Trabajar sí o sí y con más riesgos

Repartidores agrupados en “Trabajadores de delivery autoorganizados” emitieron un comunicado luego de que a uno de ellos le dispararan en la pierna para robarle la bicicleta. Cuando la cuarentena no hace más que agudizar las precarias condiciones laborales

Este sábado por la noche, alrededor de las 23 horas, un repartidor de las reconocidas App que recorren la ciudad recibió un disparo en la pierna por parte de delincuentes que le robaron la bicicleta con la que estaba trabajando. El hecho tuvo lugar en las inmediaciones de las calles 17 y 55, y volvió a poner en debate las precarias condiciones de trabajo a las que se exponen cada día.

Sin caer en detalles del acto delictivo en sí mismo (solo vale la pena aclarar que el joven se encuentra fuera de peligro), a continuación, reproducimos el comunicado difundido por la agrupación en el marco del acontecimiento.

LE DISPARARON A UN COMPAÑERO EN 17 Y 55 MIENTRAS TRABAJABA, DIFUNDAN POR FAVOR

Los trabajadores de delivery entendemos nuestro rol para garantizar la cuarentena, pero depende de las empresas y del gobierno que esto realmente funcione:

En la noche de hoy sábado, en 17 y 55, le dispararon en la pierna a un compañero para robarle. La policía que ayer rápidamente acudió a amenazar con secuestrar vehículos a los que estaban esperando sus pedidos se hizo presente en el lugar del hecho para dispersar a los que se acercaron a solidarizarse y socorrer al compañero. Para cuidarnos no hay nadie.

Trabajamos desde el comienzo de la crisis provocada por el coronavirus sin que se nos dé ni la promesa de los materiales de higiene necesarios, mientras, la bronca se amontona viendo a las empresas publicitar las “medidas” que toman que en la realidad son totalmente inexistentes. Depende de nosotros hacernos de los materiales de higiene. Ni las empresas, PedidosYa, Glovo, Rappi y Uner Eats, nos dan nada, ni el gobierno toma medidas para forzarlos a hacerlo.

A esta situación se suma la precarización, casi todos los que salen cada día y noche a repartir lo hacen como monotributistas, cobrando por pedido, no cobrando si no trabajan. Cada trabajador que se enferme tendrá que decidir si cuida a sus compañeros y a los clientes o si prioriza su sustento y el de su familia. De más está decir que ésta es la situación del compañero que hoy sufre el trauma del robo y mañana va a sentir la desesperación de que la empresa que todos los días se enriquece con su trabajo lo abandone mientras se recupera en el hospital.

Entendemos nuestro rol en este momento, pero si somos trabajadores indispensables como dicen los decretos, que nos den los elementos indispensables para trabajar en estas condiciones, que nos garanticen el sustento cuando la situación nos imposibilite salir, que se prioricen para trabajar los locales que ofrecen elementos de necesidad o denominados escenciales y no se nos arriesgue para repartir cosas triviales y que nos cuiden mientras hacemos nuestro trabajo.

Basta de precarización, basta de descuidarnos, basta de tratar a los trabajadores como seres humanos de segunda.

Trabajadores de delivery autoorganizados

Comentarios

- Advertisement -