“Esa masividad se logró por la lucha del movimiento feminista”

Pulso Noticias dialogó con María Julia Constant, integrante de la Colectiva Feminista Las  Azucenas y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Las claves para pensar el crecimiento exponencial del reclamo, las dificultades actuales para aplicar la legislación vigente y la postura ante el proyecto que presentará el presidente Alberto Fernández

La regional La Plata de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito estará realizando este domingo una serie de actividades en Plaza Moreno, al igual que las que se realizarán en otros lugares del país en conmemoración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

No es un año cualquiera. A principios de mes el presidente Alberto Fernández anunció que por primera vez en la historia del país el Poder Ejecutivo enviará un proyecto para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo. Dos años antes, también por primera vez, la gestión de Mauricio Macri había habilitado el debate en el Congreso, del que surgió un proyecto apoyado por legisladores de distintos partidos que obtuvo la histórica media sanción en Diputados.

De este contexto y de cómo se llegó hasta acá habló con Pulso Noticias María Julia Constant, una de las referencias del feminismo en la ciudad, integrante de la Colectiva Feminista Las Azucenas y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, Legal, Seguro y Gratuito.

María Laura Constant

“Hace cuatro años esto era impensado”

“Hace cuatro años esto era impensado: que un presidente en la inauguración de sesiones del Congreso hable de la necesidad de legalizar el aborto”, señala Constant, aunque luego aclara: “Desconocemos el proyecto del Poder Ejecutivo. Pero creemos que esto se debe a nuestra lucha. Si lo hace el kirchnerismo o si lo podía llegar a hacer el Pro, es secundario ante haber obtenido un derecho importantísimo”.

En ese punto, por si hiciera falta aclarar las razones imperiosas para conquistar ese derecho, remarca: “En diciembre en La Plata murió una mujer por no poder acceder a información, se hizo un aborto casero, llegó al Policlínico y no la pudieron salvar. Eso es lo que nos mueve”.

“En el Municipio de La Plata hay una sola consejería pre y post aborto, que es la que está en la salita de Altos de San Lorenzo. Pero hay más de 36 salitas en la ciudad, y es importante esta información en los barrios, porque a veces las mujeres no pueden llegar al Policlínico por distintas situaciones”, explica y señala: “Nosotras pedimos una audiencia con Garro en diciembre, y todavía no nos recibió”.

Las claves para que hoy el tema esté en la agenda política

-¿Cómo se construyó la posibilidad de que hoy el tema esté en agenda cuando hace pocos años esto era impensado?

“Por un lado, yo creo que tiene que ver con el tipo de construcción que se dio la Campaña. Y por otro, se logró esa masividad no solamente por la lucha por el derecho al aborto, si no por lo que fue y es la lucha del movimiento feminista.

En 2015, en esa primera marcha del 3 de junio del Ni Una Menos, donde tímidamente la Campaña va con una bandera que decía ‘La muerte por aborto clandestino también es violencia’, tuvimos muchas críticas, no querían que nosotras planteemos el tema del aborto, hasta que año a año fue aceptado.

Se fueron dando muchas cosas: un tipo de construcción que tiene la campaña que no se da en otros movimientos en Argentina, que es una articulación donde hay organizaciones de un espectro que va desde el radicalismo hasta el trostskismo, e incluye compañeras históricas independientes que luchaban por el derecho al aborto antes de que exista la campaña. Nos unifica el objetivo que es la lucha por el aborto legal, aunque tengamos miradas en otras cosas distintas. No hay otro movimiento así.

Foto: María Paula Ávila

Además, a medida que pasaron los años se fueron armando redes. La Red de Profesionales de la Salud, la Red de Docentes por el Aborto Legal, el socorrismo, otras colectivas feministas que hacen acompañamiento, el grupo de abogadas.

Hoy las llamamos redes, pero es que siempre militábamos en redes. Si teníamos una mujer que estaba decidida a interrumpir su embarazo dentro de las causales que permite ahora la ley, en general los trabajadores de la salud se ponían a generar esas redes para que se cumpla con lo que es ley, y si no denunciar al programa de salud sexual y reproductiva. Pero se generaban redes, y es ahí que después surge la red de profesionales de la salud. Lo mismo que en la docencia con la lucha por la implementación de la ESI.”

-¿Cuándo empezaste a militar por el derecho al aborto, pensaste que iba a llegar algún momento en el que se estuviera tan cerca?

“No. Nosotras como Azucenas estamos desde el inicio de la Campaña. Pero en La Plata empezamos a formar parte de esta coordinación en el año 2009, en ese momento éramos muy pocas organizaciones, sólo cuatro. Participamos en las fechas de agenda feminista, o poníamos nuestra mesita, éramos siete u ocho, íbamos a la puerta del Policlínico, al Hospital Gonnet, al Gutiérrez o en tribunales de 8 y 50. De todas formas, sí notábamos que había consenso social, que el aborto es una realidad. No teníamos rechazo cuando hacíamos firmar el petitorio, cuando dábamos el proyecto de la Campaña. No teníamos , en general, situaciones en contra o de violencia. Había gente que tal vez no lo quería aceptar, pero nada más que eso.

