La Escuela N°108 de Ignacio Correas no pudo empezar las clases

La obra de ampliación del establecimiento lleva 250 días de demora. No tienen habilitados los baños, ni cuentan con mobiliario o agua potable. Desde la Comuna, afirman que se están cumpliendo los tiempos. Este martes padres y madres se movilizarán a la Municipalidad

Mientras el Intendente Julio Garro daba esta mañana el inicio formal al ciclo lectivo en la escuela primaria Capital Chica de Los Hornos, al mismo tiempo en la Escuela N°108 de Ignacio Correas se realizaba una asamblea de padres, madres, docentes y auxiliares: no pudieron comenzar las clases por las demoras en las obras de ampliación, cuya finalización denuncian que ya lleva 250 días de retraso.

En enero del año pasado comenzaron los trabajos para ampliar el establecimiento con cuatro aulas, baños y la construcción de otras dependencias como la dirección, la biblioteca y la sala de maestras. Sin embargo al día de la fecha sólo están finalizadas las aulas pero faltan los bancos y sillas; además, no están instalados los inodoros y todavía no hay agua potable.

“A principios de año debería haber estado lista al menos para que empiecen las clases, con todas las promesas que nos hicieron a fin del año pasado esperábamos eso. Pero en enero y febrero ya vimos que no avanzaban, había pocas personas trabajando. Entonces empezamos a movilizarnos y a convocarnos en asamblea, los padres con el personal de la escuela”, señaló Soledad, una de las mamás que participó de la asamblea, a Pulso Noticias.

Según informó, tras las primeras protestas lograron que empezaran a trabajar seis persona en vez de dos, pero de todas formas no llegaron todavía a terminar las mínimas condiciones para que las clases empezaran: “Hoy faltaba instalar los inodoros nomás”, explicó.

“Los chicos hace un año están con baños químicos. Nosotros el año pasado lo toleramos porque esperábamos que terminaran la obra a tiempo, pero ya no se puede seguir así. Venimos hace un año pidiendo que por favor pongan una pileta con agua para que los nenes se puedan lavar las manos cuando salen del baño, pero nunca la pusieron”, remarcó Soledad.

Además, contó que “el año pasado hasta cinco días antes de que terminen las clases, los nenes estuvieron divididos por unidad pedagógica: primero y segundo grado en un aula, tercero y cuarto en otra, quinto y sexto en el comedor. Cuando empezó a haber cocina, como no había comedor, comían sobre sus bancos”.

Un reclamo prolongado

La Escuela 108 es un establecimiento rural que vio incrementada su matrícula en los últimos años a medida en que la zona de Correas y Parque Sicardi fue creciendo en cantidad de población. De esta forma, la capacidad quedó chica, ya que las aulas son pequeñas: en el caso del tercer grado, por ejemplo, sólo cabían 13 niños.

Por esta razón se aprobó la ampliación de la matrícula y a fines de 2018 se licitó la obra, pero la demora en la finalización y los retrasos en la provisión de mobiliario hacen que los padecimientos de la comunidad educativa de la zona se extiendan indefinidamente.

Presentarán un petitorio a la Municipalidad

“En el Consejo Escolar no nos dieron ni mobiliario. Hacen una ampliación de la matrícula pero no nos mandan agua potable, no nos mandan los bancos, no nos terminan de construir los baños. Al día de hoy había sólo 10 bidones de 10 litros para todos los nenes, más la planta docente y los auxiliares”, se indignó.

La matrícula de esta escuela, que tiene una cursada de 8 horas, era de 96 niños y niñas, pero tras la aprobación de la ampliación aumentó a 150. Sin embargo, todavía no tienen las condiciones mínimas para poder comenzar las clases.

En el inicio del ciclo lectivo del año pasado también hubo conflicto. Las autoridades habían propuesto reducir de 8 a 4 horas el horario de clases para dividir los cursos en turnos hasta que finalizara la obra, pero las madres y padres se opusieron ya que implicaba que pierdan horas de talleres y otras actividades educativas que consideraban imprescindibles en la formación de los niños y niñas, además de que tenían la sospecha de que las obras no se terminarían en el tiempo que preveía la Municipalidad.

“Si hubiéramos aceptado, hoy todavía estarían con cuatro horas los chicos”, afirmó Soledad y relató que este año “desde la Inspección de escuelas nos habían propuesto hacer lunes, miércoles y viernes tres grados, y martes y jueves los otros tres, y la semana siguiente al revés. Los papás dijimos que no”, señaló.

Cansados de esperar soluciones que no llegan, decidieron movilizarse este martes a las 11 a la Municipalidad para presentar un petitorio que pide que se concluya la obra, se habiliten los baños, se envíe el mobiliario necesario y se pongan a disposición los recursos para la perforación a napas de agua potable.

El Municipio afirma que la obra avanza

Desde la Municipalidad afirmaron a Pulso Noticias que la obra “avanza tal cual las fechas que se habían previsto” tras la demora inicial que hubo en la construcción.

En ese marco, aseguraron que el único problema que existe actualmente es que los niños tienen que usar los baños químicos “hasta que finalicen las tareas que están en ejecución” y remarcaron que “desde Provincia aseguraron que tanto pedagógicamente como de infraestructura la viabilidad para que haya clases con normalidad”.

Por otro lado, indicaron que tanto el mobiliario como el agua que están reclamando depende directamente de la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) “quienes ya tomaron el pedido y prevén entregar mobiliario tanto a esta como a otras instituciones de la zona”.

Comentarios

- Advertisement -