Comercios locales, en alerta roja

Las ventas no paran de caer, lo que lleva a que los cierres de negocios se multipliquen en la región. Carteles de liquidación por cierre y espacios vacíos, una realidad que se propaga con creces

Quien camine por las calles de la ciudad de La Plata y alrededores, se dará cuenta de una realidad que es incontrastable, y se trata de la alarmante cantidad de negocios que han cerrado sus puertas producto de la crisis económica, lo que ha llevado a que cientos de trabajadores hayan perdido su fuente laboral.

Hace unos días atrás las autoridades económicas se asombraban de que las ventas por el Día del Padre hubieran tenido a nivel nacional un descenso del 6,4%, cifra que en terreno platense ascendió al 6,9% a pesar de los esfuerzos de los comerciantes de vender con promociones que los hacían desprenderse de sus artículos casi a precio de costo.

Según informes que se encuentran desde hace varios días en las mesas de quienes tienen la responsabilidad de conducir los destinos de la ciudad, las ventas sólo en los primeros cinco meses de 2018 disminuyeron un 5,3% con respecto al mismo período de 2017, agravado por el hecho de que en igual lapso de tiempo los compradores en los negocios cayeron un 7,1%.

A esto se le suman los cierres de negocios que han ido creciendo en los últimos meses, cerrando en lo que va del año el 3,9% de los mismos, lo que lleva a que se hayan propagado más de 200 despidos sólo en pequeños negocios y locales.

Una imagen latente son los negocios con los carteles de “Se alquila” o “Se vende”, así como también aquellos que ofrecen ofertas por “Liquidación por cierre definitivo”.

Rubros como alimentos, ropa, bebidas, electrodomésticos y joyería encabezan el ránking de bajas. Entre las causas citadas por los comerciantes por la disminución en las ventas y los cierres de locales, figuran la inflación imparable, los costos crecientes y los altos alquileres, así como también afirman que el crecimiento de una inseguridad sin límites, con robos constantes en los negocios, ha repercutido en una menor afluencia de clientes a los comercios.

Cuesta abajo

Hoy la necesidad de ventas ha llevado a que los comerciantes hagan promociones, que muchas veces apenas alcanza para recuperar lo invertido en la compra de los productos, como promociones de 2×1, 3×2, la segunda prenda con 50% o 70% de descuento, entre otras medidas que resultan perjudiciales para los dueños de los negocios y que favorecen sólo a un pequeño sector de compradores que aún cuenta con el poder adquisitivo suficiente para hacerse con los mismos.

Alberto Catullo, presidente de la Asociación Amigos de Calle 12, habló con el programa radial “En Vivo y en Directo” que se emite por FM Classique 106.5, y señaló que “la cosa hoy está muy difícil, a la gente la plata no le alcanza, ya que hay prioridades que son esenciales en la familia y se basan en eso, entonces dejan las compras que no son primarias o importantes para un momento mejor”.

Para el referente empresarial, “el cambio de temporada se sintió bastante, ya que el frío se hizo esperar y el verano se extendió. Es un año donde se nos ha castigado mucho, nos castigó el clima, el aumento del dólar, pero de tantos golpes que tenemos nos acostumbramos a eso. El tema es ver cuántos tendrán la capacidad para seguir bancando esto. Nosotros esperamos que no se pierdan las fuentes laborales, pero lamentablemente el tema está muy difícil”.

“Subió el dólar y lo primero que esto provoca es mayor recesión, menos ventas, menos compras por parte de la gente que guarda su platita para mejores épocas y entonces dice: ‘Pará, no comprés, no sabemos si la semana que viene el dólar baja y todo se estabiliza o no’. Pasan esas cosas y nosotros somos los principales perjudicados por estas acciones”, subrayó Catullo.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre