La juventud fue protagonista en la cuarta Marcha de la Gorra

Fotos: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Esta tarde se movilizaron en la ciudad organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales para denunciar la violencia policial y la discriminación de niños, niñas y jóvenes de los barrios de la periferia

Este viernes por la tarde, previo a la tormenta que azotó la ciudad, se realizó la cuarta Marcha de la Gorra en La Plata, movilización destinada a denunciar y visibilizar la violencia policial e institucional fundamentalmente contra la niñez y juventud de los barrios de la periferia.

Detenciones arbitrarias, verdugueos, estigmatización, y hasta situaciones mucho más graves como el gatillo fácil, siguen vigentes de la mano de políticas institucionales que le otorgan más poder y discrecionalidad a las fuerzas de seguridad. Pero a esto también se le suma una realidad económica y política que vulnera los derechos de niños, niñas y adolescentes constantemente.

“En los barrios vemos estas problemáticas cada día peor. A nuestros pibes de los barrios los vemos más vulnerables, son discriminados, tienen menos oportunidades para la educación y para el trabajo”, describió a Pulso Noticias Liliana, militante de Somos Barios de Pie, una de las organizaciones que participó de la convocatoria.

“Estos cuatro años de este Gobierno han generado más pobreza”, señaló y agregó: “Hemos tenido recortes en educación, en Ministerios, de programas que eran muy importantes para la juventud”.

Rosa Bru, madre de Miguel Bru, asesinado por la policía en 1993, formó parte de la movilización y afirmó a este medio: “No puede ser que la policía tenga todos los atributos, o libertad para matar, detener y para actuar”.

“Tengo esperanzas de que las cosas cambien pero sabemos que no es fácil sacar todas estas costumbres que tienen enquistadas”, expresó y luego se refirió a la situación de la ciudad: “No están bien las cosas, con respecto a les pibes, a las movilizaciones, a los manteros. A todos los reprimen. No vemos bien las cosas. Es lamentable que muchas personas avalen lo que hace la policía. Yo no digo que no tenemos que tener policía, pero todo en su lugar: la policía no está para matar, para hostigar, para golpear pibes o a manifestantes. Esto se tiene que cambiar”.

En ese marco, destacó el papel de la juventud: “siempre rescato la actitud de los jóvenes, el compromiso para con el otro. No solamente te tiene que pasar algo para estar en la calle. El compromiso de los jóvenes siempre resalta. Fueron los jóvenes amigos de Miguel los que hicieron que podamos llegar al juicio. Por eso mis esperanzas están todas puestas en la juventud”.

Comentarios