Tatiana Vera, la armadora platense que se las “ingenia” en España

Desde Haro, se refirió a cómo transita la pandemia junto a su pareja, cómo ha cambiado su forma de juego, de su pasión por Gimnasia a más de 10.000 kilómetros de distancia, sobre el vóley argentino y la búsqueda de profesionalización del vóley femenino que lleva adelante ‘Doble Cambio’

Por Sergio Pomares

Si uno dice La Rioja, piensa en el norte argentino. Pero en España, también hay una comunidad con dicho nombre. Y en Haro, una localidad y municipio español, siendo cabecera de su comarca homónima y la población más importante de la Rioja Alta, se encuentra la armadora platense Tatiana Vera (27).

Siendo también colega -es periodista-, Vera -muy vinculada a Gimnasia, formada allí- atraviesa la pandemia junto a su pareja y se las «ingenia» para «estar en ritmo». Pasa su segunda temporada en el vóley español, precisamente vistiendo la camiseta del Haro Rioja.

“El profe nos dio una rutina para hacer: tratamos de ingeniárnosla cada día con bidones y palos de escoba (risas) para no perder el ritmo”, contó la armadora platense.

Sobre este momento, cómo está el torneo español, cómo ve al vóley argentino, la creación de ‘Doble Cambio’ y más, Tatiana Vera habló en este mano a mano con Pulso Noticias yVóley 631.

¿Cómo venís pasando esta cuarentena en España? ¿Desde hace cuánto ya?

– Tatiana Vera: La cuarentena la venimos haciendo desde el 14 de marzo. Acá en España empezó todo muy tarde, a diferencia de Argentina, que me asombra y hay que valorarlo. Allá no se banalizó como acá. Este es un pueblo súper chico y veías un montón de gente dando vueltas cuando recién se suspendieron las clases. A él (NdR: por su pareja) también le suspendieron los partidos.

Entrenamos hasta el 13, ya que desde la Federación no teníamos confirmaciones que luego se dieron. Nos abrían el pabellón para que fuéramos a entrenar y nada más. Fue tardío todo de quedarse en casa y de entender para la gente.

¿Cómo fue la toma de decisión de la Liga y cómo lo ha llevado el Haro?

– TV: Tomaron la decisión en el fin de semana del 14 y 15 de marzo, con un comunicado. No dieron una definición de ascensos, descensos y campeón.

Desde el club estoy súper agradecida, nos dejaron el departamento, hasta que podamos regresar, a disposición. Me puse en un momento desesperada a buscar vuelos, pero entre que estaba cancelado o las fronteras. También hablaba con las chicas de Selección para ver cómo hacían. Hablo con mi familia, y prefiero quedarme acá hasta que todo se normalice entre comillas ya que yendo al aeropuerto te expones un montón.

Hasta el 13 de mayo no me voy, a priori.

A nivel de ejercicios o trabajos, ¿qué les han dejado?

– TV: El profe nos dio una rutina para hacer: tratamos de ingeniárnosla cada día con bidones y palos de escoba (risas) para no perder el ritmo.

Hablo con las compañeras, o con otras jugadoras de otras ligas para pasarnos ejercicios o entrenar juntas porque se complica entrenar sola y así lo llevamos.

– 631: ¿En qué te ayudo a mejorar el jugar fuera del país, en la liga española?

– TV: Miro dos años atrás y me siento una jugadora totalmente nueva, renovada. Que haya tenido una citación de Selección fue muy positivo en mi carrera deportiva porque, aunque estuve en la de Base, no tuve oportunidad en la Mayor y fue mi mayor anhelo como deportista.

Lo que más me ayudó a mejorar fue la visión del juego. Tengo un entrenador que es muy obsesivo por mirar videos, por mejorar, por entrenar muchísimo y es lo que hacíamos acá en Haro. Entrenábamos doble turno, y en calidad de táctica y estrategia en armado las he mejorado un montón y en gran parte fue por el trabajo que hacíamos con Alberto (Avellaneda). Cada día iba más allá y ponía objetivos personales, en calidad del armado, y me siento otra jugadora. Otra cabeza. Asimilando la responsabilidad de tener a la armadora.

También en el tema de la alimentación, del cuidado corporal, he cambiado en eso aunque no soy alta, mido 1,73, y a pesar de ser baja en eso me ayudó. Bajé de peso, me siento más rápida, con desplazamientos que antes no podía hacer.

Y la Selección me dio la oportunidad de toparme con jugadoras con experiencia y jerarquía. La principal fue Yas Nizetich. De poder copiar, de cómo de alimentaba y de cómo se manejaba, me dio muchos consejos y los puse en práctica.

