Facundo Pirrotta, la incertidumbre y una canción

El joven músico platense estrena “Quizás sea el tiempo”, su nuevo corte, compuesto en plena cuarentena. En esta entrevista con Pulso Noticias, cuenta acerca del camino recorrido, su nueva faceta solista, el contacto con el público y más

Por Lautaro Castro

Si hubo algo que truncó la pandemia, más allá de nuestras vidas cotidianas en general, son los planes. Nos lamentamos por el viaje que nunca fue, por ese recital que tanto ansiábamos y debió postergarse, o por la boda cancelada hasta nuevo aviso. A Facundo Pirrotta el aislamiento obligatorio también lo descolocó, porque proyectaba el lanzamiento de su tercer disco y una serie de presentaciones en vivo. Sin embargo, prefirió no frustrarse y tomar este parate como una nueva oportunidad para hacer lo que mejor sabe.

“Quizás el tiempo” es el nombre del tema que compuso y grabó en plena cuarentena y que este jueves dará a conocer en sus redes sociales y Spotify. Nació producto de tener más tiempo libre de lo habitual, es cierto, pero también de una necesidad de reflexionar sobre lo que estamos viviendo. “Tiene que ver con la incertidumbre, con esto de que no sabemos cuándo va a terminar. Tenemos dos opciones: o recaemos en la angustia y pensamos que esto va a ser eterno, o decimos ‘Quizás el tiempo nos va a prometer algo mejor’. Quizás sea un respiro nada más”, dice el cantante y guitarrista, de 21 años.

A pesar de su corta edad, Facundo tiene un interesante recorrido en la música que ya lleva una década. Su primera banda fue Muerte al Tío Cosa (2010-2016), con la que editó dos discos (Prima Berta, en 2014 y El Colapso, en 2016). Luego comenzó un nuevo proyecto grupal, Van Der Sar, que incluyó una placa (El Magnetizador, 2018). Fue en el ínterin entre esas dos experiencias que decidió sacar a la luz algunas canciones de su autoría que estaban pendientes y terminaron dando forma a su primer álbum en solitario, 17’ 05” (2017). Esa propuesta más íntima sería el puntapié para que en 2019, ya sin ningún compromiso grupal, diera rienda suelta a su proyecto personal, que él mismo define como un “folk-rock que respeta mucho el formato canción”.

– ¿Cuánto sentís que creciste como artista desde aquel comienzo, en el que eras prácticamente un niño, hasta hoy?

-Muchísimo. Justamente, con el tema nuevo me puse a pensar mucho en eso. Cuánto uno se transforma a medida que pasa el tiempo y no se da cuenta. O cosas que parecían indispensables en un momento determinado, con el tiempo te das cuenta de que no lo eran tanto y solo se trataba de una pequeña semilla de algo que iba a ocurrir mucho después. En lo musical soy bastante dinámico. No suelo proyectar tanto a futuro y eso me gusta, porque el futuro te termina sorprendiendo. Chocarme con otras experiencias hizo que madurara en muchos aspectos, escuchara otro tipo de música o incursionara en nuevos estilos. Creo que toda esa carga temporal terminó influyendo.

Teaser de “Quizás sea el tiempo”, nuevo corte de Pirrotta que podrá escucharse desde mañana

El primer contacto de Pirrotta cara a cara con el público fue el año pasado, en un bar del centro platense, luego de que lanzara su segundo trabajo solista, Ola, que consta de cuatro sencillos. Para él, acostumbrado a subir al escenario con bandas, fue todo un desafío: “Cuando estás ahí solo con tu guitarra no hay filtro entre la gente y vos. Es algo íntimo, sincero. Le estás dando tu mirada. Era algo que realmente necesitaba”, dice el músico, que además formó parte de la última edición del Festival Nuevos Vientos, en el Centro Cultural Islas Malvinas. 

Al no poder presentarse en vivo por la cuarentena, hizo un vivo de Instagram días atrás desde su casa, una modalidad que adoptaron infinidad de artistas durante las últimas semanas. Inicialmente no estaba muy convencido de hacerlo, aunque finalmente se decidió: “Tenía ciertos prejuicios. Me parecía raro ver solo mi cara y no las de las personas, como si tocara frente al espejo. Pero me sorprendió para bien, sobre todo los comentarios y reacciones que se generan al término de una canción. Es algo que, cuando tocas en vivo, en general no pasa. Alguno te puede gritar ‘¡Muy bueno!’, pero no ocurre que mucha gente se dirija a vos diciéndote algo concreto”.

Apenas superados los 20 años, Facundo no sabe qué será de su futuro. Si se dedicará a la música, que es lo que más ama; si estará ligado a la filosofía, carrera que estudia para alimentar su espíritu curioso; o vaya a saber uno qué camino le espera. Aún es muy joven y no tiene por qué saberlo. Quizás el tiempo le guarde una respuesta.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre