Buscan concientizar sobre el Último Primer Día de clases

Se trata de una iniciativa de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, que elaboro una guía para que este festejo pueda ser abordado en las escuelas como un hecho pedagógico y problematizar los excesos

La Defensoría del Pueblo lanzó una guía de concientización sobre el Último Primer Día de clases para que en las escuelas se trabaje a este ya tradicional festejo como un hecho pedagógico y se desarrollen estrategias para que los padres y la comunidad educativa problematicen la asociación entre consumo excesivo de alcohol y diversión.

“La guía incluye una serie de recomendaciones y pautas que sirvan de puntapié inicial para que se hable sobre el Último Primer Día en el seno del núcleo familiar y en las escuelas”, detallaron desde el organismo.

Este año, en la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, el UPD comenzará en las últimas horas del domingo 8 de marzo. Se trata de un ritual, instalado en los últimos años, entre los adolescentes que inician su último año de secundaria. “Pero la principal preocupación radica en que la celebración está atravesada centralmente por el consumo excesivo de alcohol”, sostienen desde la Defensoría.

“Esta guía busca ser un aporte para que exista una campaña nacional y provincial de prevención, que no solo abarque el Último Primer Día, sino también a todo lo que implican las causas y consecuencias del consumo excesivo de alcohol por parte de jóvenes. Creemos que el UPD debe trabajarse durante todo el año con propuestas y metodologías que estén en la planificación anual de las instituciones escolares. Además, debería formar parte de los acuerdos institucionales de convivencia, de modo que se reafirme la responsabilidad colectiva en torno a las prácticas de cuidado para este día”, explicó el Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello.

Además, remarcó que las medidas que se adopten desde la escuela no deben ser únicamente prohibitivas o sancionatorias: “Los chicos y las chicas deben ser parte de la mesa de dialogo. Deben ser escuchados y aconsejados. Entre todos y todas debemos construir nuevos sentidos. Lo peor que podemos hacer es dejarlos solos. Por ello también debemos intentar que haya un cuidado entre pares durante este tipo de celebraciones”, explicó.

Comentarios

- Advertisement -