Manu Chao: “Mi primera vez en La Plata, lo veo y no me lo creo”

El Chapulin llegó a la ciudad por primera vez y brindó un show acústico que fue una verdadera fiesta. Durante varias horas el público pudo disfrutar de sus canciones más emblemáticas, regaló temas nuevos y presentó su nuevo proyecto musical Lapakita. El espectáculo, además, estuvo cargado de fuertes mensajes políticos

por Paola Alvarez

El piso del Estadio Atentas tembló desde que el Chapulín saltó al escenario acompañado por Lucky Luciano, guitarrista de Lanús y Mauro Metralla, de Montevideo, en bongós: la gente no dejó de bailar y saltar. El ex Mano Negra hizo estallar al público con su música ni bien comenzó, alrededor de las 20.20: “Buenas noches La Plata! Aquí estamos y vinimos a cantar como cantamos en nuestro barrio y en Barcelona, espero os guste”.

Relajado con su guitarra en la mano, sentado junto a los otros músicos, Manu abrió la noche con “Mundoreves”. Mientras sonaban los acordes y bongós, en la pantalla ubicada detrás de los músicos se reproducían visuales con dibujos de rostros y cuerpos de niñas y niños de pueblos originarios. No tardaría en llegar así su primera manifestación política. Durante la canción se desplegó la bandera chilena en repudio a la terrible represión que sufre por estos tiempos el país vecino, el público acompañó con aplausos: “Al pueblo chileno, en lucha, por una verdadera democracia” manifestó el cantante y exigió la renuncia de Piñera.

Fotos: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

En un contexto latinoamericano difícil, donde el neoliberalismo pretende adoctrinarnos con palos y balas de plomo, Manu Chao, siempre comprometido con las luchas sociales, sigue recordándole a la gente con sus palabras y canciones la importancia de mantenerse en el calor de las luchas, del lado de ´los nadies’, de los olvidados y oprimidos, e invita a reflexionar en la necesidad de pensar una sociedad con más conciencia social: “los tambores de la revolución siguen sonando aunque nos hayan engañado con la primavera”.

La noche siguió girando con las letras de “Me llaman calle”, “Mala vida”, “La vida es una tómbola”, “Si me das a elegir”, “La Primavera”, “King of the bongo”, “Me gustas tú”, “Je ne t’aime plus”, “Libertad”, “Clandestino”, “Bienvenido a Tijuana”, “Lagrimas de oro” o “Por la carretera”, entre otros clásicos. También se dio el lujo de reversionar grandes temas como “Huelga de amores” de Divididos, “Iron Lion Zion” de Bob Marley y “¿Cómo que no?” de Gustavo Pena.

“Pase lo que pase, sea lo que sea, pero que sea a tu manera. Próxima estación: Esperanza, ¡Siempre!”, expresó el cantante dedicándole un mensaje a los “políticos corruptos de Argentina, Chile, Bolivia y todo el mundo” mientras los acordes no paraban de sonar.

Fotos: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Pasadas las 22.30 llegó el turno de Lapakita, un quinteto de “reggae rumbero” mostrando en escena su nuevo proyecto musical que tuvo una variada mezcla de ritmos y con la que tocó algunos éxitos de Mano Negra.

Enérgico y visiblemente emocionado Manu hizo saltar toda la noche a un público atrapado por la buena vibra: “estamos juntos aquí y ahora La Plata” repitió en varias oportunidades mostrando su asombro por estar viviendo ese momento. Sin querer despedirse y extendiendo el final que cada vez estaba más cerca, llevó el micrófono a su corazón y golpeándolo contra su pecho simuló los latidos de su corazón.

Fotos Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)
Fotos Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)
Fotos Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)
Fotos Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Comentarios

- Advertisement -