Coronavirus en cárceles: huelga de hambre en unidades del SPB

Personas detenidas en la Unidad 31 de Florencio Varela y la U48 de San Martín iniciaron una huelga de hambre pidiendo una inmediata solución a la crisis humanitaria que viven desde hace años. Piden la intervención inmediata del Poder Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires

Por Estefanía Velo

“Iniciamos la huelga, aplicaron el protocolo y acá estamos todos engomados, sin agua ni ventilación”, relata Matías, uno de los detenidos del Pabellón 11 (universitarios) de la Unidad 31 de Florencio Varela a Pulso Noticias. Y denuncia: “Esto agrava nuestra situación”.

Ante el avasallamiento de los derechos humanos de las personas detenidas, sumada a la pandemia mundial y la primer confirmación de un caso de coronavirus dentro de la Unidad 23 de Florencio Varela, internos de la Unidad 31 (de esa misma localidad) y de la Unidad 48 de San Martín, ambas del Servicio Penitenciario Bonaerense, iniciaron este lunes una huelga de hambre.

Por un lado, los detenidos de la U48 presentaron un “habeas corpus colectivo” al director de dicha unidad por el agravamiento de sus condiciones de detención: “por la superpoblación que venimos padeciendo la cual se torna más relevante por poner en riesgo concreto e inminente nuestras vidas (con este nuevo escenario de pandemia mundial)”, afirman en su presentación. Por otro, los estudiantes universitarios alojados en el Pabellón Nº 11 de la U31 presentaron un “habeas corpus correctivo colectivo” al Presidente del Tribunal de Casación Penal de la provincia, Víctor Violini. Éstos últimos también se proclaman en huelga ante “la situación catastrófica e inhumana a la que somos sometidos hace años”.

En plena huelga de hambre, Matías comenta a este medio que las cárceles están en crisis de hace muchísimo años, “no es nada nuevo eso”. Pero aclara: “por lo que pasa a nivel mundial, esta crisis sanitaria, deberían mínimamente facilitarnos los elementos para garantizar la limpieza ya que la situación es mucho mas agravante que lo normal”.  

Para el joven del pabellón universitario, “la asistencia médica de la cárceles de la provincia no existe directamente. La salud penitenciaria depende del Ministerio de Justicia de la provincia, es una locura, tiene que depender de Salud”. Y agrega: “Con suerte nos pueden dar un ibuprobeno para cualquier dolor o enfermedad”.

A su vez, relata que los protocolos sanitarios son bastante arbitrarios. Los agentes penitenciarios “cuando quieren usan barbijos, cuando quieren usan guantes. Algunas guardias lo usan, otros no. Los protocolos lo aplican ellos, cuando ellos quieren”. Hoy por primera vez les tomaron la fiebre antes de “engomarlos”.

Entre sus pedidos, exigen al Poder Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires “que intervenga de una vez por todas en la emergencia y crisis que atraviesa el Sistema Penitenciario Bonaerense”. Matías recuerda que días antes del decreto nacional de aislamiento social y obligatorio, desde el centro de estudiantes de dicha unidad decidieron suspender las clases por un brote de tuberculosis. “Acá murieron dos compañeros de tuberculosis en pleno siglo XXI, entonces en una crisis sanitaria mundial y las autoridades que no tomaban ninguna medida decidimos nosotros en resguardo de nuestras vidas y de los docentes”.

Asimismo solicitan que se ejecuten y activen los mecanismos que posibiliten alternativas a las medidas de la prisión preventiva. Desde la Unidad 48 piden que se ordene de inmediato el restablecimiento de la prestación del Servicio de Justicia, debido a que la Justicia Penal es un “servicio esencial” para las personas detenidas.  

Diferentes organismos de derechos humanos vienen denunciando desde hace años el hacinamiento de las cárceles bonaerenses. Según cifras de la Comisión Provincial por la Memoria hay casi un 120 % de sobrepoblación en penales. Las mujeres de la Unidad 8 de Los Hornos relataron su situación a este medio y solicitaron también un mejoramiento de sus condiciones urgente. Por su parte, la Asociación de Ex-Detenidos Desaparecidos expresaron su preocupación por la grave situación de vulneración de los derechos humanos de las personas privadas de su libertad agravada por la pandemia del Covid-19.

“Nos dejan morir cotidianamente y con esto mucho más”, afirma Matías. “Es un reclamo pacifico, estamos reclamando que se respeten nuestros derechos, que el Estado y la justicia cumplan con la ley”. La situación de las personas detenidas se agrava por sus condiciones de precariedad y hacinamiento previo a la pandemia mundial, por ello decidieron avanzar con las medidas de fuerza porque tienen miedo de morirse.

A última hora de este lunes se conoció que también se sumaron a esa medida de fuerza en la Unidad 24 de Florencio Varela, la U40 de Lomas de Zamora, U30 de Alvear y la U33 de Los Hornos. Mientras que la Unidad 8 de esa misma localidad las mujeres realizaron una batucada para reclamar por la misma situación: la precariedad de sus vidas.

Comentarios

- Advertisement -