“No queremos ser el recurso más olvidado del sistema de salud”

Entidades médicas emitieron un comunicado en el que describen la precaria situación en la que les toca enfrentar la pandemia y los problemas estructurales que venía acumulando el sistema de salud. “Salarios de hambre, pluri-empleo, falta de equipamiento e insumos”, son algunos aspectos que denuncian. Afirman que no cuentan con “elementos de protección” adecuados

Es uno de los sectores al que la sociedad identifica como indispensable en este contexto. No en vano todos los días a las 21hs miles de vecinos y vecinas de todo el país salen a la vereda, a la ventana, al balcón o al patio para darles un caluroso aplauso, conscientes del esfuerzo que están haciendo. El sector agradece el apoyo, pero afirma que no alcanza. Cuando pase la pandemia, los trabajadores y las trabajadoras de la salud no quieren volver a ser “el recurso más olvidado” del sistema sanitario.

A través de un comunicado firmado por distintas entidades médicas, emitido el sábado por la tarde, describieron la precaria situación en la que les toca enfrentar el abordaje sanitario del COVID-19, y las falencias estructurales que venía acumulando el sistema de salud desde hace décadas.

“Nos encontramos ante un evento extraordinario que nos convierte en ‘héroes’. Sin embargo, no queremos que una vez terminado este flagelo volvamos a ser el recurso más olvidado del sistema de salud”, señala el texto emitido por la Agremiación Médica Platense, el Colegio De Médicos De La Provincia De Buenos Aires Dist. I, el CEMIBO, AMRA Sec. La Plata, y el Frente Médico Regional.

Si bien aclaran que “nuestro país cuenta con el recurso humano suficiente para hacerle frente en términos cuantitativos y cualitativos”, manifiestan su “profunda preocupación por las deficitarias condiciones en las que debemos desarrollar, junto con los demás integrantes del equipo de salud, el más riesgoso de todos los trabajos en el actual contexto que, como es de público conocimiento, ya provocó la debacle de los sistemas sanitarios más desarrollados del mundo”.

“Poco se dice de las paupérrimas condiciones en las que los médicos desarrollamos nuestra profesión a diario. Nosotros, junto con los demás miembros del equipo de salud, denunciamos desde hace años que estamos trabajando a cambio de salarios de hambre, precarizados, poli-empleados, yendo del hospital a la clínica y de la clínica al consultorio para llegar a fin de mes”, explicaron.

En ese sentido, agregaron: “Todo esto dentro de un sistema de salud hiper-demandado, desfinanciado y atravesado por una crisis estructural crónica, que nos coloca en una situación de altísima vulnerabilidad, signada por la escasez de infraestructura, insumos y equipamiento que contribuye, a su vez, a generar el caldo de cultivo de ámbitos laborales cada vez más violentos”.

Foto de archivo: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

“Pese a que las autoridades de turno han hecho oídos sordos a estas denuncias, nuestra vocación nos impulsó a continuar trabajando en defensa de la salud pública y del trabajo médico”, expresaron.

A su vez, indicaron que en este momento “la mayor parte de los profesionales de la salud no contamos siquiera con los elementos de protección indispensables para ejercer la Medicina. Si bien se anuncian compras millonarias, en los últimos días observamos con absoluta perplejidad como se distribuyen materiales de supuesta protección para el equipo de salud que no cumplen con las normas sanitarias adecuadas”.

Además, cuestionaron la contratación de médicos extranjeros, denunciando la situación como “una clara actitud de subestimación hacia los profesionales propios (…) constituye poco menos que una provocación a quienes hoy estamos en las trincheras hospitalarias, atravesando una situación de riesgo extremo y de incierto desenlace”.

“Tenemos derecho a ejercer nuestra vocación sin miedo”

“Tenemos derecho a ejercer nuestra vocación sin miedo, a que se nos garanticen condiciones de trabajo dignas y a no morir en el ejercicio de la profesión. Exigimos que no sólo se nos pida cumplir con nuestras obligaciones sino que también se nos escuche y se respeten nuestros derechos como trabajadores de la salud pero también, y sobre todo, como seres humanos”, afirmaron.

De esta forma, solicitaron a las autoridades del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires que garanticen al subsector público, la disponibilidad de materiales de bioseguridad EPP; a las autoridades del IOMA, que se garantice en el subsector privado “el equilibrio económico-financiero de los médicos que no podrán llevar a cabo su trabajo de forma habitual, tomando las medidas necesarias para garantizar el adecuado ingreso, en consonancia con la decisión del Gobierno a efectos de que no se vea modificada sustancialmente la estabilidad económica de estos profesionales”.

“Por otra parte, dada la enorme exposición que deben afrontar los médicos de las especialidades que más se requieren para afrontar la contingencia, resulta indispensable que se les abone un monto extra en reconocimiento de la insalubridad extrema a la se exponen”, señalaron.

Comentarios

- Advertisement -