fbpx
12.8 C
La Plata
viernes 19-08-2022

El drama de dos platenses varadas en Londres por el coronavirus

MÁS NOTICIAS

Laura vive en La Loma y había viajado a Europa junto a su hija. Ayer la compañía Norwegian les canceló su vuelo de regreso y ambas, junto a otros 200 pasajeros, comenzaron un verdadero calvario que todavía no termina. Rehenes de los intereses empresariales y la falta de respuestas del Estado

Por Lautaro Castro

Lo que debió ser el final de un viaje inolvidable junto a su hija acabó en una verdadera pesadilla para Laura Eduardo, una platense que aún no pudo regresar a su hogar en medio del fenómeno Coronavirus que afecta al mundo.

La mujer se presentó ayer en Gatwick, el aeropuerto internacional de Londres, desde donde saldría un avión de la empresa Norwegian con destino a Buenos Aires y arribo previsto para este lunes a las 8.15 hora de nuestro país.

Ella estaba tranquila, porque sabía que su vuelo no estaría alcanzado por el decreto presidencial  que –a partir de mañana- prohíbe a todas las compañías el traslado aéreo desde y hacia las zonas afectadas, a excepción de Aerolíneas Argentinas. Sin embargo, a poco de despegar, se encontró con lo inesperado: el viaje era cancelado por “una orden del gobierno argentino”.

Desde la diplomacia argentina salieron rápidamente a aclarar que esa versión no era cierta y que el trayecto debió haberse realizado sin problemas. Las sospechas oficiales apuntan a que la empresa, a sabiendas de que el avión volvería vacío desde nuestro país, decidió suspender la operación para evitar pérdidas económicas. En el medio del tire y afloje, la incertidumbre de los más de 200 compatriotas varados.

“Vinieron funcionarios argentinos y les pedimos que nos dieran una solución. Finalmente, nos dijeron que cambiáramos el pasaje por uno con destino a Río de Janeiro y desde ahí volver a Buenos Aires”, relató Laura a Pulso Noticias esta mañana, minutos antes de dejar la capital inglesa. Sin embargo, no todos pudieron viajar hoy: aún quedan pendientes 150 personas que recién podrán hacerlo el próximo miércoles.

Más allá de las horas de espera y angustia, también está el tema económico. Muchos de los damnificados no cuentan con dinero suficiente para solventar gastos en comida y alojamiento, necesarios para apaciguar la espera. “Con mi hija estamos sin comer hace algunas horas. En el aeropuerto, había una chica que lloraba porque no tenía ni un peso para bancar estos tres días que le quedan para volar a Río”, cuenta Eduardo, vecina de La Loma.

En ese sentido, las exigencias se centran en Cancillería. Los pasajeros que están camino a Brasil piden que negocie con la empresa Norwegian el regreso sin cargo a Ezeiza, mientras que los que aún permanecen en Londres reclaman que el Estado les pague dos noches de hotel (hoy y mañana). “Ayer, cuando les pedimos que nos dieran un lugar para dormir, nos decían que no, que no tenían dinero. Discutimos muchas horas hasta que, finalmente, a algunos nos llevaron a un hotel por una noche y a otros a un colegio de monjas”.

Para ganar tiempo, Laura se comunicó vía mail con la Embajada Argentina en Brasil, aunque la respuesta no fue la esperada. “Lamentablemente no podemos ayudarte con el tema de la compra del pasaje”, le informaron, al tiempo que ofrecieron otras opciones, como viajar a Foz do Iguaçú y desde ahí tomar un colectivo. El dinero, eso sí, tiene que salir de su bolsillo.  Mientras tanto, las avivadas de las empresas no se hacen esperar. Un pasaje de avión para viajar mañana desde Rio de Janeiro a Buenos Aires que ayer cotizaba 340 dólares hoy ronda los 600.

Después de disfrutar durante 11 días junto a Mora, su hija, que había cumplido el sueño de conocer Europa como regalo por sus 15 años, la felicidad de Laura se esfumó de repente. Ahora es todo bronca e impotencia: “Me parece terrible que tengamos que soportar este maltrato. Ahora Norwegian no quiere darnos comida en el vuelo porque se trata de tickets cambiados. Nos llevan hasta Río, pero nos dejan ahí. Vamos a tener que dormir en el piso del aeropuerto y pagar una fortuna para volver a casa”. La indefensión en su máxima expresión.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img