Srte Valentine, la muerte de Sónica Satana

“Soy una mostra con una estética súper moderna que se encuentra de esa forma las 24 horas del día”, dijo la performer en una entrevista exclusiva con Ulises Rojas (Odiseo Rojo) activista y escritorx de la disidencia sexual

Por Ulises Rojas* para Pulso Noticias

Como Drag queen fue una de las caras más visibles de la noche LGBT de Argentina en estos últimos años. Oriunda de Florencio Varela, supo hacerse conocida como Sónica Satana, nombre que tomó por el grupo de rock alternativo Sonic Youth y de la aguerrida actriz Tura Satana, ícono de los años 60. En la actualidad Sónica R.I.P para dar lugar a una nueva etapa en la que se define como una ciborg performer de las redes sociales que mantiene una estética súper exagerada 24 horas los 7 días de la semana de nombre “Srte Valentine”.

¿Te hartaste de ser una Drag queen?

-Un poco sí, pero también siento por otro lado que lo “superé”. En verdad no sé si esa es la definición exacta pero siento que la palabra DRAG ya no me identifica. Siento más bien una evolución. El drag me limitaba en montón de aspectos, personalmente, es algo que me pasa a mí. Estaba un poco enojada con lo drag, no me sentía una y quería experimentar más por otro lado. Creo que con lo drag sigue pasando lo mismo, no se lo toma enserio, se lo toma como una burla, sigue siendo el payasito que anima las fiestas, siempre está solo en las noches. A mí me gusta tratar de llevarlo y encararlo por otro lado.

También he visto cosas muy feas y biologicistas, transfóbicas, de quién puede y no puede hacer drag y todo el mundo se cree que tiene el derecho a opinar sobre lo que vos haces o decirte cómo hacerlo, cuando no tienen ni idea o no lo hacen ni lo practican. Lo mío además se volvió algo más cotidiano, algo más del día a día. Soy una mostra 24/7 que tiene una estética súper exagerada, exacerbada de lo que es una cuestión de género, más allá de lo que es el género. No soy ni un hombre ni una mujer, soy una mostra con una estética súper moderna, que se encuentra de esa forma las 24 horas del día y ya no es una drag queen que llega el fin de semana y se maquilla para animar la fiesta. Me siento una performer 24/7.

-¿Cómo es esta nueva etapa?

-Esta nueva etapa está relacionada con lo que decía recién: dejar de lado el hosteo, la noche. Esta etapa se trata de ser una persona que solo existe en plataformas, de performear solo plataformas. Ser una blogger, que me vean y me consuman por redes sin cruzarme a nadie en la vida real. Todo va a estar basado en el makeup y la estética, en la moda, tendencias, outfits, tips de makeup, tutoriales. Eso es lo nuevo que estoy trabajando, es mi proyecto y de eso va @srte.valentine, una cíborg que sólo existe en las redes.

¿Te definís como una artista “multifacética”?

-Sí me defino como multifacética pero no me defino como artista. Que anticuado el término “artista”, que privilegiado usar ese término y poder vivir de eso. Siento que ahora podemos decir que hay oficios, es como yo lo veo. Sí me defino como una persona multifacética, ya que todo lo que hago conforme a mi estética, lo hago todo yo, desde vestuarios, pelucas, maquillajes, planeo los outfits. Me hago las fotos, edito mis fotos, edito mis videos. Todo pasa a través de mí, mis ideas, mi ego, de mi oficio que hoy en día es el maquillaje y es mi performance pero no me definiría como una artista.

¿Cómo fue tu infancia? ¿Soñaste desde niñx con hacer arte?

-Mi infancia de chica fue una mierda. Fue súper una mierda, tengo recuerdos muy horribles. Hemos pasado momentos muy feos con mi familia, con la separación de mis viejos, pasamos hambre, frío, estar en la calle, violencia intrafamiliar. Mucha violencia y pobreza, por eso no tengo un lindo recuerdo de mi infancia. También existieron lindos momentos, no todo fue cringe pero una a veces se queda con lo “cringe” para hacerse más fuerte y tomé todo eso y lo transformé en lo que ahora soy.

-No tengo mucha idea si desde niña soñaba con lo que hago hoy pero sí siempre soñaba con lo de exponerme ante la gente, como una figura pública. Siempre soñaba con verme como una mujer, me la pasaba dibujando figuras muy femeninas. Cuando no estaba mi vieja mi prima me vestía de nena con sus cosas pero luego llegaba y era encontrarme con una paliza, je. Así constantemente. Apuntaba a una figura más femenina que masculina, lo veía, lo proyectaba, jugaba a eso. Lo reprimía mucho ya que vivía rodeada de tipos, mis hermanos, mi familia súper machista, por suerte eso fue algo que fue cambiando con el tiempo. Con la distancia con mi viejo, mi madre fue cambiando un montón de cosas y aceptando. Así fue mi infancia, horrible y siempre soñé con ser una muchacha guapetona.

¿Pensás que el mundo de la moda y de alta costura es homo-lesbo-trans odiante? ¿Hay visibilidad a las personas trans y disidentes?

-El mundo de la moda y la alta costura no se fija en tu género o en tu sexualidad al momento de ponerte en una pasarela, si se fija en la hegemonía de las personas. Si vos sos una mujer trans súper hegemónica vas a estar en su pasarela, si sos muy freak también puede pasar a veces o siendo una marica hegemónica. En sí la moda está llena de homosexuales, lesbianas, que son la mayoría de lxs modelxs. Ahora en cuanto a las personas que manejan la industria de la moda si puede ser que sean más conservadores con respecto a las personas trans y disidentes. Pero lo que más creo es que la moda al momento de ponerte en sus desfiles no se fija en tu sexualidad o género, se fija en la hegemonía, qué tan hegemónica sos para una pasarela o para la portada de una revista. Con respecto a la visibilidad para las trans y personas disidentes a la heterosexualidad es de muy poco alcance, salvo que seas muy privilegiada. Siempre depende en gran parte por una cuestión de clase social, o como ya dije de hegemonía.

¿Sufriste discriminación a la hora de trabajar por ser una performer de la disidencia?

-Me he cruzado con ciertas cuestiones que no están buenas en eventos, de incomodidad, de falta de respeto hacia mí u otras personas con sus pronombres, su identidad de género. Generar incomodidad, no estar al tanto de cuestiones de género o el simple respeto que una necesita como performer. A mí por no ser hegemónica no se me ha llamado a ciertos trabajos que a otras personas sí, cuando se sabía que yo también estaba en ese ámbito y yendo por la misma rama de trabajo pero se hace preferencia a otro tipo de personas.

Siempre todo lo que se filtra en el medio artístico, como figura pública, exposiciones en redes, moda, publicidades, todo, todo pasa por una cuestión hegemónica. Más ahora que está de moda que salgamos en publicidades las personas no binaries, personas trans, tratan de currar con eso en un montón de marcas, también internacionales, que usan a las personas de la disidencia pero siempre que seas acorde al modelo impuesto. Terminas yendo a un casting y no sos la persona que va a quedar elegida, o si te llaman para un casting, te dicen que buscan una persona “freak” “nobinaria” y cuando vas no quedas pero la persona que sí queda, que sí sale en la publicidad es una persona blanca, flaca, de ojos celestes, rubia, y no termina quedando la nobinaria que es una freak de pelos de colores.

*Periodista, docente, activista y escritxr de la disidencia sexual

Comentarios

- Advertisement -