Confirman reclusión perpetua para uno de los asesinos de Andrés Núñez

La Suprema Corte bonaerense rechazó un recurso extraordinario planteado por la defensa del ex comisario Luis Ponce, uno de los cinco policías de la Brigada de Investigaciones de La Plata que secuestraron, torturaron, asesinaron y desaparecieron al joven en 1990. En la causa todavía hay un prófugo y un juicio demorado a cuatro efectivos que actuaron como encubridores

En septiembre se cumplirán 30 años del secuestro, asesinato y desaparición de Andrés Núñez, a manos de cinco policías de la Brigada de Investigaciones de La Plata. Se trata de un caso emblemático: está identificado como el primero de desaparición forzada en democracia, y todavía a pesar de haber pasado tres décadas tiene a parte de sus responsables impunes.

Núñez, a sus 30 años, fue secuestrado en su casa de 119 y 78 la madrugada del 28 de septiembre de 1990 por personal de la mencionada brigada, y con la excusa del robo de una bicicleta fue llevado a esa sede (61 e/12 y 13) donde lo torturaron hasta la muerte. Cinco años después se pudo develar que su cuerpo fue llevado luego a un campo en General Belgrano, en la Estancia El Roble, donde lo incineraron dentro de un tanque australiano en desuso. Sus restos fueron identificados en 1995 por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Sentencia confirmada para Ponce

Esta semana la Suprema Corte bonaerense confirmó la sentencia a reclusión perpetua del comisario Luis Raúl Ponce, ex Jefe de la mencionada Brigada, uno de los máximos responsables del secuestro, tortura, asesinato y desaparición del joven.

Cabe recordar que Ponce fue detenido en 2012, luego de permanecer 22 años prófugo. Cayó por error en Junín de los Andes, con la identidad de Raúl Peralta y luego de resistirse a los tiros. Fue condenado a la pena máxima en el juicio oral efectuado en 2018, convirtiéndose en el tercer policía con sentencia firme en el caso.

Ocho años antes, en 2010, habían sido sentenciados a prisión perpetua otros dos de los efectivos policiales de la Brigada: Víctor Dos Santos y Alfredo González. En tanto, en la instrucción de la causa, había sido apartado por supuesta inhabilidad el asesino José Daniel Ramos, quien también integró el grupo operativo.

Ahora, lo que hizo el máximo tribunal bonaerense, en la resolución firmada por los jueces Eduardo Pettigiani, Luis Genoud, Daniel Soria e Hilda Kogan, fue rechazar un recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley, interpuesto por la defensa del asesino Ponce, confirmando así la sentencia.

Mucho por hacer

Familiares de Andrés Núñez, junto a HIJOS La Plata y el Colectivo Contra el Gatillo Fácil de La Plata emitieron un comunicado en torno a esta sentencia, en la que remarcan que a pesar del fallo favorable, todavía queda “mucho por hacer” en la causa judicial.

“Para empezar, la búsqueda del policía Pablo Martín Gerez, prófugo hace más de 25 años en la causa. Pablo Martín Gerez, DNI 14.907.946, fue oficial inspector de la Brigada de La Plata, y como tal comandó el grupo operativo que en septiembre de 1990 secuestró, torturó y desapareció a Andrés de su casa de Villa Elvira. Oriundo de General Belgrano, Gerez aportó la conexión para, junto al comisario Mario “Chorizo” Rodríguez, proveer el campo de aquella localidad donde descuartizaron, quemaron y enterraron a Andrés, y que era custodiado por un primo suyo”, explicaron.

En ese sentido, recordaron que “la familia de Andrés ha aportado información sobre los contactos de este criminal, especialmente sobre su madre, Nelly Duhalde, que vive en General Belgrano. Se ha pedido reiteradamente que el Estado se haga cargo de su responsabilidad para detener a este peligroso criminal y ponga a disposición herramientas para una investigación seria para encontrarlo”.

“Hemos pedido al ministerio de Justicia de Nación que incluya a Gerez en su ‘Programa de Búsqueda de Personas Ordenadas por la Justicia’, pero no obtuvimos respuesta. Hemos tenido reuniones con funcionarios de la Secretaría de DDHH de Provincia, a cargo de Santiago Cantón, que se comprometieron a aportar en el tema y no obtuvimos ningún avance. Hemos presentado escritos en la causa aportando testigos que aseguran que el asesino prófugo se comunica con su madre, Nelly Duhalde, y no obtuvimos respuesta. Y hemos exigido a la jueza Marcela Garmendia, a cargo de la investigación, que solicite colaboración de la Superintendencia de Inteligencia Criminal del Depto de Inteligencia Criminal del ministerio de Seguridad de Provincia, así como del Cuerpo de Instructores de la Policía Judicial de la Procuración, que son los órganos especializados en este tipo de búsquedas, y no obtuvimos ninguna respuesta. Si bien en 2019 se designó un elemento concreto de búsqueda, a más de 29 años del hecho no hemos tenido ningún resultado concreto”, puntualizaron.

Además, señalan que este no es el único punto en el que la Justicia todavía está en deuda. “También está pendiente el debate oral sobre otros 4 policías responsables del encubrimiento del caso: Pedro Costilla, Ernesto Zavala, César Carrizo y Gustavo Veiga. Ese tramo de la causa está elevado a juicio y sólo por cuestiones burocráticas de la justicia penal platense se dilata el debate oral. Desde hace  años la familia de Andrés pide que se ponga fecha cierta para juzgarlos”.

En esa línea, cuestionan la enorme contradicción de la Justicia bonaerense: por un lado en 2013 la Suprema Corte provincial falló a favor de la imprescriptibilidad de la causa tanto para Geréz como para Costilla, Zavala, Carrizo y Veiga, por tratarse de “una grave violación a los Derechos Humanos”, pero por otro no hay una decisión concreta para “agotar los medios para buscar y juzgar a la totalidad de los responsables” del crimen.

Comentarios

- Advertisement -