Puente caído hace dos meses y difícil situación en barrio San Carlos

Puente San Carlos

Vecinas de la zona de 49 y 146, donde se desmoronó parte del puente que atraviesa el arroyo Pérez, expresaron la difícil y peligrosa situación que viven: inundaciones, ratas, y peligro para quienes circulan. Ni la delegación ni el municipio escucharon la situación. Mientras tanto taparon la rotura con ramas

Dentro de las características de nuestra ciudad, con sus 137 años, es cómo se ha ampliado hacia las afueras. Millones de personas que viven en La Plata y construyen sus barrios y casas a la espera de que el Estado colabore en mantener los servicios y los caminos. También es discurso de políticos en campaña decir y criticar si las acciones y políticas públicas se dirigen hacia los barrios periféricos y si quedan en el centro como meros maquillajes.

Un caso testigo puede ser el de estos vecinos que se comunicaron con Pulso para comentar la difícil situación que viven en una de las cuadras del barrio. Es en San Carlos donde un puente en calle 49 y 146 se desmoronó hace dos meses generando grandes problemas sin solución.

Fue en Septiembre cuando un pedazo de la construcción que atraviesa el arroyo Pérez en la calle 49 entre 145 y 146 se desmoronó y generó un corte parcial de la calle y grandes problemas de salubridad.

Pasadas algunas semanas, cuando nadie se acercó a colaborar, los vecinos se dirigieron a la delegación pero no tuvieron respuestas: “Fuimos a la delegación, hablamos con delegados, fuimos a la municipalidad, tampoco nos dieron bolilla”, denunciaron.

Por eso decidieron realizar ellos mismos una tabicada de calle con ramas por el peligro que lleva para los vecinos. “Lo tapamos con ramas porque es un peligro para chicos, grandes y quienes pasen por ahi”.

Gladys Polero, una de las frentistas que tomó cartas en el asunto explicó a Pulso Noticias que “cada vez que llueve, al estar tapado el acceso el agua que desemboca en 43 y 146 queda estancada ahi porque no tiene salida… necesitamos que lo arreglen”, pidió.

Agregó que en toda la cuadra no hay luz “no andan, se quemaron, nadie se acerca a arreglarlas” y que “cada vez que llueve tenemos el corazón en la boca, nos vamos a inundar porque estamos a 5 cuadras del arroyo”, y describió la gran cantidad de ratas que circulan todas las noches, que se está formando un basural porque la gente comenzó a tirar allí los desechos: “ahora hay cada vez más mugre y olor”, describió a la espera de que el municipio pueda atender el problema, para volver a tener una calidad de vida mejor.

Comentarios