registró una mayor visibilidad, el acceso al matrimonio igualitario, la inclusión social y laboral- aún el alcance y el acceso a estos derechos están bastante afectados, sobre todo cuando las sociedades presentan un período de crisis como la actual pandemia, donde las políticas del Estado están ausentes o son escasas.

Por fuera de la lógicas empresariales

Esta experiencia de trabajo está organizada básicamente de forma cooperativa, sorora (solidaridad entre las personas ante la discriminación sexual), autogestionada y horizontal.

Se plantea por fuera de las lógicas de las empresas de mensajería como Glovo, Rappi y PedidosYa, instaladas en los últimos años, donde sus trabajadores y trabajadoras están en situación de precariedad laboral, ya que no cuentan con garantías laborales, ni salarios fijos. Tampoco reciben por parte de las plataformas virtuales ninguna protección, ni compensación, ni licencias.

Entonces, ante estas lógicas de trabajo precarizadas “Motomensajería  Transfeminista”, expresa primero el apoyo con los trabajadores y las trabajadoras de plataformas. A su vez, desde esta agencia se proponen trabajar cooperativamente, desde la reflexión en las políticas de géneros -en la diversidad sexual- como también en la cuestión de clase.

En ese marco, este grupo decidió afirmarse en “trabajar colectivamente para poder sostenerse y crear lazos de contención. Donde se pueden compartir saberes e información, para resolver los problemas cotidianos que surjan. Aquella persona que ignora la información tiene mucha más vulnerabilidad frente al desconocimiento. Y más si sos mujer, lesbiana, gay o trans donde hay un prejuicio social”, expresó Irene. Y aclaró: “por más trabajo cooperativo que se haga, la ley la impone el mercado, no escapas nunca del capitalismo, o sea, el precio lo pone el sistema”.

En este sentido, estas alternativas a las lógicas capitalistas y empresariales  emergen desde hace un tiempo, pero en la pandemia se vieron más fortalecidas. “Por eso una intenta hacer las cosas, un poco mejor, más honestas, menos dolorosas, más afectivas, aunque el mercado impone”, remarcó .

En este caso, Motomensajería Transfeminista da importancia a la intervención y reciprocidad en la comunidad, para brindar el mejor servicio, utilizando medidas de higiene, para cuidarse y cuidarnos entre todes frente al virus. También cuentan con licencias al día y certificado único habilitante de excepción de circulación.

Sin embargo, se sabe que a medida que se flexibilice la cuarentena esta alternativa laboral puede disminuir en la demanda del servicio. En ese sentido,  Irene “Trueno” aclaró: “en estos momentos, desde la reactivación de la salida de la cuarentena la demanda del servicio está dada en su mayoría por los emprendedores autónomos que también están luchando por mantener sus fuentes laborales y sus emprendimientos”.

Y además detalló: “Es necesario preponderar el trabajo de las mujeres, lesbianas, trans. Porque en estas condiciones de crisis siempre somos las más perjudicadas, porque tenemos menos acceso al trabajo”.

Comentarios

- Advertisement -