Con una olla popular denunciaron que Garro incumple la conciliación obligatoria

El Ministerio ordenó hace un mes la reincorporación de las 47 personas despedidas del Call Center municipal (la línea telefónica 147). El Municipio desoyó la resolución. El personal afectado junto al gremio SOEMLP volvieron a la carga con una protesta

El 20 de marzo pasado, día en que se inició el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, la Municipalidad decidió despedir a 47 trabajadores y trabajadoras del Call Center municipal (la línea telefónica 147), argumentando que habían realizado una medida de fuerza en un servicio esencial, que el personal cesanteado afirma que nunca ocurrió.

Poco más de un mes después, el 22 de abril, tras una audiencia remota con el Ministerio de Trabajo bonaerense –a la que la gestión de Julio Garro no se presentó– se dictó la conciliación obligatoria, una medida que implica retrotraer la situación al momento previo del conflicto, por quince días, para promover la negociación entre las partes. Es decir, la comuna debía reinstarlar a todo el personal a sus puestos de trabajo, y los trabajadores y trabajadoras no podían realizar medidas de fuerza.

A un mes del dictado de esa medida ministerial, el Municipio todavía no reincorporó a nadie. El Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de La Plata (SOEMLP), denunció este incumplimiento ante el Ministerio, y el viernes pasado el organismo provincial intimó al ejecutivo platense a dar respuesta. Pero nada de eso ocurrió hasta el momento.

Por esa razón, este mediodía el gremio junto a los despedidos y despedidas, definió realizar una olla popular para visibilizar la situación, a la espera de que la cartera laboral extienda la medida de conciliación e inste nuevamente a la gestión comunal a acatar la medida.

“El Municipio fue muy rápido para despedir a la gente por teléfono, pero para acatar la resolución ministerial no, con argumentos que en realidad son artilugios”, señaló a Pulso Noticias el secretario general del SOEMLP, Gustavo Hernández, y agregó: “la Municipalidad está en franco desacato”.

En ese marco, el dirigente gremial explicó las razones por las que entiende que la gestión de Garro avanzó con despidos a principios de la cuarentena: “después del conflicto de enero, donde también quisieron despedir, el Ministerio dictó la conciliación obligatoria y fueron reincorporados los trabajadores. Pero además el Ministerio de Trabajo le solicitó que al 31 de marzo debían tener todos los contratos registrados. Esto el Municipio no lo hizo, y aprovechó esta situación de confusión en el inicio de la pandemia y los dejó sin trabajo, diciendo que había habido una acción gremial, pero eso no se sostuvo en el tiempo porque no había sido así”.

“La clara intención del Municipio era dejar a los trabajadores sin el empleo, aun habiendo una resolución presidencial que prohíbe los despidos en tiempos de cuarentena”, señaló.

La olla realizada este mediodía tiene mucho de simbólico: hace dos meses que estas 47 familias no reciben su salario y necesitan garantizar llevar un plato de comida a sus casas. La medida se realizó con todos los recaudos sanitarios necesarios: distanciamiento, barbijos, alcohol en gel, y disponiendo que cada uno se lleve la vianda para comer en su casa.

“No es sólo un hecho administrativo, los compañeros están pasando necesidades. Hoy es el día 60 que están sin el empleo y sin percibir sus salarios. De por sí ya ganan poco, es un trabajo precarizado, nosotros tenemos que ayudar a los compañeros para que puedan llevarse un plato de comida a la mesa”, afirmó Hernández y detalló que “el Ministerio va a volver a dictar otra conciliación obligatoria porque los trabajadores  tienen que volver a sus puestos de trabajo”.

Comentarios

- Advertisement -