Crece el descontento de los gremios estatales con la Gobernación bonaerense

La Fegeppba le envió este miércoles una carta al Ministro de Trabajo Marcelo Villegas para pedir la “urgente” reapertura de las paritarias y el establecimiento de la “cláusula gatillo”. Afirman que el nuevo Ministro de Economía, Damián Bonari, no les atiende el teléfono. No descartan medidas si no hay respuestas

Los sindicatos que integran la Federación de Gremios Estatales y Particulares de la Provincia (Fegeppba) estuvieron reunidos esta mañana para analizar los pasos a seguir ante la ruptura del diálogo con la Gobernación de María Eugenia Vidal, y la consecuente falta de respuestas a la profundización de la pérdida de poder adquisitivo de sus afiliados.

En algún punto, los dirigentes gremiales de la federación se sienten traicionados. Se autodenominan como “el sector que más responsabilidad tuvo en las negociaciones”, en referencia a que efectivamente fueron los que garantizaron el diálogo y la paz social con el Gobierno de la Provincia en los últimos tres años, y evitaron tomar medidas de fuerza aún en los momentos más críticos de la situación económica, pero sin embargo, sienten que ahora la administración bonaerense les da la espalda.

En ese sentido, señalaron que habían logrado mantener una buena relación con el ex Ministro de Economía de la Provincia Hernán Lacunza, pero desde que éste emigró a la cartera nacional, las cosas ya no fueron lo mismo con su sucesor, Damián Bonari, quien directamente no les atiende el teléfono.

Según explicó el Secretario General de SOSBA y de Fegeppba, Julio Castro, se enteraron extraoficialmente que la Gobernadora pretende entregar un bono de $3000 en dos cuotas, el cual calificó como “tremendamente insuficiente”. De hecho, los dirigentes del nucleamiento gremial se mostraron sorprendidos ya que esperaban que al menos se igualara el monto que recibieron los estatales nacionales, de $5000.

Desde la Provincia, le tiran la pelota a Nación, y afirman que las medidas tomadas por el presidente Mauricio Macri -como la quita del IVA a productos de la canasta básica- perjudicaron la economía bonaerense, y por lo tanto no pueden hacer un ofrecimiento mejor a ese.

“Los gremios estamos viendo la forma para que el Gobierno reabra las paritarias, para que los trabajadores no sigan perdiendo lo que hasta ahora han perdido del poder adquisitivo del salario. No sólo el trabajador ha perdido con la inflación: la canasta básica ha subido más que la inflación. La situación ya es casi de pobreza, con el salario que están recibiendo”, remarcó Castro.

“Nunca hemos sido conflictivos, siempre hemos tratado de llegar a consensos. Pero creemos que ya esto no da para más. Sabemos de las acciones que ha tomado el Gobierno nacional que han perjudicado las arcas del Gobierno de la Provincia. Por eso tenemos la intención de pedirle una audiencia al Gobierno nacional también para tratar este tema”, señaló.

El dirigente gremial puntualizó en la importancia de aumentar el salario de los estatales para motorizar el resto de la economía bonaerense: “El 70% de las industrias vive del consumo interno, y qué vamos a tener para consumir si no nos alcanza para comer. Para aquel que alquila, que manda un chico a la escuela, hoy dos litros de leche por día le cuestan $3000 por mes y cargar un tanque de nafta son otros $2500, o sea no hay posibilidad de que esta Provincia o país se desarrolle si no se arregla el tema salarial de los trabajadores, que somos los que consumimos. No somos nosotros los que hacemos la timba financiera, no tenemos ni para comprar un dólar”.

Los dirigentes de Fegeppba se reunieron este miércoles por la mañana

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Salud Pública y Secretario Adjunto de Fegeppba, Miguel Zubieta, explicó que su sector también está en crisis. “Hicimos un informe, que indica que desde el 2015 hasta hoy la población activa que va a los hospitales se ha incrementado en 4 millones de personas, y el presupuesto ha bajado de un 12% a un 5,6%. Esto ha generado la mala calidad prestacional: la mano de obra sigue siendo la misma, el personal sigue siendo excelente, pero si no tenemos insumos no se puede”, aseguró.

Luego, le apuntó a la responsabilidad de las autoridades bonaerenses: “Teníamos un acuerdo antes de las elecciones primarias, de sentarnos a discutir después del 11 de agosto el segundo semestre, para ver en qué condiciones cerrábamos. El compromiso era que nos iban a dar la cláusula de actualización automática. Pero nos dicen que no pueden. Entonces es el Gobierno de la Provincia cambió las condiciones”. En ese marco, afirmó que “no hay margen de espera”, y que de no haber respuesta van a determinar las acciones a seguir, que serán distintas medidas dependiendo de cada gremio.

“No le vemos al Gobierno ánimos de querer generar una respuesta positiva. Desde el 11 de agosto están diciendo que se van. El tema es que pasa de acá hasta que terminen su Gobierno. No queremos arrancar una gestión con el nuevo gobierno con los salarios tan bajos”, dijo marcando su escepticismo.

En tanto, el Secretario General de AERI, Daniel Locuoco, coincidió en que “había un diálogo fluido y permanente, pero se cortó”. A su vez, advirtió que además de negarles la posibilidad de acceder a la claúsula gatillo como se habían comprometido, los funcionarios bonaerenses “también empezaron a recortar bonificaciones específicas en los distintos lugares. Nosotros esperamos hasta mañana, y si no hay respuesta o un llamado del Ministro, vamos a iniciar directamente acciones. No creo que se descarte la toma del Ministerio de Economía”.

Tras la reunión, los integrantes de la Fegeppba firmaron una carta que le elevaron minutos después al Ministro de Trabajo bonaerense, en la que piden la “urgente reapertura de la paritaria general”, que se aplique en el segundo semestre la “cláusula de actualización automática” conforme al índice de aumentos de precios del INDEC, y que se aumenten de los montos de las Asignaciones Familiares.

Comentarios

- Advertisement -