Sin remedio: los medicamentos subieron un 130% en dos años

Foto ilustrativa / Hernán Fouillet

Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda revela que el aumento en los precios fue 22 puntos porcentuales mayor que la inflación. Las drogas para las tiroides, broncodilatadores y ansiolíticos encabezan el ranking

El informe semanal del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) revela que el precio de los medicamentos en el país se incrementó en promedio un 130% en los últimos dos años y medio, registrándose al mismo tiempo una “disminución del poder de compra de los ingresos de la población en estos bienes”.

El relevamiento fue realizado sobre más de 120 drogas de consumo masivo, en función del precio de venta de remedios a consumidor final (neto de descuentos y promociones). Según destacaron, el incremento registrado corresponde a un alza de 22 puntos porcentuales mayor que la inflación (teniendo en cuenta el índice oficial de Ciudad de Buenos Aires).

En el detalle del informe, se destacan las subas más pronunciadas en remedios para las tiroides (+284), broncodilatadores (+225%), ansiolíticos (+218), antiinflamatorios respiratorios (176%) y analgésicos (+168%), anticonceptivos (+141%) y ansiolíticos anticonvulsivos (+139%), entre otros.

En este marco, el relevamiento destaca que “a pesar de que las empresas de prepagas enfrentaron una menor demanda, buscaron compensar vía precios la merma de ingresos: en el acumulado desde febrero de 2016 el aumento en la cuota fue del 110%, lo que corresponde a 13 puntos porcentuales por sobre la inflación”.

“Una consecuencia directa de la notoria suba que han mantenido los precios de los fármacos durante los últimos dos años es la brusca disminución del poder de compra de los ingresos de la población en estos bienes. En este sentido, el incremento de precios por sobre el avance en el nivel de ingresos determinó que el poder de compra de una canasta representativa de medicamentos decreciera un 25,9% con relación al salario mínimo, un 17,9% en comparación con la asignación por hijo y un 15,4% con respecto a la jubilación media”, asegura el trabajo.

“La suba de precios en bienes y servicios relacionados con la salud se ha intensificado en los últimos meses. El incremento de los gastos en salud presiona el presupuesto familiar, al ocupar una porción cada vez mayor del total de ingresos”, remarca el documento de la Undav.

En ese sentido, destaca que “más del 15% de los productos de nuestro relevamiento sufrieron un descenso en la cobertura por parte del PAMI en el año 2017. En cierto grupo de riesgo de adultos mayores, como son aquellos con patologías depresivas, la afectación es de casi un 50% de incremento por quita de cobertura”.

Como conclusión, el informe universitario subraya: “Esta suba en los costos de la salud significa un retroceso en aspectos básicos del bienestar de la población. Los precios más altos son la consecuencia de una política de desregulación del mercado de la salud, que recompone las ganancias de sectores oligopólicos en detrimento del poder adquisitivo y el bienestar de los ciudadanos”.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre