“La muerte no repara el daño”

Así lo expresaron víctimas de abuso sobre el suicido del cura Eduardo Lorenzo, que ayer se efectuó un disparo en la sede de Caritas donde estaba viviendo

La Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina consideró este martes que la muerte del sacerdote Eduardo Lorenzo, quien se suicidó el lunes por la tarde, “no repara el daño” del abuso sexual que cometió con menores y adolescentes.

En un comunicado, expuso que “la muerte no repara el daño: lo único que repara el daño causado a las víctimas es la justicia”.

“La muerte de Lorenzo confirma que los sobrevivientes dijeron y dicen siempre la verdad”, continuaron las víctimas y apuntaron que “aún en esta situación, las únicas víctimas son sobrevivientes del cura”.

Destacaron que “el protagonismo y la impronta de espectacularidad que tuvo su presencia en los medios en este último año, continúa ahora con su suicidio”, criticaron la “dilación de la Justicia” y analizaron que “las maniobras de su defensa permitió que permaneciera libre a pesar del pedido de prisión”.

Para la Red de Sobrevivientes, “el cura llevó a cabo un acto final a la medida de las características señaladas en la pericia realizada por la Asesoría Pericial de La Plata entre las que destacaron que el párroco expresó haberse hecho cura “para dar una mano, no quiero que me vean derrumbar”.

Este lunes por la tardecita, Lorenzo se suicidó de un disparo en la oficina de Caritas, donde residía, según informó la fiscal de turno, Ana Medina.

Comentarios

- Advertisement -