Pablo Gerez, el policía que lleva casi tres décadas prófugo

Se trata del oficial inspector de la Brigada de La Plata quien comandó el grupo operativo que el 28 septiembre de 1990 secuestró, torturó y desapareció a Andrés Núñez. Este viernes habrá una nueva jornada de lucha para exigir justicia y castigo a los responsables. Su compañera, Mirna Gómez, se pregunta “cuándo va a acabar esta impunidad”

Por Estefanía Velo

A un día de cumplirse un nuevo aniversario del secuestro y desaparición de Andrés Núñez en nuestra ciudad, familiares y amigos no dejan de gritar como cada año “busquen, detengan y enjuicien al prófugo de Pablo Martín Gerez”. Hasta ellos mismos aportaron datos sobre el paradero de este policía de la Bonaerense pero ni aun así logran capturarlo.

“Estoy con mucha bronca porque no lo buscan. Anda suelto por la calle”, expresa a Pulso Noticias, Mirna Gómez la compañera de Andrés. Esa mujer delgada, de estatura pequeña y tez morena que participa en cada marcha contra la impunidad. Qué le van a explicar a ella qué es la lucha contra la impunidad, si hace 29 años que está firme exigiendo juicio y castigo a los responsables.

Gracias a ella, su familia y los organismos de Derechos Humanos que siempre la acompañaron, fue que lograron la condena a perpetua por torturas seguidas de muerte para los policías Víctor Dos Santos y Alfredo González (sentencia confirmada en agosto de 2012); la captura del comisario Luis Raúl Ponce, otro prófugo, en agosto de 2012 en Neuquén, y luego la condena a reclusión perpetua en 2017.

El exjuez Amílcar Vara, el primer instructor del expediente, fue destituido en 1998 en juicio político por encubrimiento en la causa de Andrés, en la de Miguel Bru y en otros 25 casos más de crímenes policiales, y murió impune en marzo de 2014. Vale mencionar que uno de los testigos del expediente dijo que en la noche del crimen el juez se habría presentado en la Brigada de La Plata y había recomendado desaparecer el cuerpo torturado y sin vida de Andrés.

Actualmente, la causa está en manos de la jueza de Garantías nº 5, Marcela Garmendia, quien intentó darle un cierre, y hasta benefició a otros cuatro policías responsables del encubrimiento, pero la persistencia de la lucha no dejaron que logre su cometido. En mayo de 2013 la Suprema Corte bonaerense señaló que el caso de Andrés Núñez es una “grave vulneración a los Derechos Humanos” y resolvió que no está prescripta la acción sobre Gerez y los otros cuatro policías responsables del encubrimiento del caso: Pedro Costilla, Ernesto Zavala, César Carrizo y Gustavo Veiga.

Un trabajador de barrio

Andrés Núñez, también conocido como “Gallego” vivía en Villa Elvira, hacía changas de arreglos de electrodomésticos y se trasladaba con su bicicleta por toda la ciudad, hasta que en la madrugada del 28 de septiembre de 1990 personal de Brigada de Investigaciones de La Plata allanó su casa de 119 y 78 y, con la excusa del robo de una bicicleta, lo llevaron a la sede policial de 61 entre 12 y 13 donde lo torturaron con “submarino seco” hasta la muerte.

Ese mismo día Gerez cumplió años y su festejo fue comandar todo el operativo de secuestro, torturas y desaparición del joven Andrés. Luego, con el apoyo de funcionarios del momento, llevaron el cuerpo a la Estancia “El Roble” de la localidad de General Belgrano donde intentaron desaparecerlo. La historia en detalle se conoció cinco años después porque uno de los policías se quebró y confesó: murió por el submarino seco, murió por las torturas, murió por las prácticas represivas que sostuvo la maldita policía de los 90.

Futbolista amateur de Cambareces y de Estudiantes de Mar del Plata, Andrés fue el primer desaparecido en democracia en nuestra ciudad. Tres años antes de la desaparición de Miguel Bru, un joven que sufrió las mismas prácticas represivas de la Policía de la Provincia. A pesar de no llegar a juicio con esa carátula, se instaló lo que implica permitir que las fuerzas represivas lleven a cabo secuestros y torturas arbitrarias.

El primo (no buscado) de Eduardo Duhalde

Pablo Martín Gerez oriundo de General Belgrano, hijo de Nelly Esther Duhalde quien vive todavía en dicha localidad, fue quien proveyó el campo para que aquella noche descuartizaran, quemaran y enterraran a Andrés con ayuda también del comisario Mario “Chorizo” Rodríguez. Un campo custodiado por uno de sus primos.

Otro primo de Gerez es el expresidente, exgobernador de la provincia Eduardo Duhalde quien ha colaborado impunemente para esconder al responsable de la desaparición seguida de muerte de Andrés.

Los funcionarios cambian, los gobiernos cambian pero las impunidades continúan. La lucha también continúa.

Andrés entra en la lista de los 215 casos de desaparición forzada de personas que hay en nuestro país entre 1984 y 2019.  “La mayoría de los casos no se investigan como desaparición, sino como averiguación de paradero, o bien llegan a juicio con figuras penales morigeradas o fragmentarias (como los apremios, las vejaciones, y en los menos de los casos la tortura seguida de muerte) que no explican la dimensión real de la prepotencia impune con que actúan los agentes del Estado en la represión cotidiana”, manifestaron familiares y amigos de Andrés en su comunicado de prensa.

Los familiares y amigos han aportado muchos datos para la captura del prófugo, sin embargo, ellos denuncian que la Justicia no tiene una estrategia real de búsqueda y detención desde hace más de 26 años en la causa.

“Cómo no lo van a poder buscar a Gerez. Lo siguen encubriendo porque tiene poder, es el primo de Eduardo Duhalde y ´Chorizo`”, afirma Mirna. Al tiempo que se pregunta: “¿Cuándo se va acabar esta impunidad?”.

“A pesar de que nosotros llevamos datos que indican dónde está Gerez, el Estado es ciego, sordo, y mudo”, reflexiona la compañera de Andrés, quien se indigna cuando recuerda que desde el poder judicial le dijeron que ella lo podía capturar sola. “El Estado es responsable y tiene que hacerse responsable en la búsqueda”, concluye Mirna con una voz cargada de reclamo.

Este viernes realizarán una jornada para reclamar que el Estado busque al policía prófugo Pablo Martín Gerez

Comentarios

- Advertisement -