Cooperativas tejen redes para ayudarse

Emprendimientos gastronómicos autogestionados de la ciudad se juntaron para darse una mano en medio de la crisis económica. Aunque con realidades distintas, comparten una misma forma de trabajar y apuestan a multiplicarla

Se juntaron después de un tiempo de venir ayudándose entre sí. Cuando una de ellas necesito una mano se la dieron sin dudar. Son cooperativas de trabajo que producen pizzas, empanadas y otras comidas para vender en distintas zonas de la ciudad. Y que decidieron trascender la esfera de lo propio para ayudarse mutuamente en esta época tan difícil.

Y es que más que la pizza los une la forma de trabajar. No tienen patrones, y todo lo que llevan adelante como espacio lo deciden entre todos a través de asambleas. Desde hace algunas semanas, una idea que venían compartiendo tomó forma y convocaron a un encuentro. Con la perspectiva de sumar a otras cooperativas del rubro, pusieron fecha y se juntaron.

Conocerse e intercambiar experiencias fue el eje de la primera reunión, que hicieron en el centro cultural Awkaché. Participaron Roots Cooperativa (que tiene su local en 10 y diagonal 73) Que Pizza (de calle 3 entre 58 y 59), Pizza Prole (de Los Hornos), y La Cocina del Olga (dentro del Olga Vázquez -60 entre 10 y 11-).

Contaron cómo logran llevar adelante sus productivos y socializaron la manera en que se organizan hacia el interior de cada cooperativa. El aumento del costo de la materia prima (harina, muzzarella, carnes) tras la última devaluación los afecta por igual. Y como además de ser proyectos gastronómicos también son espacios con definiciones políticas, decidieron ayudarse mutuamente para menguar el impacto de un contexto económico que consideran adverso. Y que, sobre todo, sienten en primera persona a la hora de vender sus productos.

En un segundo encuentro –realizado una semana después en el Centro Cultural Olga Vázquez- terminó de brotar la semilla de la organización. Las cooperativas siguieron compartiendo sus experiencias, se presentaron nuevos espacios (como Flor de Cucina, del proyecto Movida de Locos –diag. 78 entre 11 y 12-), y continuaron avanzando en la coordinación. Compararon listas de precios, métodos de trabajo, profundizaron debates y ahora volverán a juntarse para llevar a la práctica algunas ideas.

Desde Roots -cooperativa que tiene casi seis años- contaron que “creen en el espacio como una herramienta colectiva que recién surge y nos convida de cada emprendimiento su historicidad y sobre todo la realidad”. Y dijeron que sirve para “conocer alguna alternativa que desconocíamos, las resistencias de cada espacio, las maneras de funcionamiento (…) sabiendo que somos un rubro que se quiere colaborar para seguir deconstruyendo lógicas patronales, rompiendo”.

“Nos estamos juntando con cooperativas gastronómicas amigas para pensar estrategias para hacerle frente a la crisis que se profundizó durante todo el mandato de Cambiemos, también compartimos conocimientos entre los distintos emprendimientos. Es un espacio interesante y con mucho potencial”, reconocieron.

Roots cooperativa (calle 10 y diagonal 73)

Por su parte, desde la cooperativa Que Pizza –que funciona hace unos siete años- sostuvieron que “una de las cosas que podemos generar con estos encuentros es que ante tanta precarización en el sector gastronómico, sobre todo de jóvenes y estudiantes, se pueda visibilizar que existen otras lógicas de laburo, desde la autogestión”. “Se trata de otros principios que no se ven en los laburos en relación de dependencia”, agregaron y valoraron que sirve también como una “invitación a que la gente pueda organizarse en el ámbito del trabajo”.

Que Pizza (cooperativa de trabajo) – 3 entre 58 y 59-

También desde Pizza Prole dijeron que se sienten “felices de poder construir paso a paso un proyecto cooperativo gastronómico, desde abajo, sin patrón, proyectando y creando día a día una forma distinta de trabajar, íntimamente ligada a nuestra idea, y práctica, de crear una sociedad distinta, sin opresores ni oprimidos”. Y agregaron: “consideramos que es fundamental participar y fortalecer estos espacios, donde intercambiamos experiencias, nos conocemos, tejemos lazos solidarios y aprendemos constantemente”.

Pizza Prole, productivo autogestionado de Los Hornos

Sin dudas, estas cooperativas tienen en claro qué priorizar. A pesar de que la realidad nos obliga muchas veces a preocuparnos por nuestras propias dificultades, dan una muestra de lo que se puede lograr sobre la base de la solidaridad. Por ahora como un espacio incipiente, pero que ya sirve como ejemplo. Porque el haberse juntado fue el primero de los logros.

Desde estas líneas, un saludo fraterno de Pulso Noticias, otra cooperativa de trabajo sin patrones que apuesta a otras formas de trabajar.

Comentarios