En los Encuentros de Mujeres, en el gacebo que ponemos como Campaña, empezamos a ver hace cuatro o cinco años, que se nos iban los pañuelos de las manos, y el sábado nos quedábamos sin ninguno más para repartir. Veíamos que la columna de la Campaña en la marcha era impresionante, tenía 10 cuadras. Como opinión personal, yo creo que no nos dábamos cuenta todavía de la magnitud.

Al mismo tiempo se iban generando las Cátedras libres en la Universidad. La primera fue en la UBA. En Medicina acá en La Plata al principio no nos dejaban ni entrar. Hacíamos paneles en la puerta, después nos permitieron el hall, y en el año 2018 terminamos en el aula magna.

Pero en el pañuelazo del 19 de febrero de 2018, ahí si me sorprendí. Ahí me di cuenta que había posibilidades. El Gobierno kirchnerista, que durante sus gestiones presentamos el proyecto en siete oportunidades, nos decía que el tema estaba en la ‘agenda social’ pero no estaba en la ‘agenda política’ . Pero nosotras decíamos que sí, que estaba en la agenda política. Y en el 2018 se vio claramente,  ahora ni hablemos, lo propone el Poder Ejecutivo.

Desde ya, ayudó que los medios de comunicación hablen del tema. Que en un programa de las 3 de la tarde (Jorge) Rial saque el pañuelo, que invite a la campaña, que actrices dijeran ‘yo aborté’, pero no fue eso nomás, fue una construcción con estas características y perseverante.”

“No tiene una generación la lucha por derecho al aborto”

-¿Qué importancia tiene la participación de la juventud en el reclamo por el derecho al aborto?

“Cuando estuvimos en las carpas el 13 y 14 de junio cuando se trató en Diputados, había talleres de distintas cosas. Pero lo que veíamos con las jóvenes del secundario, es que nos planteaban no solamente el tema del aborto, si no que se animaban a hablar de situaciones de acoso, abuso en las escuelas, hasta el tema del uniforme, situaciones de violencia, como que la lucha por el derecho al aborto abarca la lucha por todos nuestros derechos. Porque el tema de la autonomía, de decidir sobre nuestros cuerpos, implica que ‘no es no’, es contra el abuso, contra la violencia y obviamente contra el femicidio.

Creo que las grandes protagonistas fueron las pibas del secundario pero también las históricas, porque ellas vienen desde hace muchos años luchando, compañeras de 90 años que son mis referencias. No tiene una generación la lucha por derecho al aborto.”

Foto: Campaña Nacional por el Derecho al Aborto en La Plata

El inminente proyecto legislativo y lo que viene después

-¿A la hora de pensar en el proyecto que presentará el Poder Ejecutivo, qué habría que tener en cuenta de la iniciativa aprobada en Diputados en 2018 y del proyecto original de la Campaña?

“En el año 2018 se tuvo en cuenta nuestro proyecto. Pensemos que había 11 proyectos. Una vez que el proyecto de la Campaña pasa a Diputados, se participa como Campaña, se tienen reuniones de cabildeo, con asesoras, diputados, se empieza a discutir, y se empieza a buscar acuerdos, a negociar.

Uno de los puntos fundamentales para la Campaña es que no tenga objeción de conciencia, porque en lo cotidiano ya para nosotras es un obstáculo para garantizar los abortos no punibles. Ni hablemos de la objeción de conciencia institucional, que es ilógica, porque la conciencia no puede ser institucional.

Igual, en el proyecto de la media sanción había objeción de conciencia, pero aclarando que igual el Hospital tenía que capacitar al personal porque la práctica la tenían que realizar sí o sí.”

-Supongamos que el proyecto avanza y se aprueba ¿qué sigue después?

“La lucha por el cumplimiento de esa ley. De la misma forma en que lo hacemos con el cumplimiento del aborto no punible, o con la Educación Sexual Integral. Para esto necesitamos presupuesto, necesitamos capacitación, para todo el personal del sistema sanitario, desde quien recibe a la mujer o a la persona con capacidad de gestar, hasta cuando se va.

Todo el personal debe ser capacitado. Porque en algunos hospitales la mujer o persona con capacidad de gestar que ingresa para hacerse un aborto por las causales permitidas por ley, termina estando en forma clandestina. No la ingresan como a cualquier otra persona que asiste por otro tema. Le dan un papelito, borrador, que dice ‘véngase el sábado’, pero no ingresa en el sistema, no hay historia clínica, nada. Por lo menos en los hospitales de La Plata, que tenemos experiencia de haber hecho acompañamiento. Ni hablemos de situaciones de discriminación, violencia, o aquellas que son objetoras de conciencia.”

Comentarios

- Advertisement -