Intensifican la búsqueda del joven por el triple crimen de Romero

Se realizarán nuevos rastrillajes para tratar de encontrar al adolescente de 17 años que desapareció luego del aberrante episodio. Este domingo se hicieron rastreos casa por casa, donde vecinos lo habrían visto en las últimas horas

La Policía realizará este lunes nuevos rastrillajes en la localidad de Melchor Romero para tratar de encontrar a Exequiel Sanso, cuya madre, sobrina y padrastro aparecieron asesinados a cuchilladas el 1 de enero último en una casa de esa localidad.

Fuentes policiales informaron que este mediodía se retomarán los rastrillajes en descampados y canteras situadas en las inmediaciones de las calles 526 y 175, para dar con el joven.

Ayer, unos 150 efectivos recorrieron durante unas cuatro horas ese mismo perímetro y sólo lograron encontrar una gorra celeste que podría ser del adolescente.

El fiscal de la causa, Marcelo Martini, envió un oficio al Ministerio de Seguridad bonaerense para que difunda su imagen en los medios de comunicación y se ofrezca una recompensa, pero fuentes de la cartera aseguran que esa medida se aplica sólo para quienes aporten datos para encontrar a personas prófugas, y este no es el caso.

Martini reiteró que el joven, identificado como Exequiel Omar Horacio Sanso (17), no está imputado, pero remarcó que “la situación lo está tornando sospechoso” y por eso efectivos de la DDI La Plata “lo buscan casa por casa”.

“No tiene dinero, debe estar por ahí dando vueltas, por qué no se presenta, no lo sé”, afirmó el fiscal, quien explicó que “la familia no habla mucho”.

Martini atribuyó esto a que aparentemente había una mala relación con la pareja de su madre y “son cosas delicadas, hay que tomarse tiempo para que hable la gente”.

Acerca de la investigación, el fiscal dijo que “hay pocos elementos de prueba” porque, por ejemplo, el o los cuchillos con los que se cometieron los crímenes no fueron encontrados y los vecinos de la cuadra dicen que no escucharon nada.

“De un lado de la casa hay un cañaveral y del otro otra casa, pero son amplias, tipo quintas. Además como era Año Nuevo, había muchos ruidos, petardos”, sostuvo el funcionario judicial.

El adolescente vivía con su madre, Graciela Holsbak (54), y su padrastro, Raúl Bravo (54), en la casa de las calles 523, entre 164 y 165, de Melchor Romero, en la periferia de La Plata, pero no fue encontrado en la vivienda cuando se descubrió el triple crimen.

Comentarios

- Advertisement -