Quilmes: desafectaron a policías por la represión a trabajadores frigoríficos

Desde el Ministerio de Seguridad bonaerense resolvieron apartar a los efectivos que dispararon con balas de goma y golpearon a manifestantes que reclamaban por despidos. El ministro Sergio Berni los responsabilizó por los hechos

El gobierno bonaerense desafectó a un grupo de policías que intervino en la represión a los despedidos de un frigorífico de la localidad de Quilmes, al sostener que “no tenían órdenes”. Los trabajadores estaban concentrados frente a la empresa para defender sus fuentes laborales y poder entrar a la fábrica.

La decisión fue resuelta por la Auditoria General de Asuntos Internos del ministro de Seguridad bonaerense, que dispuso desafectar a los efectivos que protagonizaron la respuesta. Por los hechos, varios trabajadores resultaron heridos por impactos de bala.

Para el ministro de Seguridad, Sergio Berni, la represión obedeció a una decisión de los propios efectivos que se encontraban en el lugar. Al respecto, aseveró en declaraciones que la policía “actuó mal” dado que “la orden era no reprimir” a los trabajadores que protestaban en el lugar.

De todas maneras, justificó la decisión de la fuerza: “La policía tenía una orden judicial y tenía que hacerla cumplir, pero tenía que hacerlo bien”, consideró. Y agregó que “lo de ayer fue una represión para hacer cesar un delito -ingresar a una propiedad privada que estaba judicializada- pero ello no puede hacerse de cualquier manera”.

Todo sucedió cuando los empleados se manifestaban en la empresa de Bernal Oeste para repudiar las recientes desvinculaciones de 240 trabajadores y reclamar el pago de los salarios adeudados de marzo. Tras el violento accionar policial, la Federación de la Carne llamó a un paro del sector.

Comentarios

- Advertisement -