fbpx
7.8 C
La Plata
lunes 17-06-2024

El impacto económico de la pandemia

MÁS NOTICIAS

La situación económica después de 60 días de cuarentena restrictiva presenta una recesión histórica. Tras la medida del Estado Nacional de preservar la salud de la población, se paralizó la actividad comercial e industrial. El impacto de la economía en nuestro país tras la cuarentena, el confinamiento y el aislamiento social presenta una crisis muy profunda

Por Karina Orqueda

En este momento, después de dos meses de la restricción de la actividad económica, tras la cuarentena, el Estado intenta reactivar lentamente el sector económico del país. Sabemos que en estas condiciones es muy difícil generar capitales necesarios, para toda la población. En la última semana, la reactivación incipiente de algunos sectores estuvo dada por las empresas de construcción y también en algunos comercios. Con estrictas medidas sanitarias y con una planta mínima de trabajadores y trabajadoras, para evitar más casos de contagios. Para analizar este tema dialogamos con el Dr. en Economía y Dr. en Cs. Sociales, Mariano Féliz (*).

Estos son los efectos de la recesión económica, tras las medidas preventivas de la pandemia, al resguardar la salud de la población. La caída en la producción de la riqueza está generando un deterioro muy fuerte. Y tiene como consecuencias una economía argentina afectada en la capacidad de regenerar sus ingresos.

Uno de los aspectos que señala el Dr. Mariano Féliz es: “La profundización de una crisis -que se venía gestando en los dos años anteriores- y a 60 días de la cuarentena, se aceleró aún más”. Por eso, es importante conocer la situación actual, en torno a los sectores más afectados de la población asalariada y por otra parte, de la población no-asalariada, que no puede trabajar.

El impacto económico en los diferentes sectores sociales

El impacto de la situación económica en el ámbito laboral, se puede observar una brecha entre los diferentes sectores más precarizados de la economía y los sectores más vinculados al núcleo de la acumulación, quienes tienen diferentes contrastes.

Es decir, los trabajadores y las trabajadoras del sector privado están sufriendo una serie de suspensiones y despidos, de bajo impacto. Esto sucede a pesar de las medidas que adoptó el Estado Nacional en apoyo a las empresas para que el desempleo no sea una única salida y de esta manera, se pueda sostener las fuentes de trabajo. Por otro lado están los trabajadores del Estado, que aún mantienen sus niveles de ingresos, pero han cambiado sus formas de trabajo en la modalidad de “Home Office”.

Con lo cual, una de las cuestiones que está sucediendo -en algunos casos- es que existe un nivel de explotación más agudo. Como es el caso de los y las estatales. En este sentido, Mariano Feliz señala que: “Si bien tienen garantizados sus ingresos, en muchos casos se ha transformado sus formas de trabajo. Y quienes están trabajando en el sistema educativo y de salud están sufriendo niveles de super-explotación acrecentados”. Estas condiciones laborales están determinadas a partir de una relación desigual en cuanto al salario y a la intensidad laboral.

En cambio, en los sectores populares, la realidad es mucha más delicada. Ya que en este momento de crisis se acrecienta aún más. Porque parten de estructuras ineficientes, como es el hacinamiento, la precariedad habitacional que tienen por la falta de políticas públicas que el Estado no garantizó. Y en estos momentos de crisis sanitaria, las condiciones empeoran.

Además, a esto se suma un impacto económico al tener reducida la estabilidad laboral, porque están afectadas directamente las fuentes laborales y sus ingresos.  “Uno de los grupos de la población más vulnerados, en estos casos, son las mujeres, donde generalmente sus ingresos provienen de trabajos en los servicios domésticos o siendo empleadas de comercios”, según detalla Mariano Feliz.

Además en los barrios hay otros factores que dificultan la posibilidad de sobrellevar esta crisis, como es la actitud represiva del Estado, con la presencia de fuerzas policiales en las calles, ante la carencia de políticas públicas.

Pero también existe una resistencia de las organizaciones sociales y barriales que van creando redes para sostenerse. Aunque sean acciones mínimas donde se garantiza el alimento y el trabajo, mediante los mecanismos de cooperación y contención.

La reactivación industrial

Por otra parte, en las últimas semanas, se retomó la actividad de algunos sectores de la industria y de la actividad comercial, con el fin de promover la producción ingresos y ganancias para las empresas.  El objetivo es producir mercancías de consumo masivo, que en los últimos meses cayó en un 70%, en productos que no son de primera necesidad. En esta primera instancia de la reactivación económica, el sector de las industrias más favorecido es aquel que promueve insumos para otras producciones, como son las industrias alimenticias.

En este sentido, en la reapertura de la economía Mariano Féliz expresó que:
“La acción del Gobierno Provincial es buscar que la actividad económica vuelva a generar recursos fiscales, ya que la recaudación de las provincias y de los municipios está cayendo brutalmente”. Así de esta manera, el Estado empieza a recuperar sus recursos, a partir de la actividad industrial y también, comienza a impulsar la recaudación fiscal. 

En cambio, en las lógicas de ciertas empresas, Mariano Féliz observa que: “Algunas aprovechan este momento para realizar una reorganización, en términos de las relaciones de trabajo. Como por ejemplo, los ajustes re-estructurales, la flexibilización laboral, la incorporación de nuevas tecnologías on line, para recrear un circuito de explotación más eficaz en el futuro”.

También suceden algunas cuestiones particulares de los trabajadores y las trabajadoras quienes no sólo aportan su tiempo, y su fuerza de trabajo sino también los insumos, al tener que aportar su red de internet, su computadora, etc. Y las empresas también reducen al mínimo los costos de producción y presionan al Estado, para que los subsidien. Entonces, a veces sucede que se transfieren los costos de esta crisis al conjunto a los trabajadores y las trabajadoras.

Finalmente, es importante comprender que estamos frente a un cambio estructural que está generando un impacto muy fuerte en la caída de ingresos en los sectores más precarizados de la economía. Y surgen interrogantes: ¿En qué condiciones se lleva a cabo en la reactivación industrial en medio de una crisis sanitaria? Y otra es pregunta es: ¿Qué medidas adoptará el Estado en las políticas económicas para generar recursos y proteger a la población?

(*) Mariano Feliz. Docente de la UNLP y Becario del CONICET, y Militante Popular en la Colectiva Comuna

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img
spot_img