Liberan a un violento agresor aunque no hizo los tratamientos exigidos

El Tribunal de Casación bonaerense ordenó liberar a Carlos Ariel Goncharuk, quien estaba preso desde 2011 por haber golpeado hasta dejar ciega a su ex pareja Susana Gómez. Si bien había cumplido los 8 años de condena, se había negado a realizar la terapia con perspectiva de género que le ordenaba la sentencia. Le impusieron una restricción perimetral de 100 kilómetros

La Sala V del Tribunal de Casación bonaerense emitió ayer un polémico fallo que ordena liberar a Carlos Ariel Goncharuk, quien estaba preso desde 2011 por haber golpeado de tal forma a su ex pareja Susana Gómez que terminó dejándola ciega. Ella lo había denunciado 13 veces por agresiones anteriores a esta golpiza brutal.

Esta decisión de los jueces Carlos Ángel Antiello y Maria Florencia Budiño, contradice el fallo previo emitido por el juez de Ejecución Penal platense, José Villafañe, quien había ordenado que el agresor permaneciera en la cárcel, a pesar de haber cumplido los ocho años a los que se lo había condenado. La razón por la que había tomado esa determinación tenía que ver con que Goncharuk se había negado a cumplir la otra parte de la condena: debía someterse a un tratamiento psicológico con perspectiva de género.

El peligro que implica su liberación, teniendo en cuenta que se rehusó a realizar esa terapia, y que los informes psicológicos no muestran signos de arrepentimiento, es evidente. Tan es así que el Juez de Familia Hugo Rondina, en una decisión sin precedentes, emitió hace una semana un fallo que le imponía al agresor -en caso de que fuera liberado- una restricción perimetral que impide que éste se acerque a menos de 100 kilómetros de Gómez y de sus cuatro hijos.

“Para el hipotético caso que la Justicia penal disponga la libertad de Carlos Ariel Goncharuk”, se lee en el fallo, se ordenó “un perímetro en 100 kilometros de distancia a la Sra. Gomez, a sus hijos, su familia, su lugar de trabajo y los establecimientos educativos a los que concurren sus hijos, radio que resulta ser más amplio que los 700 metros lineales que se establecen como mínimo para la aplicación de Tobilleras Duales”.

A su vez, dispuso que se coloque una tobillera electrónica a Goncharuk y se entregue un dispositivo rastreador a Gómez, y se ordenó “como parte integrante de la medida de protección dictada, el abordaje integral con la obligación del agresor de cumplir con el programa de tratamiento para varones con conductas violentas que tuviera en vigencia la Dirección de Políticas de Género Municipal (art. 7 bis inc c de la Ley 12.569), bajo apercibimiento de comunicar la desobediencia en que incurrirá el denunciado en caso de incumplir la presente orden”.

El abogado de la mujer, Darío Witt, rechazó la resolución del Tribunal de Casación afirmando que “está alejada de toda perspectiva de género” y había señalado a Agencia Télam que Gómez “está actualmente bajo tratamiento psicológico y se niega a salir a la calle por temor a encontrarse con el hombre”.

Comentarios

- Advertisement -