Desde la Villa a ser arquero y periodista en El Salvador

Matías Coloca, quien logró el torneo de la B Metro y el ascenso al Nacional con el Celeste de Berisso, llegó a ese país en 2017 y además trabaja en la televisión

Matías Coloca es un arquero argentino con mucha experiencia. En nuestra región atajó para Villa San Carlos en el momento más preponderante de la historia deportiva del club: fue el arquero del equipo que de la mano de Ricardo Rezza logró adjudicarse el torneo de la B Metropolitana y el ascenso al Nacional. Actualmente se encuentra en El Salvador, donde llegó en 2017, y no sólo se desempeña en la valla sino que también es columnista en una cadena televisiva de deportes. El oriundo de Pehuajó le contó su historia a TyCSports.

¿Qué hacés en la televisión de El Salvador?

Yo estudié periodismo en el Círculo de Periodistas Deportivos en Argentina, pero me quedaron algunas materias porque el último año me fui a jugar a México y no pude terminarlo. Estando acá en El Salvador, me salió la posibilidad de trabajar en la cadena Tigo Sports y hacemos un programa que se produce desde El Salvador para Honduras. Cubrimos toda la Liga de Honduras, los partidos de los equipos hondureños en la ConcaChampions, las Eliminatorias, los amistosos y todos los partidos de la Selección de Honduras. Por una cuestión de costos, se hace desde El Salvador y sale al aire en Honduras. Espero que no lo esté viendo mucha gente porque estamos matando un secreto.

Pero entre Honduras y El Salvador hay mucha pica futbolera, ¿no?

Sí, incluso llegó a haber una “guerra de 100 horas”, pero ahora está muy tranquilo. De hecho, tenemos compañeros hondureños y tenemos la mejor relación. También los compañeros hondureños son los que me traen yerba porque en El Salvador no se vende y cuando no me la puedo traer desde Estados Unidos o de Argentina, me la traen desde Honduras.

¿Cómo es la vida en El Salvador?

Llegué acá el 8 de enero de 2017. Venía por seis meses y ya llevo cuatro años. Tuve un hijo con mi señora que es argentina, ella se había venido conmigo. El nene es salvadoreño y yo me nacionalicé. El país es muy chiquito, en cuanto a dimensiones es más chico que Tucumán. Tiene muchos paisajes lindos, muchas playas, tiene volcanes y tiene montañas. Mi señora y yo somos fanáticos de la playa y eso no lo cambiamos, pero hemos hecho excursiones a los volcanes. Tiene una oferta gastronómica tremenda. Y después está el tema de las maras, pero la verdad es que no me puedo quejar porque a mí nunca me ha pasado nada. Y a diferencia de Argentina, acá está organizado. Vos sabés que si vas a tal calle y doblas, chau, estás al horno. Entonces a nosotros que venimos de un país en el que la inseguridad está a flor de piel, eso no nos afecta y hasta te diría que la tienen medio organizada. Es un país que tiene muchas costumbres estadounidenses en el tema de las comidas y de los horarios, pero nosotros mantenemos las raíces argentinas y metemos el mate en la merienda. Cenamos a las 21 o a las 22 mientras miramos Programa sin Nombre. Acá Tigo en su grilla tiene, El Trece, Telefe y TN. Por supuesto que son los canales que más miramos y ahora en cuarentena, más todavía.

 ¿Qué haces en el programa de televisión?

Soy columnista. Tengo que mirar los partidos. La llegada de Pedro Troglio ayudó mucho a la trascendencia del fútbol de Honduras y el técnico de Motagua, que es el otro equipo grande, también es argentino. Ahora vino Gonzalo Klusener y hay muchos argentinos, entonces se me hace fácil ver los partidos. El tema de la pandemia me ayuda porque no va a haber mucho movimiento en el mercado de pases y aprenderme todos los jugadores, que me costó nueve meses, será menos complicado porque se mantendrán los planteles.

¿Encontraste tu lugar en el mundo en El Salvador o es pasajero esto?

Recientemente, firmé contrato por dos años con Luis Ángel Firpo, que es un equipo grande que vuelve a jugar en Primera y de hecho lleva el nombre del boxeador argentino. Así que por lo pronto tengo dos años más de contrato. Ya me nacionalicé y hoy por hoy estoy muy cómodo y feliz en El Salvador. Ojalá me pueda quedar mucho tiempo porque tengo muchos proyectos junto con mi señora. Tengo el curso de técnico hecho y uno nunca sabe para donde puede salir disparada la bala. El torneo se dio por finalizado, se pagó hasta marzo y hasta que no volvamos a entrenar de nuevo, no tendré el ingreso del fútbol. Gracias a Dios, tengo esta salida laboral que me permite mantener a la familia. Pero por lo pronto quiero seguir jugando bastantes años más.

Si vos estás dos meses sin cobrar, ¿podes vivir sin tener que pedir prestado?

Yo estuve 15 años en San Lorenzo y no llegué a debutar, pero sí jugué en el ascenso. Y en Argentina, sacando a los jugadores top, a los futbolistas se les complica estar dos o tres meses sin cobrar. Estando acá no me falta nada y tengo un nivel de vida que, tal vez, en Argentina no podría tener, pero igualmente se hace difícil estar varios meses sin cobrar. Acá la moneda nacional es el dólar, no hay inflación y hay estabilidad, pero tampoco estamos para estar sin cobrar dos o tres meses porque uno tiene que seguir viviendo, seguir comiendo y seguir poniéndole nafta al auto. Si bien el Gobierno nos ha dado bastantes facilidades en cuanto al pago de impuestos, sumado a que la nafta, sorpresivamente, bajó mucho; siempre hay que desembolsar y si no tenés ingresos, se hace complicado.

¿Cuánto es un sueldo promedio de un trabajador en El Salvador?

El sueldo mínimo por ley es de 300 dólares y con los descuentos te queda en 280-290 dólares. Para tener una familia de tres o cuatro personas y vivir bien, tenes que tener un ingreso de alrededor de los mil dólares. En líneas generales, es un país similar a la Argentina. Hay unas pocas familias que son las multimillonarias, una clase media que trabaja todos los días y que se rompe el lomo para llegar a fin de mes, y después está la clase baja, a la que este parate la está matando.

Fuente: TyCSports

Comentarios

- Advertisement -