Otrans Argentina denunció violencia institucional del Municipio

La presidenta de Otrans Argentina, Claudia Vásquez Haro, fue interceptada cuando llevaba a una de sus compañeras trans a la guardia odontológica

La organización Otrans Argentina denunció y repudio “la violencia institucional del municipio de Garro”. Según expresaron en su comunicado, “este viernes cerca de las 20 hs agentes de la Secretaría de Control Urbano a cargo del intendente Julio Garro, interceptaron el vehículo de nuestra presidenta, Claudia Vásquez Haro, cuando dirigía, junto a Angélica Zambrano Pesante, una compañera trans migrante que estaba convaleciente, a la guardia odontológica en el Hospital Bollini, de la ciudad de La Plata”.

La dirigente relató que transitaba por la avenida 19, casi esquina 51 donde se había montado un operativo y la obligaron a bajar del auto junto a su acompañante. En ese momento, la conductora muestra sus documentos, los del auto, cómo también los permisos para circular. Cuando es el turno de Pesante, explica que ella no posee de DNI, que es una persona migrante y travesti y que necesitaba que la atiendan de manera urgente en un hospital. Sin embargo, son retenidas, por el personal municipal, y llaman a la policía para su intervención.

“Cuando le dijimos a la agente policial que íbamos al Hospital Bollini, porque Angelita estaba muy mal y le contamos que no tenía su DNI, nos reprochó que así no la iban a atender. Le expliqué que en Argentina la salud en un Derecho Humano y que por más que no tengas DNI, no te dejan morir”, comentó Vásquez Haro. Pero la situación se tornó aún más hostil por parte de los trabajadores de Garro cuando les dijo “somos dos personas travestis”, en ese momento sin mediar la agente femenina, llamó la policía, criminalizando sus identidades.  

Y agregó: “Tuvimos que esperar que llegue el subcomisario de la Comisaria 4°. El efectivo provincial se mostró más amable, le tomó los datos a Angélica. Nos pidió disculpas y que esta situación era una cuestión de rutina y que vino porque lo llamaron los de Control Urbano para identificar. En definitiva, estuvimos como media hora esperando. Sin duda, los trabajadores que puso en el municipio Garro, son terribles transodiantes”.

Por último, la dirigente de Otrans señaló: “Este hecho no es aislado, sino responde a una lógica en donde se sigue criminalizando a las identidades de géneros. Nosotras ya conocemos lo que es la violencia institucional y por ello, exigimos el cese de estas prácticas de manera inmediata. Como también, que se tomen cartas sobre el asunto”.

Comentarios

- Advertisement -