“Las metas de Gimnasia son infinitas, siempre vamos por más”

Daiana Chiclana, delantera del fútbol femenino del Lobo, dialogó con Pulso Noticias acerca del parate por el coronavirus, el sueño de volver a la selección, los objetivos del equipo, pero también de sus inicios y lo complejo que es para una niña jugar a la pelota. “Desde chica estuve con una pelota entre los pies y aseguro que también voy a morir con una entre los pies”, asegura

Por Lucas Mazzuca

Mientras el mundo entero se encuentra paralizado y conmovido por la pandemia de Coronavirus, el fútbol femenino de Gimnasia sigue en movimiento. Claro que con conciencia por parte de las chicas que entrenan cada una en su casa. Algo que igual no es nada sencillo, no todas disponen de un lugar donde poder realizar los movimientos que requiera una jugadora de fútbol, pero sabiendo que más temprano que tarde volverá la competencia y para eso tienen que estar lo más preparadas posibles. Incluso, por tratarse de un juego colectivo, será difícil para todas volver a recuperar el ritmo.

En este contexto, Daiana Chiclana, delantera de Gimnasia, dialogó con Pulso Noticias sobre este presente que genera incertidumbre, sus sueños como jugadora, las ganas de volver a la selección, los objetivos que se plantea el equipo y también de sus inicios donde como toda mujer tuvo algunas dificultades. Aunque es joven, cuando era niña aún no había tanto lugar para el fútbol femenino, es algo que está empezando a gestarse cada vez más de un tiempo a esta parte. En este sentido, Daiana contó que arrancó jugando a los ocho años con varones  pero sólo entrenando en un club de barrio, CRI Catella. Después a los doce en ese mismo club con las juveniles junto con Milagros Díaz (también futbolista del Lobo).

Entre los 13 y los 14  pasó por Argentino Juvenil y Mosconi para luego pasar por Estudiantes, Villa San Carlos y San Lorenzo antes de llegar a Gimnasia, una vez que el equipo había logrado el campeonato y el ascenso. Fue la autora del primer gol en la historia del clásico platense disputado en el Bosque, encuentro que terminó 3 a 3 entre Triperas y Pinchas. Y también fue parte fundamental del equipo que antes del parate logró la clasificación a la zona campeonato, consiguiendo así además un lugar en Primera al menos por un año más.

El fútbol no es la única actividad de Daiana. También se hace su tiempo para estudiar kinesiología y fisiatría, trabaja como preparadora física con las divisiones menores de Brandsen además de también ir al gimnasio y ser fondista.

-¿Cómo atravesás este momento? ¿Qué charlas con tus compañeras del equipo?

-Y la verdad que la situación está difícil, esto de estar en cuarentena no nos permite ni salir a correr. Disponer de un espacio amplio es complicado, tanto para mi como para mis compañeras. Porque algunas viven en departamentos o casas con poco patio entonces lo que vamos haciendo es trabajos individuales adecuados a las herramientas que cada una tiene para llevar a cabo una rutina semanal

Y la verdad que cuando volvamos nos va a costar recuperar el ritmo. Estaría genial  que nos den por lo menos dos semanas de pretemporada para poder estabilizarnos,ya que desde que arrancó todo esto varias no tocamos una pelota.

-En qué se apoyan para no bajonearse, teniendo en cuenta lo importante que es fútbol en sus vidas…

– Junto con las chicas nos mantenemos en contacto por vídeollamadas. También charlamos con el psicólogo del equipo de cómo estamos con todo esto. Hacemos juegos día por medio para no perder contacto con él y  entre nosotras. Más que nada para despejarnos un poco

Hablando de mí, sinceramente estar encerrada no es lo mío. Estoy acostumbrada a hacer actividad todos los días. Por más que esté en movimiento, me hace falta correr.

-¿Cómo te recibió Gimnasia y qué cosas encontraste en el club?

-Tengo varias cosas. Principalmente fue volver a encontrarme con ex compañeras de Villa San Carlos. Y cuerpo técnico también. Segundo que conocí gente muy linda. Y por último siempre me hicieron sentir cómoda tanto el público y equipo. Sabía que encontrarme con equipo unido, con mucha garra y ganas de dar todo en cada partido.

¿Qué representa el fútbol en tu vida?

-El fútbol representa muchas cosas tanto para mí y mi familia. No te voy a mentir, pero les costó a mis viejos entender que  esto era lo mío y a lo que me quería dedicar.  Y que el día de mañana pueda llegar más lejos. Pero el día que me llamaron de la selección mis padres se emocionaron más que yo, mi abuela también, todos se alegraron.

Y desde chica estuve con una pelota entre los pies y te aseguro que voy a morir con una entre los pies también.

-¿Qué puede aportar el fútbol femenino como diferente al masculino y aún no se ve reflejado? Tanto en el juego como en el espectáculo.

-Todavía lastimosamente no es igual que el  masculino. Faltan miles de cosas. Principalmente el contrato a todo el plantel. Solo la mitad tiene contrato y algunas con viáticos. Y lo que sería muy lindo es jugar en el Bosque cada vez que seamos locales

Y después en el juego no manejamos la intensidad que maneja el masculino que eso es fundamental para cada equipo.

-Primero la profesionalización, luego les tocó jugar un clásico en el Bosque, más tarde acceder a zona campeonato ¿Qué otras metas, sueños tienen? 

-Las metas son infinitas. Siempre vamos por más y más. Pero vamos pasóp a paso.  Ya logramos todo eso y ahora claramente queremos luchar y salir campeonas, pero de a poco, tenemos el foco en ganar el próximo partido.

-Y en lo personal… justamente te tocó hacer un gol en ese clásico,  de ahora en más ¿qué metas te pones por delante?

-Principalmente seguir haciendo goles que por ahí tuve algunos partidos con el arco cerrado. Y luego seguir trabajando para volver a la selección. Hasta la selección no paro.

Comentarios

- Advertisement -