Así será el nuevo regreso de “Los Abuelos de la Nada”

Así como a principios de los ’80 el recordado Miguel Abuelo regresó de un exilio de una década en Europa y rearmó su banda con la idea de “levantar el cachete” de un alicaído pueblo argentino golpeado por la dictadura militar, la nueva encarnación de Los Abuelos de la Nada avisó que en esta ocasión el grupo también busca “transmitir alegría e intensidad”

“Lo primero que siento es que los argentinos que siempre nos las ingeniamos para pasarla mal a lo largo de toda la historia, vamos a tener un motivo de alegría con Los Abuelos de la Nada. Vamos a transmitir alegría e intensidad, que son los dos parámetros que instalaron las otras formaciones”, explicó a Télam el tecladista Juan del Barrio, líder musical del proyecto.

“Nadie daba dos mangos por esto pero la peleé y todo se acomodó solito. Fue como un remolino en el que todo fue saliendo y se fue amalgamando. Magia”, sintetizó por su parte el vocalista Gato Azul Peralta, hijo de Miguel Abuelo, el gran impulsor del regreso de la popular banda.

Con ellos dos, además del legendario guitarrista Kubero Díaz; el saxofonista Jorge Polanuer, ambos integrantes de la última formación del grupo con Miguel Abuelo; el guitarrista Gaspar Benegas y el baterista Sebastián Peyceré, la banda planea una gira nacional y latinoamericana, que tendrá su punto culminante el 2 de mayo, en el porteño Teatro Ópera, escenario de un memorable recital de 1985 que dio origen a un famoso disco en vivo.

La gira comenzará el 7 de marzo, en Lima, Perú; y seguirá el 27 de ese mes, en el Teatro Broadway, de Rosario; el 3 de abril, en el Teatro Plaza, de Mendoza; el 4, en el Teatro del Bicentenario, en San Juan; el 10, en el Gran Arena Montichello, en Chile; el 11, en el Teatro Radio City de Mar del Plata; el 16, en el Quality Espacio, de Córdoba; y el 24, en el Teatro Mercedes Sosa, de Tucumán.

La reunión contempla un recorrido por todas las etapas del grupo y la inclusión de algunos nuevos temas, pero además prevé la presencia, en calidad de invitados, de otros ex integrantes que pasaron por la banda, como el caso del guitarrista Gustavo Bazterrica y el saxofonista Alfredo Desiata, quienes ya confirmaron su presencia en el Teatro Ópera.

Siempre con Miguel Abuelo a la cabeza, Los Abuelos de la Nada tuvo una primera etapa a fines de los ’60, en los inicios del rock argentino, con una formación por la que pasaron Pappo y el baterista Pomo, entre otros. Luego hubo una segunda etapa a partir de 1981, las más exitosa, con Andrés Calamaro, Bazterrica, Daniel Melingo, Polo Corbella y Cachorro López.

Esta formación se desintegró hacia 1985 y se rearmó con Juan del Barrio, Kubero Díaz, Marcelo “Chocolate” Fogo, Polanuer y Corbella, que persistió hasta la muerte de su líder, en marzo de 1988.

“Hay una banda estable y se irán sumando invitados, según la ubicación geográfica en la que estemos. Los que han formado parte de Los Abuelos que quieren sumarse, pueden hacerlo”, avisó Del Barrio.

Por su parte, Gato Azul acotó: “Igual, a todos los que le hemos dicho esto, lo han tomado de una forma muy positiva. Los Abuelos tienen muchos integrantes, así que digamos que estamos todos”.

Télam: ¿Cómo surge esta idea de rearmar la banda y qué los motivo a subirse a este tren?

Juan del Barrio: La idea siempre estuvo rondando pero no se hacía del todo bien o había cosas que no estaban bien resueltas. El interés de la productora Eureka Pop le dio un impulso. Pero las ganas siempre estuvieron latentes. Sobre todo, los que estuvimos en la última formación, porque quedó todo trunco. Más allá de la enorme tristeza por la ausencia de Miguel, quedamos muy frustrados porque habíamos hecho un esfuerzo muy grande para volver a estar en ese lugar.

Gato Azul Peralta: Era una oportunidad que no había que perder. Esto es buenísimo. La gente puede volver a ver a Los Abuelos y también lo van a poder ver quienes nunca lo vieron. Me parece todo muy sano, muy bueno.

T: Respecto a lo que decía Del Barrio. ¿Esto se plantea como una continuidad o como un regreso?

JDB: Los que participamos de la última formación habíamos trabajado mucho para salir afuera en épocas en que el rock argentino no estaba instalado en el exterior, así que es una nueva posibilidad que nos da la vida. En parte es una continuidad, pero también es un regreso porque vamos a hacer el repertorio histórico del grupo.

T: ¿ Rearmar Los Abuelos sin Miguel Abuelo es el gran desafío en todo esto?

GAP: Para mí, sí. Eso y sumarme a estos músicos de elite es una gran responsabilidad. Soy el más verde en esto pero me estoy preparando. Estoy con equipos en mi casa ensayando, tomo clases de canto. Digamos que soy el que se tiene que poner a nivel del resto.

JDB: Miguel decía que Los Abuelos de la Nada es una entidad sustentada por sus integrantes. Somos los que estamos. Eso en relación a una supuesta garantía de nombres que a nosotros no nos interesa, pero a algunos pareciera que sí. Bueno, les avisamos que vamos a estar todos. Va a venir San Martín, Belgrano creo que también y Beethoven (risas).

T: Gato Azul ya pasó por una formación de Los Abuelos en los ’90. ¿Siente un peso extra al ocupar ese lugar tan especial?

GAP: Yo soy yo. Tengo mi propio carisma. Yo me transformo arriba del escenario, entro en trance. Luego me bajo y sigo siendo medio turrito, pero arriba del escenario soy otra cosa (risas).

T: ¿Pero es consciente que habrá muchos focos puestos en usted?

GAP: Espero que me dejen ciego así no veo a la gente que está en las primeras filas (risas).

Comentarios