Comienza juicio por delitos de la dictadura en 1 y 60

El 22 de abril comenzará el proceso a 23 genocidas, entre militares del Regimiento 7 y del Destacamento 101, policías bonaerenses y de la Federal, por 194 víctimas que estuvieron secuestradas y fueron torturadas en ese lugar también conocido como “El Chupadero”

Durante la dictadura militar, cívica y esclesiática, el funcionamiento del aparato represivo se extendió en todo el país a través de comisarías, destacamentos y distintos lugares de detención, tortura y exterminio. La ciudad de La Plata y la región fue una de las ciudades más castigadas por la “oscura noche” de aquellos años.

La Dirección de Infantería que queda en 1 entre 59 y 60 fue creada por la Policía bonaerense en 1917 y desde allí tuvo diferentes cambios de nombres y se crearon 20 dependencias. A su lado, el Regimiento de Caballería de 60 entre 1 y 115, también formó parte del centro clandestino que utilizó la Policía Bonaerense, Federal y el Ejército y que funcionó como uno de los primeros lugares de secuestro cuando comenzó la dictadura aquel 24 de marzo del 76.

Tras diferentes causas y testimonios, está probado que durante estos 44 años que se cumplen en 18 días del comienzo de la dictadura, la Dirección y el Regimiento alojaron entre 70 y 100 detenidos y detenidas.

Por eso, tras una larga espera, que motivó el fallecimiento de 21 militares antes de ser condenados, el 22 de abril próximo comenzarán a juzgar a militares y policías por 197 casos de secuestros y aplicación de tormentos; un caso de desaparición y varios de abuso sexual.

“El personal de Infantería participaba activamente en la privación ilegal de la libertad y los tormentos producidos a las víctimas en la sede de 1 y 59 y que, en algunos casos también, eran parte de los secuestros y tormentos infligidos a las víctimas”, expresan desde HIJOS La Plata en un amplio informe público sobre la historia de estas dependencias.

Además de los testimonios de los propios militares, en la causa figura diversas víctimas que, durante estos años de juicios, han reconocido al personal militarn en los lugares de detención.

La lista de responsables que la Fiscalía había señalado en sus requerimientos de elevación a juicio, que data de 2015, contaba 30 nombres. Solo 19 quedaron vivos y en condiciones de ser juzgados. Raúl Muñoz, Enrique Welsh, Alberto Cribigan, Ismael Verón, Lucas Castro, Gustavo Cacivio, Ricardo Fernández y Emilio Herrero Anzorena son militares retirados y se desempeñaron en el Destacamento de Inteligencia 101 del Ejército. La mayoría de ellos cuentan con condenas previas por delitos de lesa humanidad. Juan Rafael Pochelú, Carlos Alberto Leguizamón y José Luis Benítez integraron la Policía Federal de la Plata. Pochelú, de hecho, fue jefe de esa fuerza. José Forastiero, Claudio Mejías, Tomas D’Ottavio, Raúl Monzón, Adalberto Rincón, Juan Antonio Vidal y Alberto Pulvermacher integraron la Policía Bonaerense. Algunos, como Pulvermacher, Rincón, Forastiero y Mejías, llegan a juicio por primera vez. Carlos Castillo es el único civil: integró la CNU y está acusado de un solo caso.

Se prevé que presten testimonio casi 200 testigos de los cuales unos 130 son víctimas sobrevivientes. De la lista original que presentó la Fiscalía años atrás, fallecieron 40. “Muchos de ellos declararán por primera vez y eso es algo a tener en cuenta ya que sus testimonios pueden ser puntas de ovillos para continuar desenredando el modus operandi, los partícipes y responsables del terrorismo de Estado en la ciudad”, apuntó el fiscal Juan Martín Nogueira al diario Página 12.

Comentarios

- Advertisement -