¿Qué consejo das desde allá para pasar este momento?

– TV: El principal consejo es el que se dice, quedarse en casa.

El otro día escuchaba la conferencia del presidente de Argentina, que el virus no viene a nosotros sino nosotros al virus. Hay que evitar las conglomeraciones, salir porque sí. Es fundamental eso para que no se propague.

Con mi novio empezábamos la cuarentena antes de que sea obligatoria, acá en España. Veíamos en los medios que era abrumador, no queríamos que pase nada. Pensábamos en el resto y en nosotros. Nada de exponerse. Con lo que podíamos contribuir era quedándonos y resguardarnos acá.

¿Cómo resumís está última temporada, que te afirmó en el equipo y además partidos en Selección?

– TV: Esta temporada fue muy diferente a la primera. Nos planteamos objetivos que pudimos alcanzar todos, con equipo más competitivo. Concretamos la clasificación a la Copa de la Reina, a dos partidos de llegar a los playoffs. Estamos con muchísimas confianza. Una lástima no poder terminarla porque fuimos la sorpresa de la Liga y teníamos mucho más para dar y llegar a más lejos.

Entorno a la Selección, fue algo que siempre quise. Si en algún momento Ferraro (NdR: entrenador de la Selección) me vuelve a llamar, al margen de que está Vicky Mayer a quien le quedan muchísimos muchísimos años en Selección, sé que puedo estar ahí también y pelear un lugar. Por eso quiero volver de nuevo la nueva temporada jugar a fuera para estar en consideración del entrenador, porque me quiero dedicar a esto y me estoy preparando si me toca poder estar.

¿Hablás seguido con tu familia y amigas/os? 

– TV: Con la familia hablo todo el tiempo. Ya casi ocho meses que no los veo, se hace complicado pero con las videollamadas estoy en contacto todo el tiempo, con amigas y amigos también. Preguntando como andan, si hacen las cosas bien, que ya habrá tiempo para reunirnos

¿Cómo seguías a Gimnasia a la distancia y horarios? ¿Los nervios persisten también por ahí?

– TV: A Gimnasia en general. De todos los partidos, fútsal, femenino, básquet, hockey aunque no lo transmitían pero estaba pendiente también. Estuve toda mi vida en Gimnasia y respirada 24/7 lo que era el mundo del Lobo. A la distancia es difícil, pero trato de estar pendiente y con las Lobas obvio. En algunos partidos de madrugada, pero siempre que podía las miraba. Los nervios siempre están (risas), es mi familia. Quiero volver y ver todas las instalaciones, poder nutrirme de esa locura que se vive en Gimnasia que la necesito bastante y se extraña todo el tiempo.

¿Y como ves al vóley argentino, o cómo lo ven allí?

– TV: Al vóley argentino lo veo en un crecimiento constante, que hay que seguir trabajando, de mayor responsabilidad en entrenadores y jugadoras, de clubes.

Hay mucha diferencia en algunos que otros, por ser clubes de fútbol y tienen más relevancia e ingresos, aunque sabemos que de mucho es a pulmón y sponsors. Que de a poco se acerque a la profesionalización, que es un proceso que puede tardar muchísimo tiempo pero es bueno que se ponga a hablar.

Que la gente entienda, que hacemos un montón de cosas por el deporte, que lo hacemos porque nos apasiona, nos gusta, y necesitamos muchas veces condiciones que no las tenemos. Para eso también se necesita dirigentes, hombres y mujeres, que se comprometan al crecimiento, que entiendan los reclamos y que acompañen

Y sobre el colectivo Doble Cambio, ¿cuán importante crees que es y que de una vez por todas le den el valor que tienen que tener las jugadoras argentinas?

– TV: Creo que el colectivo ‘Doble Cambio’ es una gran iniciativa que tomaron jugadoras y ex-jugadoras para que se comience a visibilizar los reclamos y que básicamente nosotras existimos.

Que el mundo sepa que nos apasiona lo que hacemos y qué quizá no somos remuneradas de la manera que lo merecemos. Que se entienda que no hacemos un reclamo que solo conlleva a lo económico, sino que también a las diversas falencias con las que convivimos desde siempre. Llámese obra social, cobrar en blanco, contar con una infraestructura adecuada para desarrollar nuestros entrenamientos, transmisión de partidos, una liga más extensa, compromiso dirigencial sobre todos estos cambios ¡y sobre todo, que se deje de lado el machismo con el que convivimos desde siempre!

Son muchos puntos que hay que mencionar y trabajar, pero que ya comencemos a estar organizadas y contando con el apoyo de todas, ya es un paso muy grande hacia el objetivo final de la profesionalización.

Comentarios

- Advertisement -