La policía reprimió a mansalva en Altos de San Lorenzo

Por tercera vez en la semana las fuerzas de seguridad realizan un desalojo violento a personas que ocuparon parte de un terreno buscando un lugar donde vivir. Los gases lacrimógenos afectan a varias cuadras a la redonda, y varias familias tuvieron que huir de sus casas al no poder respirar. Organizaciones sociales repudian el accionar represivo

Durante cuatro horas consecutivas la policía reprimió con balas de goma y gas pimienta a todo el barrio circundante al predio de ubicado entre las calles 16 y 19, y 90 y 600, de Altos de San Lorenzo, en un nuevo intento de desalojo de ese terreno, ocupado por familias que buscan un lugar donde vivir.

“Hoy llegaron de la nada y empezaron a reprimir así de una. Yo vivo en calle 88, a tres cuadras del predio, y los gases llegan a hasta acá, vienen a tirar balas de goma para acá también, ni siquiera saben a quién le tiran”, contó a Pulso Noticias Romina, vecina del barrio e integrante del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), agrupamiento que organiza comedores y centros comunitarios en la zona.

“Advertimos y hacemos responsables de los daños a nuestra salud que esto genera en los y las vecinas, muchos de ellos niños y niñas que resultaron gaseados”, remarcaron desde la organización. En ese sentido, la referente del FOL afirmó que “algunas personas se tuvieron que ir de sus casas y se vinieron para este lado porque no se puede ni respirar”.

“Vienen a desalojar y reprimen al bario entero. La gente que no estamos en esa toma estamos siendo afectados igual, tiran gases por doquier y empiezan a los tiros”, señaló, y lejos de responsabilizar a las familias que tomaron los terrenos, apuntó: “Quieren que nos enfrentemos entre vecinos, entre pobres, entre quienes necesitan un pedazo de tierra y quienes ya vivimos acá”.

Es la tercera vez en la semana que efectivos policiales del Grupo de Acción Departamental (GAD), ingresa al predio para desalojar de forma violenta, con gases y balas de goma que afectan a todo el barrio circundante, tres o cuatro cuadras más allá del predio. Ayer, además, se registraron allanamientos que vecinos denunciaron a este medio como “arbitrarios” y “violentos”.

Otra de las organizaciones que tiene presencia en el barrio, La Poderosa, también repudió el accionar represivo. Según señalaron a través de una nota en su página web, en la represión registrada el miércoles una de las vecinas que vive desde hace 6 años en el barrio, cerca del predio, terminó en la guardia de la salita con su hijo de 7 años que sufre de asma.

“Es la primera vez que pasa esto acá, tuvimos que ir a la guardia porque no podíamos respirar, imaginate que Titi tiene asma. Vinieron y tiraron gases y balazos contra el frente de las casas, parecía que estaba granizando por cómo pegaban los perdigones. Hay varios vecinos que se acercaron porque pensaron que se nos prendía fuego la casa de la cantidad de gas que había” contó Cecilia a La Poderosa.

Comentarios