Psicólogos “a la deriva” por la falta de pago del IOMA

Se trata de unos 4000 profesionales que aún no percibieron los haberes correspondientes a prestaciones pasadas. Los más críticos, no ven un peso hace cinco meses

El contexto de cuarentena no solo afectó la normal actividad de muchos profesionales de la salud que se desempeñan en la Provincia de Buenos Aires, sino que además agudizó una problemática que los viene aquejando hace tiempo: la demora en los pagos por prestaciones realizadas hace meses.  

A la situación que sufren Acompañantes Terapéuticas y Cuidadoras Domiciliarias que trabajan para el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA), se suma también la de unos 4000 psicólogos que –en algunos casos- no reciben plata en sus cuentas desde noviembre del año pasado.

“Estamos desesperados, necesitamos con urgencia el pago de IOMA. Es nuestro dinero y nos corresponde. No estamos pidiendo nada extra, solo que nos depositen por lo ya trabajado”, señaló a este medio una profesional, que prefirió conservar el anonimato a raíz de las intimidaciones que ella y algunos colegas recibieron en los últimos días por querer visibilizar la problemática.

LEE TAMBIÉN: RECLAMAN QUE IOMA LE PAGUE A LAS ENTIDADES DE DISCAPACIDAD

Asimismo, la indignación de los trabajadores damnificados se incrementó en las últimas horas, luego de que el Consejo Superior del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, en medio del conflicto salarial, difundiera en sus redes sociales una nota en la que destaca que la obra social estatal “garantiza la asistencia psicológica a distancia en el aislamiento”.

La mujer dio su versión y se encargó de desmentirlo: “Quienes supuestamente deberían representarnos no lo hacen. Falsamente se está difundiendo la idea de que continuamos trabajando de forma virtual por videollamada. Esto es así solo parcialmente. Muchos afiliados y particulares, al tener que estar con sus familias en cuarentena, no cuentan con un espacio privado para realizar las consultas; otros no tienen wifi; y muchos otros son adultos mayores que no disponen ni manejan la tecnología. Se han interrumpido la mayoría de los tratamientos”.

Mientras pasan los días de aislamiento y esperan una respuesta urgente del IOMA, muchos psicólogos deben afrontar gastos fijos como alquiler de consultorio, servicios, impuestos, matrícula…La lista sigue y el escenario, tal como está planteado, se vuelve insostenible: “Muchos colegas no tienen otro ingreso y no pueden sostener a sus familias. Los que son monotributistas categoría C ni siquiera pudieron gestionar el bono de emergencia de ANSES. Estamos a la deriva, preservando la salud mental de los pocos pacientes que continúan su tratamiento. La incertidumbre, más allá de la pandemia, es por nuestra propia subsistencia”.

Comentarios

- Advertisement -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre