Maradona y otra tarde con visitas especiales

Sea cual sea el equipo rival, la presencia de Diego Armando Maradona en el banco de Gimnasia siempre genera una revolución. Ante Central Córdoba de Santiago del Estero, en La Plata, no fue la excepción. Entró a la cancha con su nieto, estuvo con Mauricio Pochettino y recibió regalos del entrenador rival

Como suele pasar cada vez que Gimnasia se presenta en la Superliga, la presencia de Diego Armando Maradona no pasa inadvertida y el camino desde que sale a la cancha hasta que se sienta en el banco siempre entrega alguna perlita.

Este domingo, Diego salió de la mano de Benjamín, el hijo de Gianinna y Sergio Agüero, a quien quiso hacer saltar cuando los hinchas del Lobo cantaban “el que no salta es un inglés”.

Además, el entrenador de Gimnasia en esta oportunidad decidió ponerse una gorra con la leyenda Gabriel Pellegrino presidente (el sábado que viene habrá elecciones en el club platense). Incluso, después del partido, Diego avisó: “Si no gana Pellegrino, no sigo”.

Mauricio Pochettino, presente

Diego Armando Maradona recibió en el vestuario de Gimnasia, en la previa del duelo ante Central Córdoba de Santiago del Estero, la visita de Mauricio Pochettino. El extécnico de Tottenham está de vacaciones en el país y aprovechó para acercarse al Bosque y saludar a su excompañero, compartieron plantel en Newell’s.

“Una alegría enorme de verlo, de verlo bien. Hemos compartido muy buenos momentos en Newell’s cuando yo era jugador y él vino. Una alegría enorme compartir momentos con una persona tan grande”, contó a la salida del vestuario. Sobre su charla con Diego dijo: “Nos dimos un abrazo, estuvimos charlando un poco de todo y más que nada cuando uno está metido en el fútbol es no molestar y hablar cosas vanales, nada importante”.

Un regalo especial

Sea cual sea el equipo rival, la presencia de Diego Armando Maradona en el banco de Gimnasia siempre genera una revolución. Ante Central Córdoba de Santiago del Estero, en La Plata, no fue la excepción: el DT Gustavo Coleoni y todo su cuerpo técnico se acercaron para saludar al Diez.

El Sapito se fotografió con el Diez y le llevó una imagen para que la vea y le ponga su firma. Además, el club norteño le entregó un espectacular bombo legüero, pintado y tallado a mano.

Comentarios

- Advertisement -