Bolivianos en la región: “Atacan las casas de mis familiares”

Jorge Nacho durante un homenaje en Periodismo

Jorge Nacho es boliviano pero reside en Berisso desde hace mucho tiempo. Militó por Evo desde acá y hoy en día toda su familia en Bolivia sufre atentados: “les prenden fuego las casas, los apedrean, estamos muy angustiados”, contó y explicó a Pulso Noticias las mejoras que Evo llevó a su país.

Según cuentan los medios alternativos desde Bolivia, durante estas últimas horas comenzaron a llegar a La Paz miles de personas desde El Alto, mayormente de la nación aimara, para hacer frente al golpe de estado perpetuado por militares y empresarios, y para defender la bandera Whipala que estos han ofendido durante los días del golpe. A tres días del golpe en La Plata ya hubo movilización de migrantes bolivianos y comienzan a aparecer sus historias.

De la Whipala es lo primero que habla Jorge Nacho desde su casa en Berisso: “Nosotros tenemos la Whipala porque venimos de Tihuanaco”, ciudad arqueológica preincanica, a 15km del Lago Titicaca. “Mis abuelos me enseñaron aymara y quechua”, agrega. Jorge llegó a Argentina en 1970, cruzó desde su país hasta Jujuy, allí vivió algunos años, pasó por Salta, Mendoza, hasta que llegó a Buenos Aires en 1976 y fue boxeador.

Luego volvió a Bolivia y sufrió de cerca el más sangriento golpe de Estado del país a manos de Alberto Natusch Busch. Finalmente se radicó en La Plata en 2001, tiene 4 hijos bolivianos y uno nacido en argentina. Desde los 16 años es confeccionista y sastre; aprendió en Argentina y radicó su taller en Berisso. Trabaja con diferentes empresas y se trata de una empresa familiar.

Junto al Evo

Ni bien Evo Morales inició su presidencia en 2006, desde Argentina toda la familia Nacho lo apoyó. Durante estos años Jorge fue presidente de ARBOL (Asocación de Residentes Bolivianos) y también participó de la Radio Andina local por cuatro años “contando historias”.

“Todo se ha beneficiado en la Bolivia del Evo”, resume el sastre y describe que las escuelas antes eran “casitas alquiladas de adobe y paja, ahora ese lugar es de tres pisos y todas las escuelas están bien establecidas… hay buena educación”.

En Bolivia la educación es gratuita, secundaria y universitaria también. Además hay becas, explica. “Cuando Evo entró estaba todo vacío, no había profesionales y gracias a Cuba y a Venezuela salieron 4000 médicos… antes costaba muchísimo dinero la salud pública, por eso hemos venido para acá”, agrega. Hoy en día es gratuita.

Además cuenta que el proceso de Evo sumó muchas carreteras, aviones, teleféricos, el litio, pero que “estamos en plena construcción del plan de Evo, hasta 2025 ibamos a concluir con todo… tenemos la fábrica de autos eléctricos pero nos falta la de aviones”. Y vuelve a recordar: “Antes no teníamos ni una fábrica, la primera fábrica la puso Evo y era de garrafas, y ese día festejamos todos”.

Para Jorge en Bolivia “se han juntado patrones y empresarios para derrotar a Evo”. Y cree que “han quedado huérfanos: sin Lula, Correa, ni Kirchner, ni Chávez, ¿quien nos va a defender?”, se pregunta.

Atentados en las casas

Así como desde Pulso Noticias tratamos hace dos semanas a los estudiantes chilenos viviendo en La Plata con bronca y miedo por lo que sucede en su país, la familia de Jorge Nacho también vive momentos de tensión, sobretodo porque su propia familia lo ha llamado anoche para contarles lo que viven.

“Mi familia trabaja en la municipalidad, entonces anoche y anteanoche fue gente a su casa, le han robado y los han saqueado, están allá llorando y me cuentan que aun tienen fuego en la puerta y los ha apedreado gente desconocida que han venido desde Santa Cruz”, expresa Jorge ya muy angustiado finalizando la entrevista.

Esto pasó tanto en las ciudades de Villa Fátima (Barrio de La Paz) y Villa Adela (en El Alto). “Tenemos una gran preocupación, estamos muy dolidos” solloza Jorge antes de colgar el teléfono.

Reuters

Comentarios