Argentina recuperó la fe y tiene con qué dar batalla

Pese al sufrido y trabajoso pase a octavos que consiguió Argentina, el triunfo ante Nigeria dejó buenas sensaciones de cara a la recta final

El gol de penal del nigeriano Víctor Moses fue un baldazo de agua fría para la selección Argentina. Tanto que en el primer tiempo había podido alcanzar el mejor fútbol de los últimos tiempos y, tras el empate, pareció desvanecerse. Los minutos pasaban y el panorama era cada vez más negro y desolador. Sin embargo, a poco para el final, una volea de derecha de Marcos Rojo salvó a los dirigidos por Jorge Sampaoli de la eliminación en fase de grupos y abrochó el pasaje a octavos de final en el Mundial de Rusia 2018.

Los dirigidos por Jorge Sampaoli, en la siguiente ronda, deberán enfrentarse ante uno de los candidatos al título. Chocarán con Francia -actual subcampeón de Europa-, que cuenta con un plantel plagado de jóvenes talentos, como Kylian Mbappe (PSG), Paul Pogba (Manchester United), Antoine Griezmann (Atlético Madrid), Raphael Varane (Real Madrid) y Samuel Umtiti (Barcelona), entre otros.

Aunque el duelo no será sencillo, lo sucedido en las últimas horas da señales positivas y esperanzadoras para Argentina de cara a este trascendental choque ante Les Bleus.

El resurgimiento de Lionel Messi:

El hombre del Barcelona, especialmente en la primera parte, se mostró activo y punzante. Marcó un golazo para abrir el marcador y estuvo cerca en un tiro libre que se estrelló contra el palo. Incluso, su semblante cambió desde antes de empezar el encuentro.

El cambio de clima y la unión en el grupo:

La viralización de audios y los rumores de peleas internas provocaron que tanto plantel como jugadores y cuerpo técnico se unan con un solo objetivo: salir a flote e ir en búsqueda de la Copa del Mundo.

Una muestra de esto fue lo sucedido una vez finalizado el encuentro, cuando Lionel Messi se fundió en un abrazo con Jorge Sampaoli y todos los futbolistas se unieron en el centro del campo para un eufórico festejo.

Un equipo con experiencia y temple

La selección Argentina tiene en su plantel a varios jugadores que ya disputaron varios mundiales y en el último llegaron a la final. Tales son los casos de Nicolás Otamendi, Marcos Rojo, Javier Mascherano, Ángel Di María, Enzo Pérez, Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín y Lionel Messi. Además, en el último partido dejaron en claro una vez más que no les pesan los partidos determinantes. Tal como sucedió en Ecuador cuando se obtuvo la clasificación y en los últimos tres torneos, en los cuales además de haber llegado a la final mereció ganarlos.

La seguridad de Franco Armani y al aporte de Banega:

Desde antes de que comenzara el certamen, el clamor popular pedía por la inclusión del arquero de River. Sin embargo, Jorge Sampaoli apostó por Wilfredo Caballero, quien tuvo una floja actuación ante Islandia y protagonizó un grosero error contra Croacia. El ex-Atlético Nacional tuvo su oportunidad y la aprovechó. Aunque no le llegaron muchas veces optó por despejar largo la pelota cada vez que le llegó a los pies y tapó un mano a mano que le dio una vida más a Argentina.

La inclusión del mediocampista del Sevilla contribuyó para que el conjunto nacional gane en volumen de juego y para que Lionel Messi encuentre un socio dentro de la cancha -el primer gol nació de una exquisita asistencia del ex-Boca para el hombre del Barcelona-.

El factor Pavón y el emergente recambio:

No le tocó ser titular en ninguna de las tres presentaciones, pero el delantero de Boca, de a poco, comenzó a ganarse un lugar dentro del equipo. Cada vez que le tocó ingresar en el complemento fue clave con su velocidad y recibió elogios públicos de Lionel Messi.

Aunque en menor medida, los “nuevos” también aportaron lo suyo en los minutos que estuvieron en el campo de juego. Marcos Acuña se mostró como opción por la banda izquierda, Maxi Meza asoma como posible socio futbolístico. Eduardo Salvio, a base de sacrificio, es otra variante que maneja el DT.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre