Aborto seguro: “necesitamos que se acceda gratuitamente al misoprostol”

Luego del intento por parte de la justicia de prohibir la venta del medicamento que interrumpe el embarazo, hay preocupación por parte de los profesionales de la salud. Proponen la producción pública de dicha droga

Por Estefanía Velo

“El misoprostol es una medicación que desde hace años viene mostrando evidencia de ser un método seguro y eficaz para las interrupciones del embarazo”, contó a Pulso Noticias el médico generalista integrante de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, Gastón Cadenas. Al mismo tiempo, resaltó que con la circulación de esta droga “se ha logrado disminuir la tasa de mortalidad vinculada a abortos provocados”.

Esta semana la ciudad resonó por la muerte de una joven de 33 años a causa de realizarse un aborto en condiciones inseguras. Estuvo dos días internada en el hospital San Martín, pero según afirmaron los investigadores el aborto “casero” le produjo una infección que derivó en su fallecimiento.

A raíz de dicho episodio, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito de La Plata se movilizó este jueves a las puertas de la municipalidad para reclamar las políticas públicas. Realizaron un pañuelazo y solicitaron una reunión con las autoridades de Salud para la plena implementación del Protocolo para la Interrupción Legal del Embarazo. “Ni una muerta más por abortos inseguros”, afirmaron.

Para el profesional, diplomado en salud y derechos sexuales, la imposibilidad de acceder al misoprostol empuja a las mujeres y personas gestantes a realizarse abortos “de las maneras más crueles y riesgosas”. A pesar de lo costoso de la droga, la semana pasada se conoció que la justicia hizo lugar al pedido de dos organizaciones antiderechos quienes pidieron la prohibición de la venta de este medicamento en las farmacias aunque concedieron el efecto suspensivo a dicha medida cautelar hasta que haya una resolución definitoria por lo tanto se debe seguir vendiendo.

Vale mencionar que la producción nacional del misoprostol está monopolizada por dos empresas: Laboratorios Beta, quien produce Oxaprost en una formulación no óptima para uso obstétrico y Laboratorio Domínguez, quien recientemente había sacado el Misop, mucho más adecuado en su presentación para uso obstétrico. Ambos laboratorios gozando del carácter monopólico de la producción y distribución pusieron a su producto en el mercado a precios irrazonables, llegando a salir cerca de $5000 uno y $7000 el otro por tratamiento. 

“Los que sabemos de costos de producción de medicamentos denunciamos que estos precios solo responden la política antiderechos que el Estado garantiza para hacerles el negocio a las empresas en detrimento de la salud y la vida de las mujeres y personas gestantes”, expresó el médico. Y resaltó: “sobre todo si sobre las historias de ellas pesa la pobreza, la discriminación y la marginalidad determinada por un Estado que no hace lo que le corresponde”.

Según manifestó el profesional de la salud, la producción pública de misoprostol es una realidad solo atada a la decisión política. “Las capacidades técnicas y los recursos están, tal es así que desde el enero de 2018 tenemos la excelente experiencia que viene llevando Rosario produciendo y garantizando derechos sin la atadura de decisiones empresariales solo gobernadas por la voracidad de ganar dinero”, sostuvo. 

Desde el año pasado hay un proyecto de ley en el Congreso de la Nación de producción pública de esa droga y de mifepristona, dos medicamentos utilizados para inducir abortos de manera segura. ¿Será tratado en el próximo año? Cabe mencionar que la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde 2005, incorporó al misoprostol en la lista de medicamentos esenciales para garantizar un mínimo de buena salud a la población, y recomienda esa droga para abortar de manera segura. “Sin misoprostol no hay aborto seguro”, aseguró el especialista.

La mayor preocupación del profesional es que si no se masifica la accesibilidad al misoprostol, seguirá habiendo muchas más muertes. “Necesitamos que se acceda gratuitamente al misoprostol en los centros de salud y hospitales, y no hay otra forma para eso que dejar de pagarle a los laboratorios porque no hay soberanía sin producción publica de medicamentos. Y sin soberanía la salud pública estará siempre en jaque y no será pública del todo”.

En ese sentido, Cadenas contó que desde la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir se está trabajando con gente de la Facultad de Exactas de la UNLP en base a un proyecto de producción pública de misoprostol. “Exigimos al Estado la sanción ya de una normativa que garantice la producción y la circulación de misoprostol para tratamientos ambulatorios”, enfatizó. 

Ante el cambio de gobierno, una de las primeras medidas del nuevamente Ministerio de Salud de la Nación a cargo de Ginés González García, fue el anuncio y la publicación este viernes en el boletín oficial de un protocolo para la interrupción del embarazo no punible actualizado.

Por último, se espera una ejecución real de las políticas de Estado para garantizar la salud y el bienestar de los ciudadanos. Una política integral que tenga en cuenta la legalización del aborto, la producción pública de misoprostol, la implementación de la Educación Sexual Integral (ESI), entre otros programas actualmente vaciados y ajustados.

Comentarios

- Advertisement -