fbpx
25.6 C
La Plata
sábado 26-11-2022

Café Najnudel: La competencia y competitividad en el mini-básquet

MÁS NOTICIAS

Se realizó una nueva edición de Café Najnudel, una oportunidad para charlar, debatir y compartir información de básquet con distintas personalidades del deporte. Por el aislamiento social, preventivo y obligatorio debió realizarse virtualmente. La charla duró aproximadamente una hora y media y está disponible en el canal de Youtube de la APdeB

Por Martin Parise

En esta edición se habló del Mini Básquet junto a expertos y grandes referentes de nuestro deporte, de forma conjunta con la Federación de Baloncesto de Murcia, España.

Los disertantes fueron Josema Castro Belmonte, Director de la Escuela de Entrenadores de la Federación de Murcia y miembro de la junta directiva de dicha institución; Daniel González, quién es profesor de educación física y preparador físico de básquetbol, ciclomotorista y especialista en deporte escolar; Pablo Genga, profesor de Educación Física y entrenador de básquet. Co-autor del manual de mini-básquet de la CABB. El encuentro fue mediado por Gustavo De Benedetti, Coordinador Deportivo de la APdeB y entrenador de básquet. 

Vamos a repasar el segundo eje de la conversación: La competencia/ competitividad en el mini-básquet. Un punto que dejó mucha tela por cortar, ya que siempre se habla y cuesta ponerse de acuerdo.

 Arrancó Josema Castro a desmenuzar su teoría: “El resultado es una verdad a medias, el niño tiene que pasársela bien, pero tiene que aprender a perder y ganar. Es importante que sepa que va perdiendo o va ganando por mucho. Y tiene que aprender a darle la mano al rival al final del partido. Hay niños que hay que estimularle la capacidad física y a otros que tienen una competitividad más baja y hay que subirle esa competitividad, no tiene nada que ver el tema de pasársela bien con el tema de ganar. No tiene nada que ver la competición con que sean pequeñitos, ya hablaremos con las confederaciones para que no vean el cartel cuando pierdan 50 a 0 pero tienen que saber que ganaron o perdieron”.

Luego habló Pablo Genga para cuestionar una verdad impuesta: “el debate en Argentina es si el mini-básquet tiene que ser competitivo o formativo, como si fueran dos contrapuestos. Pero por otro lado hablamos del deporte educativo, como si fuera incuestionable, porque puede serlo o no, porque si un entrenador vive gritándole a sus jugadores, si pone a los mejores siempre, en esos casos el deporte no es educativo. Damos por verdad algo que no lo es. El deporte depende de nosotros que sea educativo o no, depende de la intervención del adulto, y la competencia y la educación son partes del proceso”. 

Ya metiéndose en la temática analizó: “El básquet es un deporte y la competencia es inherente a la esencia del mismo, es como si le sacáramos el aro, la pelota, los rivales. La competencia siempre va a estar. El problema no es la competencia, es qué hacemos los adultos con la competencia, cómo la organizamos.” 

Completando lo que decía Josema aclaró: “El tablero es un indicador más. No es el indicador más importante, como es la evaluación del profesor. Poner la competencia en contra de la formación es un error, hay que enseñar a competir, a que se gane o se pierda. Pero los entrenadores tenemos que participar e intervenir en el diseño y hay que adaptar la competencia a los chicos. Cuando tienen hasta 9 años no tiene sentido que compitan 5 vs 5, cuando está comprobado que hay 2 jugadores no participan del juego, y esos chicos tienen posibilidades de dejar la práctica. Eso es lo importante, el chico ya sabe cómo salió”.

El tercer turno fue para Daniel González: “no entiendo por qué la gente piensa que si hay básquet hay competencia y si se juega una mancha no la hay. Por qué creemos que en el juego no se compite. El chico compite en cualquier juego”. 

En segundo lugar, mencionó: “estamos hablando de un punto de vista de maduración que es física pero también psicológica, pero no puede haber la misma competencia en una escuela que en el club que va el niño que quiere jugar al básquet y ser jugador. La competencia como parte del aprendizaje es buenísima si es pareja. No le sirve a nadie si un equipo le gana 50-0 a otro, ni al que gana ni al que pierde. Cuando vas 50-0 es otra la concentración, si tiras 3 pelotas afuera no pasa nada. La competencia sirve cuando es pareja, cuando me sirve para mejorar”. 

Ya en la segunda vuelta, Pablo Genga siguió en el hilo que abrió Daniel: “la inclusión no es solamente que el chico con discapacidad pueda jugar, también es que tenga real posibilidad de participar activamente, que no sea solamente como espectador. En la escuela se debe adaptar, pero en el mini-deporte también. Ya no en el deporte, pero en el mini que hay adaptaciones, por ejemplo los aros más bajos, la pelota más chica, ¿es suficiente jugar 5vs 5, no tendremos que bajarlo al 3vs3 para que todos jueguen?”.

Ante esa propuesta, Josema, contó como intentaban realizarlo en Murcia: “aquí notamos eso que había chicos que dejaban, entonces reducimos a 4vs4 y el periodo también, en vez de jugar 4 cuartos juegan 7, entonces en vez de jugar 1 periodo juegan 2, tocan más el balón y todos van a anotar seguro. Entonces si todos juegan vamos a hacer que no se lo deje nadie”.

Pablo agregó: “cualquier adaptación que hagamos es para disimular procesos que estamos haciendo agua por algún lado. Hay que modificar la competencia a las posibilidades no discutir si competir o no”.

Uno de los espectadores realizó una pregunta sobre si era efectivo realmente jugar 3vs3 porque veía chicos correr de un aro hacia otro. Daniel fue el primero en responder: “pensaba que el problema que el chico tome la pelota y corra no es el problema del 5×5 o 3×3, sino que no está maduro para lo que estamos pidiendo. Por ahí conviene modificar la regla para que pueda jugar hasta que este maduro y pueda picar”.

Josema puntualizó en una de las problemáticas de adoptar el reglamento solo en una región: “nos cuesta adoptar ese reglamento si solo lo usamos en Murcia y en torneos de España es FIBA, ¿cómo le explicamos al padre que el juego indicado es el 4×4?”. 

Pablo Genga, cerró esta temática: “habría que regular para las excepciones, para los que les cuesta. A los que les sale fácil les cuesta menos, a los que tenemos que atender es a los que todavía no pueden responder”.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img