El relato de madre e hija platenses que superaron al coronavirus

Mientras comienzan a flexibilizarse las medidas preventivas a nivel nacional, pero a la vez aumenta el número de contagios, Pulso Noticias dialogó con Laura quien, al igual que se madre, contrajo coronavirus pero pudo superarlo. La joven contó su experiencia y dejó un mensaje esperanzador

Laura, de 26 años, y su madre Carmen, comenzaron su odisea a fines de marzo. El 30 de ese mes, cuando la joven ya mostraba algunos leves síntomas de malestar, Carmen fue internada en la clínica IPENSA por un cuadro de neumonía. Un día más tarde, el 31, se determinó que era portadora de coronavirus.

En los días siguientes, la situación de Laura se agravó: levantó mucha fiebre, sufrió falta de oxígeno, tuvo diarrea, cansancio general y entumecimiento en las piernas. Teniendo en cuenta que ella y su madre son convivientes, era probable que ambas estuviesen infectadas. El 2 de abril se confirmó  esa posibilidad, y la joven también fue internada.

Ingresó al hospital con un cuadro complicado. Se agitaba haciendo actividades comunes, le faltaba mucho el oxígeno, no tenía apetito y sufría picos de fiebre que casi la llevan a terapia intensiva. Afortunadamente no llegó a ese extremo, y tras una favorable radiografía de torax decidieron ubicarla en una habitación junto a su madre: “Nos ayudó a darnos fuerza mutuamente, porque somos muy compañeras”, dijo al respecto.

Los primeros días fueron muy difíciles para ambas. Les pusieron una vía en el brazo con suero y una cánula de oxígeno. Ninguna de las dos tenía energía ni fuerzas. “En una ocasión intenté bañarme y perdí la consciencia por falta de oxígeno; ingresé a la ducha y lo que recuerdo después de eso es a la enfermera ayudándome a secarme y vestirme”, contó Laura.

Al comienzo, ambas recibieron un tratamiento con un medicamento en forma de jarabe. Era muy espeso y les generó problemas estomacales, por lo cual lo cambiaron por pastillas retrovirales. Con el correr de los días, y tras algunos avances y retrocesos, paulatinamente fueron mejorando: “Fue un proceso duro, cansador, muy angustiante y con mucha incertidumbre”, relató Laura, y agregó: “llegué a pensar que hasta podía morir”.

Tras 10 días de internación y el resultado favorable de 2 hisopados consecutivos, Carmen obtuvo el alta virológica. La misma implica la eliminación del virus, y da cuenta de que el paciente ha generado anticuerpos suficientes como para permanecer inmune al Covid-19 por al menos 6 meses.

A pesar de la buena noticia para su madre, Laura continuaba con presencia del virus. “Las infectólogas venían todos los días a vernos, y me explicaron que no podían darme ningún otro tratamiento, sino que mi cuerpo tenía que eliminar el coronavirus por sí solo”, precisó. Y así fue como, tras unos días más, finalmente también obtuvo los resultados esperados.

Laura y Carmen fueron las primeras pacientes en ingresar a IPENSA por coronavirus y también las primeras recuperadas, tras 20 y 18 días de internación, respectivamente.

La joven expresó su agradecimiento al equipo médico y las enfermeras que siempre las atendieron con mucho cuidado y amabilidad, y siguiendo un estricto protocolo especial para el caso. Después de haber atravesado esta difícil situación, Laura dejó una reflexión: “No hay que subestimar a la enfermedad y reconozco que hay muchas incertezas sobre el tema, pero no creo que sea el fin del mundo como a veces se plantea. Veo que a veces se desinforma mucho, o que los medios recurren al amarillismo que pega más, pero no se cuenta que hay mucha gente que se recupera, que se pueden generar anticuerpos y salir adelante”.

Tras largas semanas de lucha, ambas pudieron recuperarse, superando el virus que hoy está en boca de todos y sembrando pánico alrededor del globo. Esperemos que, el buen desenlace de su historia, se replique para cientos de miles que están atravesando un momento gris y que, en un futuro no tan lejano, la presencia del coronavirus se encuentre solamente archivada en los libros de historia.

Comentarios

- Advertisement -