Crónica de un festejo opacado

Lo que comenzó con algarabía y felicidad acabó con desmanes, corridas, represión, más de cien policías en la calle y cuatro detenidos

La de esta tarde debe haber sido la primera vez en la historia de los mundiales en la que el pueblo argentino salió a la calle a festejar una clasificación a octavos de final. El gol agónico de Marcos Rojo en el minuto 86, que le dio la posibilidad a la Selección Argentina de pasar de fase y no volverse en primera ronda, produjo un desahogo enorme entre los platenses, que con banderas, gorros y los rostros pintados de celeste y blanco salieron a festejar a la esquina de 7 y 50. Al principio fue una fiesta, pero terminó con corridas, gases lacrimógenos y cuatro detenidos.

Apenas terminado el partido, el centro de la ciudad se había convertido en pura algarabía. Al son de los bombos que marcaban el ritmo, unas 300 personas entonaron las estrofas del Himno Nacional, realizaron cánticos xenófobos contra los ingleses, brasileros y chilenos, y alentaron a Leo Messi y a la Selección.

Todos estaban aturdidos de emoción. Las bombas de estruendo, las cañitas voladoras, los petardos, las bocinas de los autos y los jóvenes que hacían explotar los caños de escape de sus motos convirtieron al centro en una postal ensordecedora, donde los más chicos tuvieron que taparse los oídos con sus manitos cubiertas por guantes.

Con el corazón contento pero con los bolsillos flacos, pocos fueron los que se animaron a comprar el merchandising de la selección que ofrecían los vendedores ambulantes. “Creo que no vendí ni cinco gorros”, dijo uno de los comerciantes callejeros.

Con la caída del sol, el festejo empezó a opacarse. Después de algunas riñas y desmanes, más de cien efectivos de la Policía Bonaerense e Infantería presentes en 7 y 50 comenzaron a reprimir y tiraron gases lacrimógenos. Las pocas familias que quedaban presentes corrieron de manera desesperada y cuatro personas terminaron detenidas.  

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre