Una médica del Gutiérrez denunció la falta de medidas de bioseguridad

El diagnóstico por coronavirus le dio positivo. Las autoridades del hospital le habían negado el acceso a materiales para su protección argumentando que no había circulación viral. La línea 148 minimizó sus síntomas. “Sabemos que muchas vamos a contraer el virus, pero esto se podría haber evitado”, remarcó

La licenciada en obstetricia Mónica Contreras, quien trabaja en el Hospital Ricardo Gutiérrez, publicó un video a través de su cuenta de Facebook en el que denuncia la desatención del Estado hacia todo el personal de salud y las falencias de la línea 148, responsabilizando a las autoridades sanitarias por la falta de materiales de bioseguridad que permitan evitar la transmisión del COVID-19 entre los trabajadores y trabajadoras del sector.

Según relata, ayer le diagnosticaron coronavirus y ya se encuentra en aislamiento en otro hospital de la ciudad. Pero asegura que su caso se pudo haber evitado si las autoridades sanitarias le hubieran brindado los elementos de protección necesarios.

“Este es un mensaje para mis compañeros de salud, los que conozco y los que no también, aquellos que se encuentran en la trinchera”, comienza diciendo en el video, y luego se refiere a los reclamos que venían realizando con su compañera Macarena Alimón, a quien el diagnóstico le dio negativo, pero quien también había denunciado a través de un video el “abandono por parte del Estado”.

En ese sentido, señala: “con mi compañera Macarena estuvimos luchando desde hace tres lunes atrás para que nos dieran los materiales correspondientes para atender en una guardia, con las mínimas protecciones que deberíamos tener. Se llaman medidas de bioseguridad estándares, es decir, que deberíamos tenerlas para todos los partos, todos los días”.

Según explica, las autoridades del Hospital les contestaron “no era necesario el material, que no había circulación viral, que esas eran las directivas de más arriba (…) Para mí ya es tarde, estoy contagiada gracias a que el sistema no me dio lo necesario y lo básico para la atención”.

“Sabemos que mucho vamos a contraer esto, pero sabemos que muchas se pueden evitar, esto se podría haber evitado. Ese es el primer abandono que siento del Estado cuando no me da las herramientas necesarias para trabajar y para protegernos”, remarcó Contreras y agregó: “El segundo abandono es cuando llamás a la línea 148, les decís que perdiste el gusto y el olfato y tenés dolor de cuerpo, y el 148 te dice que no entrás dentro de ‘caso sospechoso’, y aun siendo trabajadora de la salud ni te vienen a ver”.

“Quiero que esa gente que nos dijo que no nos correspondía el material de bioseguridad se ponga en mis zapatos. Es una vergüenza como nos tratan, como nos pisotean, cómo nos usan”, expresó con enojo la profesional del Gutierrez.

El video está acompañado por un texto que va en el mismo tono: “Hoy me tuve que despedir de mis hijos a través de una ventana, hace más de 15 días que no los beso, no los abrazo, no los tocó, no los despierto a la mañana. A nadie parece importarle”.

“Nos desprotegieron, nos mandaron al muere, esto es como Malvinas, te mandan a pelear con el arma rota y la pólvora mojada”, señaló.

Cabe recordar que el gremio de los trabajadores y las trabajadoras de la salud, CICOP, denunció hace quince días ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo la falta de insumos básicos de protección para todo el personal de los hospitales bonaerenses. Dos semanas antes, ATE había denunciado la misma situación en los Centros de Atención Primaria a la Salud de la ciudad.

Comentarios

- Advertisement -