De India a Suiza, una caminata por la paz con presencia argentina

Lorena Julio, única representante latinoamericana de la campaña global Jai Jagat 2020, inició en Nueva Delhi una peregrinación basada en el acercamiento a diferentes comunidades marginadas de 11 países. A fines de septiembre llegarán a Ginebra, donde expondrán ante la ONU las diferentes problemáticas y sus posibles soluciones

Por Lautaro Castro

Dos años atrás, durante un curso de liderazgo que estaba realizando en India, Lorena Julio tuvo la oportunidad de asistir a una conferencia de Rajagopal P.V, presidente de Ekta Parishad, una organización que trabaja para empoderar a las clases más vulnerables de ese país. “A ustedes seguramente les molesta cuando una persona pobre tira un papel en el piso, pero lo cierto es que un vuelo de avión contamina más que todos los papeles que se puedan tirar una vida entera”, dijo. También habló de que en muchas comunidades indias se utiliza más papel para imprimir pornografía que manuales escolares o que las mascotas de los ricos beben más leche que el 80% de los niños.

Aquellas palabras tuvieron el propósito de presentar el Jai Jagat 2020, un movimiento global por la paz que, guiado por los valores del activista indio Mahatma Gandhi, tiene como actividad central una peregrinación de 11.000 km en la que se recorren 12 países. Después de escuchar a Rajagopal, Lorena quedó cautivada y no dudó: “Tengo que formar parte de esto”.

Julio es egresada de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata y Co- Fundadora de Comparlante, una fundación que promueve el desarrollo e inclusión de personas con discapacidad en América Latina. A partir de su experiencia, decidió postularse como vocera para la región y tuvo éxito: “Mi planteo fue que, si esto es una marcha global, Latinoamérica también debía estar involucrada. Luego de muchos correos, entrevistas y llamadas, quedé seleccionada dentro del grupo de 10 caminantes internacionales que se suman a otros 40 indios”.

El recorrido, que comenzó el 2 de octubre de 2019 en Nueva Delhi (India) y concluirá el 26 de septiembre de este año en Ginebra (Suiza), incluye además a los Emiratos Árabes Unidos, Irán, Armenia, Georgia, Bulgaria, Serbia, Bosnia, Croacia e Italia. Al día de hoy, ya se transitaron alrededor de 2000 km.

El próximo destinó será Irán, aunque allí viajará solo un grupo reducido debido a la violenta situación bilateral que protagonizan la república islámica y los Estados Unidos. Por seguridad, Lorena permanecerá en el este de India hasta fines de febrero, cuando viajará a Armenia para retomar el periplo.

La marcha por la paz consta de un recorrido de 11.000 km e incluye 11 países

¿Qué acciones realizan a medida que avanza la peregrinación?

—Vamos caminando, parando y dando a los jóvenes charlas que están focalizadas en los valores de paz de Gandhi. Buscamos aplicar una economía no violenta, todo eso que nosotros llamamos seguridad alimenticia, productos orgánicos, etc. Nos metemos de lleno en la realidad de la gente: dormimos con ellos, los escuchamos, hablamos. Es una experiencia maravillosa, fuerte e intensa. Realmente emociona.

La marcha del Jai Jagat 2020 está basada en cuatro pilares fundamentales: cambio climático, erradicación de la pobreza, no discriminación e inclusión. Precisamente, lo que se busca en el contacto con las comunidades es detectar cuál es la situación de cada una de ellas en relación a esos ejes, a fin de obtener un diagnóstico más certero.

Una vez que la caminata llegue a Ginebra, donde funciona una de las oficinas de la Organización de las Naciones Unidas, los peregrinos participarán de una semana de actividades en la que habrá mesas de intercambio y negociación. Ese será entonces el marco propicio para plantear ante las autoridades no solo las problemáticas encontradas, sino también posibles soluciones. “Estamos llevando al norte lo que no están queriendo ver, la voz de los que no tienen voz. Todos los días reconfirmo que no podemos mirar para otro lado. Definitivamente, esto es muy necesario”, asegura Lorena, oriunda de la localidad bonaerense de Hilario Ascasubi.

Durante los períodos de descanso, los caminantes dan charlas a jóvenes y se interiorizan en las problemáticas de las comunidades

La figura de Gandhi, símbolo de la independencia india, es central en la propuesta de Jai Jagat. Es que sigue teniendo absoluta vigencia en las clases populares y representa un sostén espiritual que los impulsa a seguir adelante en un contexto de marginalidad: “En India, mientras más pobre sos, más religioso sos. Ellos mismos te lo dicen. Los que menos tienen, que acá se los conoce como ‘Los Intocables’, son los que más creen y los más fuertes de espíritu. Por eso se aferran tanto a figuras como las de Gandhi”.

—¿Qué nivel de organización tienen como para reclamar por sus derechos?

Para los argentinos es muy común manifestarse todo el tiempo cuando algo está mal. Acá no. Es la opresión, de la opresión, de la represión, de la represión. En Argentina tenemos pobreza; en India hay miseria. Acá la gente hace sus necesidades en el mismo rio del que toma agua. El acceso al agua potable es un derecho humano básico, pero ellos ni siquiera saben que ese derecho les corresponde. Nunca van a salir a reclamarlo porque no tienen ni idea. Entonces, nosotros tratamos –sutilmente- de que tomen conciencia de sus necesidades, de despabilarlos. El ejercicio está en ofrecerles herramientas, escucharlos y contenerlos.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre