“No esperábamos esto, se nos dio porque laburamos”

Fotos: Nicolás Braicovich

El base de Atenas, Andrés Schroeder, rescató el trabajo de Atenas luego de conquistar el Clausura y quedarse con la Copa del Supercampeón 2019

Por Karen Alustiza para Pulso Noticias

Campeón, bicampeón y supercampeón. Atenas no dejó ningún tipo de dudas y cerró el 2019 en lo más alto del básquet local. “Siento alegría primero y después satisfacción”, comenzó diciendo Andrés Schroeder luego de alzar la Copa del Clausura. El Rojo conquistó el título al igual que en la primera mitad del año y de esa manera se transformó en el Supercampeón 2019.

En medio del humo rojo, las sonrisas, los abrazos, las fotos y todas las expresiones de felicidad de la familia Griega, Schroeder dijo que “es muy reciente, pero ya se nos viene a la cabeza todo lo que trabajamos durante el año. En la mitad nos desarmamos y volvimos a armar un equipo casi nuevo”. Además, reconoció que luego de un inicio dubitativo con algunas derrotas sorpresivas, “no esperábamos esto, se nos dio porque laburamos”.

Respecto al tercer juego frente a Unión Vecinal, el base y figura del equipo de Uky Remaggi, analizó: “la clave fue la defensa. Ellos terminaron en 60 puntos, no es fácil dejarlo a Unión ahí porque tiene buenas armas para hacértelo pagar”. Asimismo rescató la concentración durante los 40 minutos ya que “cuando te vas al entretiempo ganando por 10, puede pasar que te relajes. Nosotros volvimos y le sacamos 10 más, algo que no es nada fácil”.

Atenas y Unión reeditaron la final del Apertura y el cruce más habitual y apasionante de los últimos años. Los protagonistas le regalaron al público tres partidos llenos de emoción y todo se definió en el Dante Demo. “Tuvimos a punto de cerrar en Unión y fue un golpe porque se te estira el año, es un partido más”, comentó. En ese sentido, el base que aportó 12 puntos, cuatro rebotes y una asistencia, aseguró que “lo jugamos con la cabeza fría porque a esta altura del año cuesta mover las piernas. Siendo más chicos, tuvimos más cabeza para destrabar el partido”.

El Amarillo dio pelea y forzó la definición a un tercer juego. El líder del Rojo reconoció que “si ganábamos allá era lindo porque le dábamos la vuelta de visitante, pero tocó acá y también fue muy lindo porque la gente llenó el Estadio”. Si bien Atenas siempre se hace fuerte en su casa, señaló: “para un tercer partido 17 puntos es un montón. Creo que nunca había pasado, pero se fue dando y todos los chicos que entraron desde el banco lo hicieron concentrados y eso nos dio esta ventaja inesperada”.

El conjunto de Uky Remaggi se transformó en el supercampeón 2019 sin jugar la superfinal porque también fue el mejor en el Apertura. Tanto el Dante Demo como el Miguel García fueron escenarios de otra definición electrizante entre dos equipos que año tras año demuestran por qué ocupan un lugar en la élite del básquet local.

Comentarios