Conicet La Plata: apuntan a fortalecer testeos y generar material docente

Los espacios de investigación del organismo a nivel local siguen sumando su trabajo y personal a la batalla científica contra el COVID-19. Aportarán en acelerar los diagnósticos y en la distribución de información para educadores

Gracias a su enorme experiencia en campos como la biología molecular y la genética, entre otros, más espacios de investigación del CONICET La Plata siguen sumando su trabajo y personal a la batalla científica contra el COVID-19.

En el país se está haciendo un gran esfuerzo para aumentar la cantidad de pruebas diagnósticas y laboratorios habilitados para realizarlas, que actualmente son 51 entre públicos y privados. Según informó el organismo, en este terreno se destacan los aportes del Instituto de Estudios Inmunológicos y Fisiopatológicos (IIFP, CONICET-UNLP), el Instituto de Genética Veterinaria “Ing. Fernando Noel Dulout” (IGEVET, CONICET-UNLP), el Centro de Investigaciones Cardiovasculares “Dr. Horacio E. Cingolani” (CIC, CONICET-UNLP), el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de La Plata “Profesor Doctor Rodolfo R. Brenner” (INIBIOLP, CONICET-UNLP), y el Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada (CENEXA, CONICET-UNLP-asociado a CICPBA).

Por su parte, el Instituto de Física de Líquidos y Sistemas Biológicos (IFLYSIB, CONICET-UNLP) se suma también con la elaboración de un documento informativo para docentes.

En línea con la ampliación de la red de instituciones capacitadas para realizar pruebas de PCR (el test convencional para determinación de enfermedades infecciosas), las autoridades del IIFP ya están coordinando las tareas del circuito de diagnóstico montado en el Laboratorio de Salud Pública de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (FCE, UNLP), donde eventualmente se recibirían muestras de pacientes para su procesamiento.

Al igual que el Instituto de Biotecnología y Biología Molecular (IBBM, CONICET-UNLP), ambos espacios de investigación prestarán el equipamiento necesario, y también elementos de laboratorio como pipetas y agitadores que se sumarán a las facilidades con que cuenta el lugar. La iniciativa se completa con la puesta a disposición de personal para la recepción del material biológico y la carga de resultados e informes, un último paso esencial para hacer llegar la información a las autoridades correspondientes.

“Otro aporte que involucra al IIFP ha sido la elaboración de alcohol en gel desde el proyecto de extensión de la UNLP Talleres Magistrales–Laboratorio Social, a cargo de dos investigadores del CONICET en ese instituto y que reúne a unos 40 estudiantes de grado. Allí se preparan los medicamentos típicos que pueden hacerse en una farmacia de barrio, es decir aquellos contra la sarna, la pediculosis, la dermatitis del pañal, como así también alcohol al 70 por ciento y en gel, jabón líquido y repelente de mosquitos. En rigor de verdad, fue este último producto el más desarrollado desde comienzos de año, teniendo en cuenta que el dengue se pronosticaba como la principal emergencia sanitaria que enfrentaría el país”, explicaron desde el organismo.

También a tono con el objetivo de aumentar los testeos, el IGEVET puso a disposición de la Facultad de Ciencias Veterinarias (FCV, UNLP) distintos equipos y accesorios de biología molecular junto con personal especializado para su uso, entre ellos investigadores, profesionales de apoyo y becarios del CONICET que aguardan ser capacitados en el manejo de muestras clínicas, algo que no forma parte de su actividad cotidiana aunque sí dominan el conocimiento teórico y las técnicas empleadas.

Por su parte el CIC, el INIBIOLP y el CENEXA contribuyen junto al Centro de Investigaciones Inmunológicas Básicas y Aplicadas (CINIBA) de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM, UNLP) en la puesta en marcha de un laboratorio de contingencia que también procesaría los hisopados en el caso de que se necesite apoyo para los centros de atención primaria que están funcionando hasta el momento en la ciudad, es decir los hospitales “Dr. Rodolfo Rossi” y “San Juan de Dios”. Allí también se determinaría la presencia del virus a través de la técnica de PCR, con una capacidad –dependiendo de los kits que se reciban– que oscilaría entre las 50 o 100 muestras diarias.

En tanto, desde el campo de las sociales, el Grupo de Didáctica de las Ciencias que funciona en el IFLYSIB elaboró un documento de libre circulación destinado a docentes y pensando en su formación sobre el COVID-19 y sus implicancias. Titulado “¿Qué sabemos sobre coronavirus? Algunas construcciones y reflexiones en proceso desde quienes habitamos la Educación”, el texto se vale de datos biomédicos pero también plantea cuestiones y preguntas que amplían las consideraciones sobre el tema.

Fuente: Conicet La Plata (laplata.conicet.gov.ar)

Comentarios

- Advertisement -