También hablaron en la calle: estrenaron “La Voz de la Pibada”

El cortometraje realizado por distintas organizaciones comunitarias de La Plata, Berisso y Ensenada fue presentado en el Anexo del Senado de 7 y 49. Previamente, cientos de niños, niñas y adolescentes encabezaron una marcha para acompañar el lanzamiento

Más de 500 pibes y pibas de La Plata, Berisso y Ensenada, protagonizaron el lanzamiento oficial del cortometraje producido por realizadores platenses que busca visibilizar sus derechos. “La Voz de la Pibada” fue acompañado por una masiva movilización que llegó hasta Plaza San Martín de la mano de organizaciones barriales que trabajan con niñez y adolescencia.

La jornada comenzó en el Anexo del Senado, ubicado en 7 y 49, donde se presentó el corto ante la mirada de los cientos de niños, niñas y adolescentes, colectivos, organizaciones, autoridades de la Universidad Nacional de La Plata y de la Comisión Provincial por la Memoria, estudiantes y vecinos de la ciudad, que además disfrutaron de la presentación de la Orquesta Barrial en Movimiento.

El trabajo audiovisual es un proyecto de Organizaciones Comunitarias de La Plata Berisso y Ensenada, Comisión Provincial por la Memoria, Facultad de Bellas Artes y Prosecretaría de Políticas Sociales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Según sus propios realizadores, “la acción colectiva apuntó a visibilizar el rol que las organizaciones barriales cumplen en la construcción de proyectos de vida con lxs pibxs y plantear la necesidad de un Estado que acompañe a los barrios y sus proyectos comunitarios, dando respuestas a la enorme profundización de la desigualdad que lxs pibxs y sus familias están sufriendo”.

El hambre es un crimen

Esa fue la consigna central de la marcha de septiembre de 2017, y que inspiró el guión del cortometraje. En la movilización de este jueves, fue retomada con casi mil personas que se reunieron frente a la Casa de Gobierno provincial, reclamando mayor presupuesto y cumplimiento efectivo del sistema de promoción y protección de derechos.

“El hecho artístico y la ocupación del espacio público, resulta una restitución de la alegría, de ocupación con derechos en la calle y la plaza, esos lugares de los que suelen excluir a los pibxs de los barrios alejados del centro, y cuyas voces se hicieron oír tanto en la pantalla grande como en la ciudad”, comunicaron los organizadores.

Comentarios