Clases virtuales en la UNLP: críticas en Arquitectura

Un grupo de docentes realizó asambleas virtuales y expresaron las problemáticas que sufren respecto al trabajo “full time” y la falta de herramientas pedagógicas para enfrentar la situación

Al cierre de la jornada de hoy el gobierno nacional decretará un posible alargamiento del aislamiento obligatorio, posiblemente con nuevas excepciones y fases, sin embargo, la educación, una de las actividades que significa un foco infeccioso bastante grave, en las aulas entre docentes y alumnos, continuará su suspensión presencial y las clases virtuales.

En la UNLP, desde Pulso Noticias, se conoció cómo fue ese traspaso “urgente y obligatorio” con una nota exclusiva con María Mercedes Martin, funcionaria académica de la Dirección General Educación a Distancia y Tecnologías.

Sin embargo, desde algunos sectores docentes, críticos a las gestiones que conducen la universidad, expresaron cuáles son sus necesidades como claustro y como sector político. Tal como es el caso de un grupo de docentes de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, quienes tras una “asamblea virtual” y un “documento colaborativo”, construyeron algunas ideas respecto a cómo se viene gestionando la situación de pandemia y educación universitaria.

Así, el documento al que accedió Pulso Noticias, está elaborado por algunos docentes de dicha unidad académica, entre titulares, adjuntos, Jefes de Trabajos Prácticos y ayudantes alumnos. En el mismo se plantean críticas respecto a la precarización que viene sufriendo el claustro y a la falta de “claridad organizativa institucional” por parte de la gestión de dicha Facultad, cuyo decano es Fernando Gandolfi, y a la conducción de Fernando Tauber del rectorado de la UNLP.

“Sufrimos una sobresaturación y presión para llevar a cabo este desafío que plantea la UNLP, y lo hacemos de manera desorganizada y a fuerza de “voluntarismos”, sin una claridad organizativa institucional por parte de la FAU y la UNLP”, introduce el documento. Y propone que se debe comenzar una “nueva fase, organizada y planificada” que contemple ciertos puntos que se expresan en el documento.

La palabra de uno de los docentes

El profesor de la materia de Historia de la Arquitectura, Nicolás Milani, uno de los referentes del claustro docente crítico a la gestión, en comunicación con Pulso Noticias resumió tres dificultades principales que debatieron en la asamblea virtual.

Primero expresó el problema de las condiciones laborales: “el conjunto de compañeros y compañeras no solamente trabaja mucha mas horas de las que venían haciéndolo y de la que le pagan, porque los instrumentos de trabajo son distintos; el estar en un aula como en la normalidad implicaba un vínculo con los alumnos, correcciones de trabajos en lámina, exposiciones, debate colectivo; y hoy lo hacemos en una computadora en un entorno virtual, esto implica mucho más trabajo para los estudiantes para poder comunicar lo que están haciendo y para los docentes también para poder entender, transmitir y corregir…. es una suerte de trabajo full time”

Respecto a las herramientas de trabajo expresó, tal como se analiza en todos los sectores de la educación, que no toda la comunidad posee comutadora, cámara, micrófono y señal de internet, “es algo que estamos solventando nosotros y no tenemos respuesta y no nos están pagando por eso”.

Tal como es el objeto de estudio de la propia carrera de Urbanismo y Arquitectura, un tema problemático para los docentes y estudiantes es la vivienda: “el entorno habitacional donde cada docente da clase, poder aislarse de familia e hijos y trabajar en el tiempo necesario, eso implica un nivel de empobrecimiento y flexibilización laboral que nos llevan dos o tres pasos para atrás”, expresó Milani, militante del espacio “El Agite”.

Lo pedagógico es político

La preparación de los docentes para enseñar tiene diferentes matices en cada unidad. En la UNLP hay una “Especialización docente”, sin embargo, no existe esto para quienes egresan de la facultad de 47 y 117 y esto se agrave en el contexto virtual. “En esta facultad ser docente es un canal de transmisión empírica, donde uno reproduce lo que aprendió, pero eso no es la enseñanza… no hay herramientas de planificación, de herramientas pedagógicas, de trabajos colectivos… la enseñanza es una práctica social y política y si no se discute esto, el docente simplemente reproduce lo que le enseñaron otros, y eso daña la calidad de la enseñanza”.

Finalmente, Milani expresó críticas a la gestión política de Gandolfi: “La gestión no da claridad sobre los horizontes pedagógicos, sobre el cronograma a futuro, plantea que todo está bien, que hay consenso, sin embargo, no hay apertura de la discusión, todo se maneja en la capa docente titular y quienes son afines a la gestión”, expresó y remató: “Hay una falta de apertura democrática con el cuerpo de delegados docente, la asamblea docente, la comunidad educativa en general”.

Comentarios

- Advertisement -