Se terminó el Mundial para Argentina ¿y ahora?

El seleccionado nacional tendrá algunos meses sin actividad para definir los pasos a seguir. Es el fin de una era. Cambios profundos se avecinan

Luego de la dolorosa pero no menos lógica eliminación a manos de Francia en la Copa del Mundo de Rusia, el seleccionado argentino estará sin competencia por algunos meses.

Sucede que desde AFA tienen la intención de no programar partidos amistosos para la fecha FIFA que será entre el 3 y el 11 de septiembre, y es por eso que Argentina recién volverá a tener acción al mes siguiente con una gira por el Golfo de Arabia. Allí tendrá lugar la quinta edición del Superclásico de las Américas, que se disputará entre el 9 y el 11 de octubre seguramente en el estadio Rey Fahd de Riad, en la capital de Arabia Saudita. Allí se jugaron las primeras ediciones de la Copa Confederaciones. Después de ese encuentro la Asociación del Fútbol Argentino tiene pensado realizar también otro amistoso ante un rival de la región, que podría ser Qatar, en el país donde se disputará el próximo Mundial en 2022.

Más adelante, antes de fin de año, quedará otra ventana FIFA en noviembre, del 12 al 20, y para entonces ya se están buscando rivales y sedes. Las posibilidades concretas son: Japón, China y Corea o Australia y Nueva Zelanda.

En lo que respecta a la próxima competencia oficial, la misma será la Copa América de 2019 en Brasil. El torneo iniciará el 14 de junio y culminará el 7 de julio, con los diez seleccionados sudamericanos y dos países invitados: Japón y Qatar.

Luego, una vez que finalice el certamen continental, será la hora de comenzar a pensar en las Eliminatorias de cara al Mundial de Qatar, con una doble fecha programada para octubre de ese mismo año y otra doble fecha en noviembre.

Cambios profundos a la vuelta de la esquina

Argentina tuvo una floja participación durante el Mundial que se disputó en Rusia. Y eso no tiene que ver directamente con el resultado final ni con haber empatado ante Islandia en la primera fecha. La Selección, siendo por historia y por presente (venía de jugar tres finales y tiene entre sus filas nada menos que a Lionel Messi) una de las grandes candidatas al título, nunca tuvo una idea clara de juego ni de manejo dirigencial. Llegó a la cita mundialista gracias a que Lionel Messi -quien en el proceso renunció a la Selección- se iluminó una noche y convirtió tres goles para vencer a Ecuador en la última fecha de las Eliminatorias.

En 2002, Argentina no pasó ni a octavos de final, pero disputó el Mundial con una idea clara de juego y con un proceso de años, algo que debería ser normal para un seleccionado que aspira a cosas grandes. Ahora, a pesar de ser eliminado por Francia en un partido de los más complicados, quedó la sensación de que no se hizo nada bien y la única alegría llegó gracias al pie derecho de Marcos Rojo, un jugador que días antes había perdido su puesto por bajo rendimiento ante Islandia. Y esa situación con Rojo se repitió con varios futbolistas. Todo parecía improvisación y manotazos de ahogado cuando un Mundial da cuatro años para prepararse.

De Brasil a Rusia: cuatro técnicos y varias decenas de futbolistas del medio local e internacional. La duda eterna de renovar o mantener a los históricos no hizo más que generar una gran discusión. La carencia de un proyecto a mediano plazo como el que bien pudo implementar Alejandro Sabella en el escaso tiempo en que se hizo cargo de la Selección también llevó a tener un equipo que nunca supo a qué jugaba ni quiénes eran los titulares, los suplentes y los que iban con menos posibilidades. Todo fue una gran confusión.

Ahora, con las casi seguras salidas de Mascherano, Biglia, Higuaín, Marcos Rojo, Di María, Mercado, Enzo Pérez, entre otros históricos (y habrá que ver qué pasa con Lionel Messi) llegó el momento de una renovación, de pensar qué se quiere y de apuntar todos los cañones al Mundial de 2022, donde Argentina no puedo permitirse volver a fallar absolutamente en todo como lo hizo en Rusia 2018. También será el momento de cambiar de entrenador y darle lugar a alguien que tenga las ideas claras y sea consecuente con ellas.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre