Sumavil, el árbitro olímpico que reside en La Plata, ayuda virtualmente

Siendo elegido para estar en beach volley en Tokio, el presidente de la Asociación de Vóley Regional ha brindado -con sus dotes también de abogado- apoyo logístico desde un primer momento con decenas de ciudadanos/as varados/as en el país. «Puedo ser muy útil guiando, informando, dando contención, asesorando», sostuvo

Por Sergio Pomares

Sin dudas que la ayuda del estado, del equipo de sanidad, trabajadores/as de residuos, transporte, comercios indispensables y demás servicios útiles son más que vitales para el día a día en nuestro país, y para ello también el compromiso de cada habitante argentino/a para un mejor desarrollo. Y así también lo que pueda realizar cualquier persona desde su ubicación residencial es más que bienvenido.

Y en el mundo del vóley, podemos destacar a un participe del mismo que en las canchas hace cumplir las reglas del juego y en estos momentos, bajo las reglas del Estado, ver cómo dar una mano. Es el caso de Osvaldo Sumavil (50), que fue anunciado como uno de los árbitros argentinos para los próximos Juegos Olímpicos. Reside en La Plata y suele estar en los principales torneos de vóley de playa del mundo.

¿Qué hace el árbitro olímpico y también presidente de la Asociación Regional de Vóleibol Amateur (ARVA) que reúne a clubes de La Plata, Berisso y Ensenada? Sumavil, que ya estuvo en Londres 2012 y Río 2016, está «tratando de auxiliar sin ser funcionario público, ni pertenezco a ninguna empresa, ni tengo interés económico», sino que es, «aunque cueste creer, un abogado solidario que simplemente trata de ayudar junto a Ana Castellani» (NdR: Secretaria de Gestión y Empleo Público de la Nación).

Respondiendo mensajes a damnificados/as, personas que se encuentran «varadas» en distintos puntos del país, y otros detalles de los que puede brindar apoyo o respuestas a nivel logístico o nociones de derecho.

«Esta cuarentena me enseñó que puedo ser muy útil guiando, informando, dando contención, asesorando y que un gracias me llena el alma», ha tuiteado Sumavil.

Semanas atrás, en Santa Rosa, La Pampa, él daba a conocer como su madre, de 82 años, también brindaba ayuda con el simple gesto de realización de barbijos caseros -hoy elementales-.

Comentarios

- Advertisement -