“El sabor amargo no se supera”

Lorena Julio, una caminante argentina por la paz, debió regresar repentinamente a nuestro país luego de que la pandemia obligara a la suspensión de la marcha global Jai Jagat 2020, de la que era partícipe. En las últimas horas, compartió su dolor en las redes sociales

La pandemia por Coronavirus, además de alterar la vida de miles de millones de personas en todo el mundo, acabó bruscamente con muchas actividades, campañas e iniciativas de carácter global que organizaciones sin fines de lucro llevaban adelante.

Tal es el caso de Jai Jagat 2020, una marcha mundial por la paz basada en el acercamiento a comunidades marginadas de 11 países y que tenía a una argentina entre sus caminantes. Semanas atrás, Lorena Julio le contaba desde India a Pulso Noticias que el desafío era llegar a fines de septiembre a Ginebra, Suiza, para plantear ante la ONU las problemáticas encontradas así como sus posibles soluciones. Sin embargo, no será posible.

 “Se canceló la marcha. Me da mucha tristeza, es muy duro. Hace unos días nos dijeron que no podíamos tener actividades públicas y que nos teníamos que quedar diez días en una casa. Pero ayer ya fue más complicado, porque avisaron que iban a cerrar las fronteras y no íbamos a poder salir”, contó Julio desde Armenia, uno de los países incluidos en el recorrido, a través de un video publicado en su canal de YouTube.

Ante el anuncio de las autoridades del país euroasiático, Lorena debió acelerar su regreso a la Argentina. Si bien tenía la posibilidad de quedarse tres meses más por un acuerdo de ambas naciones, lo cierto es que su cobertura sanitaria no estaba garantizada: “No se sabe cuánto va a durar esto. Si algo grave pasa en términos de salud, por supuesto que el gobierno dará prioridad a los ciudadanos armenios. Por más de que yo tenga un seguro de salud”, señaló.

Visiblemente dolida, la joven admitió que por un tema logístico y financiero es muy difícil que Jai Jagat 2020 pueda retomarse en el corto plazo: “Significa mucho movimiento de dinero. Esta marcha se organizó hace 5 años y no es algo que pueda hacerse de un día para otro”.

No obstante, a pesar del mal trago, Lorena valoró el camino recorrido: “Fue algo muy intenso, de mucho aprendizaje. Sé que con el tiempo voy a poder verlo con más claridad y entender que esto que hicimos, aunque hayan sido un par de meses, sí tuvo impacto y dejó un mensaje. Lo intentamos hasta el final, pero el sabor amargo no se supera”.

Por último, expresó su deseo de que la sociedad argentina tome conciencia de la situación y respete las indicaciones médicas: “Ojalá que esto nos una y nos haga entender que tenemos que ser solidarios. Si no nos metemos en cuarentena, no creo que el sistema de salud argentino resista esto. No lo resistieron países mucho más organizados, menos nosotros”.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre